viernes, diciembre 31, 2010

Nosotros, ellos, todos...



Los que están acá, en los Barrios del Sur o, como Jorge Newbery, en Belgrano y sus fronteras más cercanas. Los que están en el Interior, en tantas entrañables filiales. Los que están más lejos, fuera del país porque la vida los llevó lejos del Ducó. Los que miran en secreto entre las nubes. Nosotros, ellos, todos. Los quemeros. Sólo pedimos una cosa: un 2011 mejor, y de Primera.

martes, diciembre 28, 2010

Mejor sería si jugara...



Carlos Babington, el crack. Luego, el técnico de los ascensos. Ahora, un presidente bajo la sombra de su pésima administración. Está muy claro: mejor sería si jugara...

sábado, diciembre 25, 2010

El grito del wing ebrio...



Alguna vez René Houseman confesó que le había hecho un gol a Ubaldo Fillol (cuando atajaba en River) estando borracho. Nunca se supo exactamente cuál fue. Pero sí existen algunas aproximaciones.

martes, diciembre 21, 2010

La emergencia crónica


Por Andrés Prestileo*
Aquella bocanada refrescante que Huracán le ofreció al fútbol argentino se agotó hace un año y medio, pero hoy parece un rastro antediluviano. Como se sospechaba por entonces, fue apenas un paréntesis en la vida de un club cuya historia contemporánea se hunde en un declive persistente y melancólico. Aunque no se sabe qué dispondrá el fútbol en los meses venideros, cualquier repaso sobre los equipos que pelearán por evitar el descenso dejaría un pronóstico sombrío para el viejo club de Parque Patricios. Sobre River, por ejemplo, siempre existió la sensación de que aun en los peores momentos guardaba alguna potencialidad como para salir del pozo, pero con el Globo ocurre lo contrario. La foto festiva del 3-0 a San Lorenzo es mucho menos representativa de su realidad que lo que le ocurrió antes y después a un equipo precarizado, hundido en un estado de emergencia crónico.
El infortunio de cualquier camiseta que le haya aportado algo bueno a nuestro fútbol es penoso, pero mucho más el de aquellas que hacen directamente a su historia y tradición. Huracán es parte indiscutible e importante de ese patrimonio, y por eso su desventura siempre duele especialmente. Es un club tomado por la nostalgia, como si se hubiese empecinado en sobrevivir con su vieja identidad en un mundo en el que todos tienden a ser o parecer iguales.
A diferencia de lo que ocurrió con otros clubes tradicionales, a Huracán no lo curaron de espanto sus declives deportivos de las últimas décadas. Regresar de sus descensos -tres, desde el primero, en 1986- le proporcionó siempre un ímpetu efímero, que invariablemente chocó contra los problemas habituales de un club apurado por la fragilidad económica. Si a Vélez y a Estudiantes hoy se los toma como ejemplo de estructuras sobre las cuales asentar proyectos futbolísticos, Huracán da la imagen opuesta. Lo que pasó con aquel subcampeón del Clausura 09 lo ilustra: de la formación que jugó el partido decisivo con Vélez, hoy sólo sobrevive el arquero Monzón. El resto de ese equipo fue sometido a un despiece inmediato, siempre detrás de urgencias financieras. Inmediatamente Huracán volvió a su lógica autodestructiva, que desalienta las buenas intenciones de quienes se suceden en la dificilísima misión de levantarlo. El último de ellos, Miguel Brindisi, ya empieza a angustiarse. "Me traen refuerzos o me voy", acaba de decir el DT, sabedor de que para Huracán el concepto de refuerzo es un lujo casi inaccesible.
"Cuando los jugadores venían al club, yo, como técnico, les decía: «De Huracán para arriba hay cinco equipos; para abajo, mil». Hoy hay un poco más de cinco, reconozco que nos han pasado unos cuantos", admitía, en una entrevista de hace unos años, Carlos Babington, el presidente. De entonces para acá, ese retroceso no se detuvo. Y de eso no puede alegrarse nadie.

*Texto publicado por el autor de la nota en La Nación.

domingo, diciembre 19, 2010

Guerra y goles



Volvió Claudio Guerra a Huracán. Volvió para tener, finalmente, su chance. Viene con una promesa valiosa: goles.

miércoles, diciembre 15, 2010

Maidana inauguró el mercado



En los incómodos días de Huracán (ganó un partido tras seis derrotas y sigue en zona de Promoción) apareció una noticia que no conmueve pero que en este contexto se parece bastante a un entusiasmo: Cristian Maidana (mediocampista zurdo, de 23 años) llegó a préstamo por un año, sin cargo y en principio sin opción, según informó el club.
“Chaco” Maidana se formó en las inferiores de Banfield. Llegó a Primera y asombró por su técnica. Duró poco en el Sur: tras disputar 41 partidos fue transferido a Spartak de Moscú. No le resultó fácil adaptarse al fútbol ruso. Entonces, jugó en condición de cedido en Recreativo de Huelva, que no hizo uso de la opción de compra.
“Un mediocampista por la izquierda”, le mencionó el técnico Miguel Brindisi al presidente Carlos Babington en el terreno de las prioridades para el Clausura. Ahora, irán tras los pasos de un defensor (¿será Roberto Ayala, de 37 años, quien se iría de Racing?) y de dos delanteros. “De jerarquía”, pidió el entrenador. La conducción del club sabe que para eso hace falta bastante más dinero que el que tiene Huracán.
Sin embargo, la llegada de Maidana es pura curiosidad: uno de los clubes con más dificultades económicas e institucionales inauguró el mercado de compras.

martes, diciembre 14, 2010

Vale tres



Guapeó Gastón Machín. Cabeceó Ezequiel Roffes. Fue gol. Y ganó Huracán. Como casi nunca: vale tres...

lunes, diciembre 13, 2010

Tres puntos y mil sufrimientos


Apertura 2010, última fecha: Huracán 1-Independiente 0. Hace poco más de un año a Huracán lo llamaban Los Angeles de Cappa . Ese equipo, con Javier Pastore y Mario Bolatti, era motivo de aplausos y admiraciones. Ahora, la realidad se parece estrictamente a todo lo contrario: este equipo bien podría llamarse El Equipo de la Angustia . Ayer, en el Ducó, consiguió un triunfo ajustado que se festejó como una consagración de fin de año. Al desenlace festivo lo impulsaban las circunstancias: Huracán llevaba seis derrotas consecutivas y su promedio se parecía bastante a un avión en picada. El 1-0 a Independiente, además, le permitió evitar el último puesto del Apertura. El Rey de Copas , campeón reciente de la Sudamericana, se quedó con ese lugar de desencantos.
Lo de Independiente fue un perfecto testimonio de relajación. En nada se pareció este equipo -sobre todo en términos de intensidad- al que afrontó su última conquista continental. Y esa actitud, por momentos displicente, mucho tuvo que ver con el triunfo de Huracán. El equipo de Miguel Brindisi mejoró respecto de sus actuaciones anteriores, pero la floja actuación de su rival favoreció su búsqueda. Un detalle: Huracán tuvo más llegadas claras en el primer tiempo (cinco en total) que en la mayoría de sus anteriores partidos completos. Pero le faltó lo de casi siempre en este año: contundencia. El gol que se perdió Ezequiel Roffes, en el inicio, se pareció más a un blooper que a una situación del fútbol profesional. Solo ante el arco, le quedó la pelota mansita y le pasó por debajo de su pie.
Tuvo su revancha el delantero de 19 años. A los dos minutos del segundo tiempo, aprovechó otra guapeada de Gastón Machín por la izquierda para cabecear al gol. Tampoco la desventaja despertó a ese Independiente que parecía guardar fuerzas para el festejo por la Sudamericana, que llegaría a la noche. Siguió careciendo de ambición, de juego, de constancia, de todo. Y, ante eso, Huracán ofrecía el entusiasmo de sus pibes y la jerarquía de Rodrigo Battaglia para administrar su ventaja.
Pero no está preparado para las alegrías cómodas este Huracán. Entonces, sobre el final, cuando Independiente recordó que había un arco rival y el Globo de Newbery se desinfló innecesariamente, el equipo de Mohamed estuvo en la cornisa del empate. Y hasta empató a través de Maxi Velázquez. Pero el árbitro lo anuló por un off side que no había sido tal. Era la última jugada del tiempo adicionado. Recién entonces, Huracán pudo gritar su desahogo. Tras padecer mucho, esa fea costumbre.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

jueves, diciembre 09, 2010

La gente dice...



La bronca de la gente con la conducción del club, en video.

Más:
Los incidentes en la sede, en Clarin.com.

miércoles, diciembre 08, 2010

Los peores


Otra derrota, la sexta consecutiva. El 0-2 a Vélez establece la peor racha de derrotas en los 102 años de Huracán (junto a la de 1983). Un presente patético.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

martes, diciembre 07, 2010

Cuando Ringo estremeció a todos...


Por Horacio Pagani*
Oscar Bonavena era un autodidacta en materia de promociones y desparpajos. Pero mucho había aprendido de Cassius Clay o de Muhammad Alí (como empezó a hacerse llamar en aquellos años sesenta después de haberse convertido al islamismo). Aunque la historia mediática de Ringo fue casi simultánea. Si fue él, campeón argentino y sudamericano como aficionado, quien mordió en una tetilla al estadounidense Lee Carr en los Juegos Panamericanos de San Pablo, en 1963. Después de la descalificación la Federación Argentina lo suspendió. Por eso se hizo profesional en Estados Unidos y el 1° de marzo de 1964 debutó con una victoria por nocaut en el primer asalto ante el local Lou Hicks. Unos días antes, el 25 de febrero, Cassius Clay (medalla de oro en los Juegos de Roma, en 1960) se convertía en un joven campeón mundial de los pesados tras su espectacular e impensada victoria ante Sonny Liston. Y a sus dotes de extraordinario boxeador, veloz, variado, preciso, le sumaba su estilo provocador y altanero que despertaba adhesiones y odios al por mayor. Y su gesto circense revoleando su puño en el aire mientras Liston estaba caído y vencido, en la revancha, quedó grabado en la memoria de Bonavena, listo para imitarlo.
Uno era el bocón de Louisville, pero el mejor de todos los de su época. El otro, el bocón de Parque Patricios, rindió su prueba de reconocimiento ante el público argentino en aquel choque con Gregorio Peralta, en 1965. El Luna Park tuvo un récord inigualable de concurrencia de casi 24 mil espectadores. Habían ido para denostarlo. Pero terminó comprándolos con su guapeza.
Ganó aquella pelea.
Y largó su campaña de alardes públicos y ostentaciones. Pero quedó transfornado en un querido fanfarrón.
Alí había sido despojado de su título de campeón por su negativa a ir a la guerra de Vietnam, en 1967. Volvió en octubre de 1970 y le ganó a Jerry Quarry. Tenía 28 años. Ringo, también. El moreno bailarín quería recuperar el sitio que le habían birlado. Bonavena, ilustre derrotado de Joe Frazier (dos veces) y de Jimmy Ellis, y vencedor del alemán Midenberger, era bien conocido en Estados Unidos. Y fue, entonces, el rival elegido como trampolín para que Alí buscara ante Joe Frazier el título mundial de los pesados en el Madison.
Usó toda la atillería de su repertorio el porteño de Patricios, con toques de simpatía y golpes bajos de dudoso gusto.
Paseó con un toro por la Quinta Avenida de Nueva York en los días previos. Lo trato de gallina con coreografía incluida en la conferencia de prensa. Como Alí solía anunciar el asalto de las definiciones esta vez eligió el noveno. Y Ringo se rió a carcajadas.
Esa noche del 7 de diciembre de 1970, hace hoy 40 años, el país entero estuvo en vilo. Desde Firpo-Dempesey, en 1923, ninguna pelea había despertado tanta expectativa. La evidencia la dieron las calles vacías y los 79,3 puntos de rating de la televisación que que fueron récord absoluto durante veinte años, sólo superado con los casi 82 del choque Italia-Argentina en una de las semifinales del mundial de fútbol de Italia, en 1990.
Era un combate preparado para Alí. Las bravuconadas de Ringo tenían apenas un efecto folclórico. Las apuestas sólo se dividían según la vuelta en la que se daría el nocaut para el estadounidense. En Argentina una mezcla de temor y de fe en el milagro que Bonavena podía concretar. Al cabo, un mes antes un ignoto Carlos Monzón había dato el gran golpe de los medianos con su victoria fulminante ante Nino Benvenuti, el ídolo italiano, propiamente en Roma.
Guapeó Ringo ante un rival muy superior y de mayor alcance. Y tanto jugó su amor propio que en el noveno, el asalto prometido por Alí, estuvo a punto de derribarlo. Cayó el moreno pero por el impulso de un golpe fallado. Y al fin, Bonavena salió a jugarse en el round 15, desoyendo a Gil Clancy, el téncio contratado y a los hermanos Rago, sus mentores de siempre y terminó en la lona tras un cruce.
El árbitro no le exigió a Alí dirigirse a un rincón netural.
Se quedó al lado del argentino y volvió a derribarlo las dos veces que se levantó. Fue nocaut automático , entonces, por tres caídas. Y eso produjo la desazón mayor. Porque la bravura de Bonavena hubiera merecido, al menos, terminar en pie.
Después cada uno siguió su camino. Alí perdió con Frazier pero volvió a ser campeón. Bonavena, el simpático bocón, terminó confundido en los laberintos de su ambición, asesinado con un balazo.

*Texto publicado en Clarín.

domingo, diciembre 05, 2010

Un desastre


Quinta derrota consecutiva; esta vez 1-3 ante Tigre, rival directo en la pelea por permanecer en la A. El equipo juega mal y defiende peor. Y hay algo más: parece que no tiene arreglo. Así, es un desastre.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

viernes, diciembre 03, 2010

Lo que de nosotros cuentan...



Huracán, según Fútbol para Todos. Una omisión: Los Reyes de los Años 20, que ganaron cuatro títulos para convertirse en los más campeones de esa década. Un motivo para discusión: citan la fundación mítica de 1903 y no mencionan la oficial, en 1908. Y algunos cracks que no podían faltan no fueron citados: Tucho Méndez, Emilio Baldonedo, Jorge Carrascosa, Jorge Alberti, Néstor Rossi, Angel Chiesa... En nombre de la memoria, este puñadito de aclaraciones.

miércoles, diciembre 01, 2010

¿Y de esto cómo salimos?



Miguel Brindisi parece convencido de que se puede salir de este pésimo momento. Los resultados no lo avalan; el juego tampoco. Lo sostiene su inmensa historia. ¿Alcanzará con eso?

martes, noviembre 30, 2010

Un gol, un silencio, un mensaje



Paolo Goltz -capitán de Los Angeles de Cappa, símbolo de Huracán en la última década- fue transferido a Lanús, que le compró la totalidad de su pase y cedió a Carlos Quintana a préstamo con una opción equivalente al doble de lo que se pagó por Goltz. Está jugando bien. Y también hace goles. Vino al Ducó y, de cabeza, convirtió el primero de la victoria de Lanús. No lo gritó. Pero más allá del respeto, ese silencio es también un mensaje: Huracán se está manejando mal desde la base. Vende pronto, mal, barato. Y contrata peor que ninguno: sin capitalizarse. Así, el futuro será peor que este presente de penas y dolores.

lunes, noviembre 29, 2010

La Promoción y después...


La derrota contra Lanús, en el Ducó, nos ubica en la zona de Promoción por primera vez en la campaña. Cuatro derrotas seguidas, ninguna señal de mejoría. El promedio escaso y la maldita costumbre de vivir con la cara llena de golpes.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

sábado, noviembre 20, 2010

Cada vez peor...


Derrota frente a Estudiantes. La Promoción a casi nada. El fútbol ausente. Un triunfo en los últimos diez partidos. La preocupación que crece.
Es Traumático el panorama para el equipo de Miguel Brindisi. En el juego, porque no ofrece respuestas ni motivos para el entusiasmo. En el ánimo, porque no tiene reacción ante la adversidad. En los números, porque si hoy River le gana a San Lorenzo alcanzará al Globo de Newbery y lo pondrá en la incómoda cornisa de la Promoción.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

sábado, noviembre 13, 2010

Los goles de la maldición...



Joaquín Larrivey y Marcelo Goux, dos futbolistas formados en La Quemita, le dieron los cachetazos que dejaron mal parado a Huracán. No es una historia nueva la de los ex; se parece mucho a una maldición...

viernes, noviembre 12, 2010

Tan cerca del fondo del mar...


Huracán parece preso de una maldición . Y esa maldición tiene que ver son sus ex jugadores. La semana pasada, en Bahía Blanca, el Olimpo de Omar De Felippe (ex marcador central del club en los 80) lo vapuleó, le ganó 4-0 y lo puso en zona de preocupación . Anoche, en el Ducó, donde con Miguel Brindisi estaba invicto, los verdugos también tenían cara conocida. El que hizo el gol del 2-1 final fue Marcelo Goux, que surgió del club y conoció los días duros de finales de los 90. Y el gran protagonista, otra vez, fue Joaquín Larrivey, ese goleador intratable del último ascenso, en 2007, que ahora es considerado en Parque de los Patricios un hereje , tras la patada a Gastón Monzón en la fecha final contra Vélez el año pasado. En su regreso al Ducó, hizo un gol, fue la figura de la cancha y escuchó insultos y rechazos, como nunca antes en su carrera.

Primer tramo del comentario publicado por el autor del Blog en Clarín.

Así, con esa maldición a cuestas y con el promedio que acosa, Huracán está cada vez más cerca del fondo del mar. Y eso asusta.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

lunes, noviembre 08, 2010

Viva Cappa


Por Fidel Hernández, desde Mozambique
Como un gran goleador frente al arco rival, el Oportunista nunca deja escapar las chances que tiene. Cualquier error del rival o cualquier balón perdido es una tentación para mandar la pelota a la red; cualquier circunstancia o cualquier equivocación es una buena ocasión para ser funcional a las necesidades de pantallas y portadas. No hay excusas ni morales que sirvan para frenar el instinto del goleador. Con gran olfato, poco importa si es conciente o no de para quién juega: siempre al servicio de los discursos del éxito, siempre tirando paredes con los que se venden como vencedores.

Al Oportunista le molesta Angel Cappa. Lo incomoda que critique el silencio del mundo del fútbol frente al hambre como crimen organizado. Lo perturba que siga insistiendo en que ganar no vuelve humana a la condición humana. Le desestabiliza su universo que afirme que jugar bien es tan útil como ser feliz. Lo fastidia que visite la ESMA y los barrios castigados por la exclusión. Lo harta que pretenda cuidar a la pelota como un padre lo hace con su hijo. Lo irrita que no se desnude frente al poder. Lo enloquece que, a diferencia de él, no considere que las ideas tengan que plasmarse sí o sí en el resultado. Lo pudre que no se modernice al doble cinco hegemónico. Lo enoja que crea en las ideologías. Lo saca de quicio que diga que el fútbol es alegría o no es nada.

El Oportunista levanta la cabeza y mira hacia dónde va la ola. Ya no es negocio tirarle flores al Huracán de Bolatti y de Pastore. Ya no es negocio porque escuchó a sus maestros repetir, una y mil veces, que el pasado nada vale y que las emociones son para los estúpidos. Ahora es tiempo de treparse a la moda y echarse a correr para no dejar escapar la posibilidad de gol. El Oportunista pica al show vacío, mancha de mierda la noticia y lanza un disparo en forma de exabruptos de Cappa a un árbitro. Poco conoce de enojos así porque nunca se la jugó por nada más que él mismo. Poco critica a los entrenadores obedientes porque el también vive acatando órdenes sin saberlo. El Oportunista visualiza otro hueco en el área y arranca a toda velocidad. Se cree capaz de opinar sobre todos los temas, incluso sobre los que desconoce. Ve venir la pelota y se relame. Juzga cuántos días se entrena y cuántos se descansa, sacando conclusiones sin que nadie se lo pida. Hace un enganche y se acomoda para el tiro. Inventa afeitadas de bigotes para no tener que cuestionar la lógica. La bola le queda mansita en el punto del penal.

El Oportunista tira y acierta. Es gol. Celebran los mezquinos y se abrazan los egoístas. Llueven papelitos en forma de titulares y de twitters. Cappa los mira fijo, se embronca con razones y sigue construyendo ilusiones de dignidades que no se entregan.

*Texto publicado en Nos Digital, bajo el título "El Oportunista de siempre", en ocasión del despido de Angel Cappa de River.

sábado, noviembre 06, 2010

Cuatro golpes y un nocaut



El resumen del 0-4 ante Olimpo, en Bahía Blanca. Imágenes para aprender y luego olvidar.

viernes, noviembre 05, 2010

¿Otro precipicio?


Derrota 4-0 ante Olimpo. No quedaron ni las cenizas del clásico inolvidable. Un golpe que pone a Huracán otra vez en el precipicio.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

lunes, noviembre 01, 2010

Para todo el mundo...


Tras vivir en la Argentina durante más de un año, un turista inglés regresó a su país enamorado del equipo de Parque Patricios, por lo que decidió fundar Huracan F.C London, un equipo amateur en homenaje al Globo. La pasión no entiende de distancias.

Henry May es uno de los tantos viajantes europeos que, sin ningún temor a conocer las nuevas –para él- culturas que existen del otro lado del Atlántico, se instaló en la Argentina durante más de un año, entre 2008 y 2009, con la excusa de ser uno de los profesores partícipes de Teachfirst, una red de organizaciones alrededor del mundo, que trabajan en pro de la igualdad educacional para todos.
Con sólo 24 años, el muchacho oriundo de Londres, Inglaterra, e hincha fanático del Fulham de aquel país, aprovechó sus días en territorio gaucho para asistir a varios partidos en distintos estadios, en los que pudo conocer y entender cómo los argentinos viven y sienten el fútbol. Pero el amor prendió sólo por un club: Huracán. Fue tan intenso el romance, que al regresar a su país, fundó el Huracán F.C. London; conocido también como el Globo de Londres.
Buscaba un equipo que se pareciera a mi Fulham. Boca era para los turistas; River era demasiado grande y con muchas expectativas. Quería seguir a un equipo que tenga historia, una cancha interesante y que juegue bien”, cuenta May, que asegura que la pasión por los de Parque Patricios nació exactamente el 29 de noviembre de 2008 en la Bombonera, en un clásico ante San lorenzo que se suspendió a los 16 minutos por las fuertes lluvias que habían azotado a la ciudad. Ese día, el joven inglés sintió que había encontrado un club que se adaptaba a su búsqueda: “Fue una experiencia única. La lluvia se venía de todos lados y la gente seguía cantando porque Huracán iba ganando. Le dije a un amigo que me había acompañado: ‘Ya está, el Globo es mi equipo’”.
Unos días antes de que el Huracán del tiki-tiki comandado por Ángel Cappa terminara como subcampeón de Vélez en la polémica y recordada final del Clausura 09, Henry retornó a Inglaterra y sin dudarlo decidió formar un equipo amateur con la ayuda un amigo. Y no podía bautizarlo de otra manera: Huracán F.C. London. Integrado por amigos y conocidos, el joven profesor encontró una forma muy original de homenajear a ‘su’ Huracán de Parque Patricios.
El Quemero londinense milita en la tercera división de la Southern Sunday League, se enfrenta a equipos como Brixton Town, AFC Morden y Wandsworth Warriors y, claro, tiene el mismo emblema –el globito- en su camiseta que la institución argentina. A través de Facebook, recibe principalmente desde Parque Patricios el apoyo de la gente de Huracán, que deja mensajes de aliento del estilo: “Vamos Globo carajo!” y “Briston Town no existís!”. La pasión no entiende de distancias.
“Espero que en el futuro podamos viajar a Argentina, para conocer al plantel de Huracán, recorrer el estadio y organizar algunos partidos contra hinchas”, se ilusiona Henry May desde su Londres natal, y va aún más lejos: “Nuestro sueño es llevar una Copa a Parque Patricios y dar la vuelta en el estadio Ducó antes de un partido. Las últimas semanas me hicieron creer que todo es posible, y quiero que Huracan F.C London crezca tanto como pueda”.

Nota publicada por la revista El Gráfico, de Argentina

jueves, octubre 28, 2010

El Huracán de todos


Me tocó entrevistarlo a Miguel Brindisi. Me tocó escucharle un entusiasmo compartido: Quiere un Huracán grande, un Huracán de todos. No es poco. Se trata de un principio.

Más:
La entrevista completa, en Clarín.

miércoles, octubre 27, 2010

Un poco más de show...



El festejo en el programa Animales Sueltos, de América. Un rato más de show tras la goleada a San Lorenzo...

martes, octubre 26, 2010

Escenas para la memoria



Un recorrido por el Duelo 160. Imágenes que quedarán siempre en lo mejor de los recuerdos del Clásico de Barrio más grande del mundo.

Contanos el Clásico 160, Miguel...



Miguel Brindisi, el técnico del Clásico 160, y sus palabras. El tres a cero en la boca del tipo que cuando terminó el partido se quería colgar del alambrado como uno más, como el hincha que es. Lo dijo y lo sintió: el quemero estaba representado en la cancha.

lunes, octubre 25, 2010

Le pusimos la tapa


Carlos Quintana y el primer gol, en la tapa de Olé. El festejo, en Página/12. Sólo por citar dos ejemplos. Lo contaron los medios: Huracán fue el gran protagonista del fin de semana. Entre asombros, el Globo de Newbery voló por encima de todos.

El próximo Bolatti


"Bolatti, Bolatti es mi espejo. Trato de copiarle muchas cosas. Siempre miro sus videos por Internet. Y me gusta mucho Battaglia. El de Boca, ja". Eso le dijo a Olé. Eso es Rodrigo Battaglia, ese pibe que llegó a La Quemita casi de casualidad, que se sumó, que sorprendió, que fue figura del Clásico de Barrio más grande del mundo y que, de repente, es una de las revelaciones más atractivas del Apertura.

Los Pibes de La Quema


El equipo y la gente, en la antesala de la Edición 160 del clásico, desde aquel partido fundacional de 1915. Los once que empezaron el precioso camino a la goleada. Con un detalle que entusiasma y asombra: nueve de los 14 que participaron del triunfo ante San Lorenzo, surgieron de La Quemita.

Tres goles, tres afiches, tres sonrisas




Un clásico del clásico: los afiches posteriores al partido. Acá, tres versiones gestionadas por Patria Quemera. Para continuar con los festejos de la goleada de Los Pibes de la Quema.

domingo, octubre 24, 2010

Tres goles que no vamos a olvidar...



Los tres goles de Huracán para una victoria mágica, asombroso, divina. Tres a cero a San Lorenzo, que se despidió de la pelea por el título. Tres nombres que se reivindicaron ahora, en días bravos: Carlos Quintana, Facundo Quiroga y Diego Rodríguez. Una diferencia que no sucedía desde hace 38 años (desde el 3-0 al archirrival campeón en aquella temporada). Gritos que tendrán eco en toda la historia de este clásico.

Gracias por esta disfonía...


Todavía lo estamos gritando este gol de Quintana. Pero después vinieron dos más (uno de Facundo Quiroga y otro de Diego Rodríguez, de penal) en la Edición 160 del Clásico. Y, al final el festejo de la goleada, de este domingo sin olvido. Sí, Huracán 3-San Lorenzo 0. Que viva esta disfonía...

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

sábado, octubre 23, 2010

La Era de los clásicos parejos



En los últimos 35 años, Huracán y San Lorenzo protagonizaron el clásico más parejo del fútbol argentino (hasta esta Edición 160): 19 triunfos contra 17 para los de Boedo. Un duelo que nació en 1915 y que ahora, como nunca, está más reñido que nunca, circunstancias de cada uno al margen.

viernes, octubre 22, 2010

Los que matan al clásico


La edición 160 del clásico entre Huracán y San Lorenzo (desde aquella cita inaugural de 1915) vuelve a tener la incómoda impronta de la violencia. Nació con el fantasma de los disparos sucedidos la semana pasada en la Ciudad Deportiva, que aún no se aclaró si obedecía a la interna de la barra de San Lorenzo o a la eterna e insoportable sucesión de enfrentamientos violentos con Huracán, con muertes incluidas. Y continuó ahora, con pintadas en el Ducó, muy cerca del acceso principal a la popular Ringo Bonavena. Decían: “Te vamos a matar uno más” . Según le dijeron a Clarín allegados al club de Parque de los Patricios “tuvo que haber sido en la madrugada del miércoles”. Nadie vio nada.
Más allá de eso, también en los foros de Internet, se repiten amenazas y cargadas inaceptables, ajenas a cualquier folclore . Se recuerdan los robos de las banderas por parte de los barras de Huracán y los crímenes de Ulises Fernández y de Cafú , ambos fanáticos de Huracán, muertos por balazos que aún no encontraron a todos sus culpables.
No es una historia nueva, se trata de una repetida y lamentable ceremonia que no involucra a todos los hinchas, pero que sí los afecta. L a violencia de algunos genera el miedo de todos . Y entonces la fiesta del llamado Clásico de Barrio más grande del mundo pasa a ser un territorio de temores sin sentido.
Para evitar susceptibilidades vinculadas con las banderas, la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (Subsef) determinó que al clásico no se podrá acceder con banderas de ningún tipo, ni bombos, ni pirotecnia, ni nada de todo eso que tiene que ver con cierta esencia de un clásico.
“Esperemos que sea un partido en paz, más allá de lo que pase en el campo de juego”, dijo Miguel Brindisi, quien conoce otro escenario: aquel de un color que poco tenía que ver con estos miedos y esta creciente sensación de drama. Algo parecido señaló el arquero Gastón Monzón, el integrante del plantel con mayor experiencia en este derby . También Ramón Díaz, quien recordó que nunca perdió el clásico frente a Huracán, solicitó una fiesta sin episodios de violencia. “Que lo podamos disfrutar todos y que gane el mejor...” Mensajes de paz que ojalá alcancen.

Texto publicado por el autor del Blog en Clarin.

miércoles, octubre 20, 2010

Miguel, en nombre de la historia


Miguel Angel Brindisi conoció mejores días de Huracán y celebró victorias frecuentes en ese clásico que tanto conoce, ante San Lorenzo. Fue parte de aquel equipo de 1976 que consiguió lo inédito en la historia de cualquier derby del fútbol argentino: cinco triunfos en un año. Pero el ahora es muy distinto: para el duelo del domingo, en el Ducó, ante el archirrival histórico deberá arreglarse con los retazos de un equipo que tiene la mirada puesta en la tabla paralela , la de los promedios, en la que sólo hay cuatro equipos debajo. Para ese partido, hay una certeza: habrá cambios respecto de la derrota ante Boca (0-2, en La Bombonera). Y también mil dudas: tiene pensado esperar hasta último momento para resolver la formación.
“Que me saquen muerto de la cancha” , le dijo Rolando Zárate -el goleador de Huracán en el Apertura- al entrenador respecto de su deseo de afrontar el partido pasado contra Boca y el próximo ante San Lorenzo. Todo indica que el ex delantero de Vélez será infiltrado en la zona intercostal y jugará como titular en la edición 159 del clásico, desde aquel encuentro inaugural de 1915, en la cancha de Ferro.
Al margen de la situación del delantero, está casi descartado Gastón Machín (con una lesión muscular) y es muy posible el regreso del mediocampista César Montiglio. De todos modos, en la práctica de ayer, nada de eso adquirió carácter oficial. Brindisi todavía no dispuso un equipo ni sobre el césped de La Quemita ni bajo el cielo del Ducó. Sin embargo, según pudo averiguar Clarín , el técnico analiza dos regresos: el de Kevin Cura y el del uruguayo Agustín Peña, de buenas actuaciones en la Reserva.


Texto publicado por el autor del Blog en Clarín.

lunes, octubre 18, 2010

Sí, Pastore jugaba para nosotros...



Javier Pastore es hoy un crack universal, uno de los jóvenes con más futuro y mayor cotización en la elite del fútbol. Juega en Palermo, lo quieren Milan, Juventus, Real Madrid, Barcelona, entre otros. Convierte goles, hace magia, genera aplausos y hasta veneración. Algunos ya lo comparan con Zidane. Parece mentira: hace poco más de un año jugaba con el Globo de Newbery en el pecho, tras los pasos de la Sexta Estrella.

domingo, octubre 17, 2010

Llamemos al Chapulín Colorado


Perdimos con Boca. No levantamos cabeza. Tenemos sólo cuatro equipos debajo en la tabla de los promedios (uno de ellos es River, el más campeón del fútbol argentino, que nunca se fue a la B). Los refuerzos juegan peor que mal. Los pibes que se suman vienen de una Reserva que no gana casi nunca. Diez puntos en once fechas. El escenario es el peor. Justo en la antesala del clásico contra San Lorenzo. No nos queda otra: llamemos al Chapulín Colorado.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

viernes, octubre 15, 2010

Luna Quemera, pura cultura


Esta semana, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires declaró de "interés cultural" al corredor de murales de Luna Quemera, que por iniciativa de la Subcomision del Hincha, se esta realizando en la calle Luna desde la Avenida Caseros hasta las puertas del Ducó, en Amancio Alcorta. Otro motivo de orgullo. Otra preciosa excusa para ofrecer nuestra esencia.

jueves, octubre 14, 2010

El partido que juega la barra


Hay un nuevo escenario en la vida íntima y política de Huracán: en las recientes elecciones de asambleístas, apenas el 19,99% de los votantes eligió a la lista oficialista Dale Globo. Las otras cuatro agrupaciones se repartieron el ochenta por ciento de los votos (con Círculo Arriba Huracán, con el 35%, y con MAX Huracán, con el 20,67%, como líderes). Hay una certeza: lo que sucede cada fin de semana que el equipo juega de local, en el Ducó, no es casualidad. La gente -el socio, el hincha auténtico- no está conforme con la conducción del club, incluso más allá de la campaña floja en el Apertura (con 10 puntos de 30 posibles) y del promedio escaso (Huracán está 15°, con 1,220).
Hay un problema añadido y más preocupante dentro de ese contexto: la barra brava empezó a jugar su partido . Y todos saben -los que son del club y los que son del fútbol- que los barras no actúan por convicción. En la última presentación de Huracán en casa , ante All Boys, los muchachos del centro de la tribuna -los que portan la bandera de La Banda de La Quema - apretaron a todos aquellos que se manifestaban en contra de la actual conducción, en contra del presidente Carlos Babington. Y todo indica que la situación no variará.
Mientras eso sucede, el técnico Miguel Brindisi busca el primer triunfo de su segundo ciclo en el club. Para eso, irá a la Bombonera (donde sólo ganó una vez, la última, en las recientes tres décadas) con un entusiasmo que nació ayer: los titulares golearon 4-0 a los suplentes, con dos tantos de Mariano Martínez, uno de Ezequiel Filipetto y otro de César Montiglio.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

domingo, octubre 10, 2010

Todavía soplamos...



Darío Soplan, 18 años, mediocampista, formado en La Quemita, 56 minutos en Primera, fue el motivo de un grito que evitó una amargura y miles de fastidios. En la última jugada, estableció el empate ante All Boys. Apenas eso. Una aparición.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

jueves, octubre 07, 2010

Ya estamos en Frankfurt


La Feria del Libro de Frankfurt, Alemania, una de las más importantes del mundo se puso en marcha esta semana. Con un motivo de orgullo para la Argentina: en esta edición, fue declarado como país "invitado de honor". Y dentro del ámbito del fútbol también hay otro visitante orgulloso: Huracán. El libro "Huracán en el Bicentenario de la Patria", de Susana Aradas, se está exponiendo allí.
La obra resulta un recorrido por la vida de Huracán y su vínculo con los distintos espacios que lo distinguen: desde la poesía de Homero Manzi, el tango de Horacio Ferrer, las piñas de Ringo Bonavena hasta los goles de Guillermo Stábile en el Mundial de 1930, los Reyes de los años 20 y la influencia del Equipo de los Sueños de 1973 en el fútbol argentino y en el título mundial de 1978. Y con un inevitable espacio para aquel mecenas que la historia argentina reconocerá como prócer, Jorge Newbery.
El libro, que también fue presentado en la Feria del Libro de Buenos Aires y la Legislatura porteña lo declaró de "Interés Cultural", estará desde el 6 hasta el 10 de octubre en esta exposición que es visitada por más de 250.000 anualmente.
Por eso, allí en la Feria de Frankfurt, en el Pabellón 5.1, Stand D 976, también hay un pedazo de los Barrios del Sur de Buenos Aires, ese territorio tan quemero.

Texto publicado por el autor del Blog en Clarin.com

martes, octubre 05, 2010

El Ducó del almanaque


Ahí, otra vez el Ducó, protagonista de la película El secreto de sus ojos, ganadora del Oscar 2010 a la mejor película extranjera. En este caso, en un almanaque de la Ciudad de Buenos Aires.

lunes, octubre 04, 2010

Toda esta gente



Toda esta gente te quiere ver ganar, Huracán. Toda esta gente te pide un domingo o un sábado o un viernes feliz. Apenas eso. Todo eso.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

Nota: a modo de cábala, hasta que Huracán no gane dos partidos consecutivos no se volverá a publicar el Fecha a Fecha.

viernes, octubre 01, 2010

Nuestros hermanos de Ingeniero White



El de Ingeniero White fue uno de los siete Huracanes que participaron en Primera. Fundado el 25 de mayo de 1916, ganó dos Ligas del Sur y disputó los campeonatos Nacionales de 1968 (dos victorias y dos empates en 15 partidos) y 1971 (dos triunfos y cuatro igualdades en 14 partidos). Sus cuatro triunfos en la A fueron ante Estudiantes (1-0) y San Martín de Tucumán (1-0), en 1968; y contra Central Córdoba de Santiago del Estero (2-0) y Guaraní Antonio Franco (3-2), en 1971; todos de local. Además, en 1971, les empató a Racing (1-1, en Avellaneda) y a Estudiantes (0-0, en La Plata). Sus peores caídas resultaron: 0-11 ante Vélez, en Liniers; y 0-8 frente a Boca, en La Bombonera.
En 1968, se enfrentó con el Huracán de Parque Patricios (0-3, de local); y en 1971 visitó al globo de Comodoro Rivadavia (1-1).
Y tiene dos motivos de orgullo: fue el primer Huracán del Interior y el primer equipo de la Liga del Sur en jugar en la A, en 1968.
La cancha se llama Bruno Lentini, tiene capacidad para 4.200 personas y está ubicada en el barrio Boulevard. Actualmente está relegado: disputó en 2009 el Argentino C. Lo que sigue es un relato de su día de gloria:
*"Aquel día, ese épico 15 de setiembre de 1968, el del debut como local de Bahía Blanca en un torneo de la A, se produjo un pequeño milagro: Huracán de Ingeniero White venció 1-0 al Estudiantes campeón de América, el mismo que un mes después obtendría la gloria mundial ante Manchester United, en Old Trafford. Una semana antes, en Buenos Aires, Huracán había caído 5-0 ante Los Andes.
Ante casi 11.000 hinchas (sólo Boca y River los superaron ese fin de semana en venta de entradas), un tal Ricardo Ovidio Ferlich —bahiense y puntero izquierdo— hizo el único gol, el del primer éxito, el del triunfo inolvidable... Enfrente de ese conjunto de voluntades, que finalizó último en el Nacional, estaban los ilustres platenses de Osvaldo Zubeldía: Poletti; Malbernat, Aguirre Suárez, Madero, Medina; Bilardo, Pachamé, Etchecopar; Ribaudo (después Lavezzi), Conigliaro y Juan Ramón Verón. No faltaba nadie.
Para Huracán jugó en ese torneo Vicente Cayetano Rodríguez como defensor. Era un equipo de muchos conocidos de la zona, pero despojado de figuras. Ante Estudiantes formó con: Azcoitía; Fiore, Becchio, Guindea, Vicente Rodríguez; Lucero, Solís, De Nápoli; Magagna (Correa), Lliteras y Ferlich. Se trataba de un equipo modesto que sólo ganó dos partidos (el otro fue ante San Martín de Tucumán, 1-0 también de local), empató dos y perdió 11. Volvió a participar en el Nacional de 1971 sin mucho éxito. De todos modos, ya había vivido su día de gloria".

*Nota publicada por el autor del blog en Clarín, el 24 de agosto de 2002.

lunes, septiembre 27, 2010

Una atajada y un gol no alcanzan



Gastón Monzón, otra vez, atajó muy bien y detuvo un penal. Gastón Machín, intenso como siempre, llegó al gol. No fue suficiente. La realidad es otra: a Huracán le falta fútbol.

domingo, septiembre 26, 2010

La carrera de Miguel...


Apertura, octava fecha: Huracán 1-Godoy Cruz 1, en el Ducó. La presencia de Miguel Angel Brindisi, ahí, en ese Ducó que lo hizo inolvidable, no alcanzó para cambiar la sensación y el escenario: el Huracán de estos días incómodos sigue siendo el mismo. No hay caso: el equipo de estos días no está a la altura de la búsqueda de la Sexta Estrella debajo del Globo de Newbery . Es peor: deberá rendir varios exámenes para resultar un equipo confiable en nombre de consolidarse en Primera. El empate frente a Godoy Cruz, en ocasión de la presentación del Miguelito de La Quema , dejó la sensación de que Huracán tiene demasiado territorio por recorrer para que la tabla de los promedios no invite a esos fantasmas conocidos y dolorosos.
Durante 67 minutos, Huracán jugó con un futbolista más (tras la expulsión de David Ramírez) y en ningún tramo de esa ventaja aparente pudo mostrarse superior. Quedó otra impresión: gracias a esa ausencia, el local pudo realizar un partido parejo. Godoy Cruz -sin brillar y en desventaja- jamás resignó la posibilidad de ir tras los pasos de un triunfo. Diferencia sustancial: un equipo vacío y repleto de dudas frente a otro convencido de que siempre hay un resquicio posible para jugar mejor.
Sería injusto y exagerado pretender que Huracán cambiara a consecuencia de la llegada de Brindisi. Un par de prácticas y un par de cambios nominales nunca pueden resultar suficientes para permitir una modificación notoria. De todos modos, hubo un par de indicios positivos: el primero, tuvo que ver con la voluntad de Huracán de perseguir la victoria -con sus defectos, con sus particularidades- hasta el último de los suspiros. El segundo ítem tiene que ver con parte de su discurso: Brindisi quiere un Huracán made in La Quemita. La exitosa inclusión de Kevin Cura -el más destacado del equipo- resultó el mejor de los ejemplos.
Pero no es sencillo el momento de Huracán. El promedio acosa (incluso más allá de la notable campaña de Los Angeles de Cappa en el Clausura 09) y las respuestas no aparecen a simple vista. El partido de ayer, en Parque de los Patricios, sirve de testimonio: fue un enfrentamiento entre una idea colectiva (la de este agradable equipo mendocino) y un conjunto de voluntades (este Huracán que quiere siempre y puede casi nunca).
Más allá de las actitudes y de las aptitudes de ambos, el partido estuvo condicionado por un flojísimo arbitraje de Diego Abal. Expulsó a David Ramírez, a los 15 minutos, de manera apresurada. Omitió una infracción en el área a Rodrigo Salinas. Y no cobró un penal grosero de Jorge Curbelo sobre el final del encuentro. En esas tres situaciones, para un lado o para el otro, pudo haber cambiado el desarrollo y el desenlace del partido.
Más allá de las particularidades del partido, Godoy Cruz generó una sensación más atractiva: con diez durante la mayoría del tiempo, de visitante, sumó un punto que mereció. Pero no sólo eso: si hubiera ganado, nadie le podría haber recordado que no lo merecía. Esa impresión configura un inequívoco elogio al equipo cuyano y un llamado de atención para este Huracán que cambió de entrenador pero no de juego.
Los silbidos de la popular Ringo Bonavena, en el desenlace, no tuvieron como destinatario a Brindisi. Eran un rechazo a varios de los futbolistas y a ese juego que no aparece desde que a Javier Pastore se le ocurrió partir a Italia. Ahora, con aquel ocho que era mago, Huracán tendrá que hacer magia para que el promedio deje de ser un motivo de preocupación. Y para que los días felices vuelvan a brotar bajo el cielo de los Barrios del Sur.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

Gol: Gastón Machín.
El mejor: Kevin Cura, Gastón Monzón.
El peor: Angel Morales.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

viernes, septiembre 24, 2010

El Zidane que extrañamos...


Tuvo una notable actuación ante Juventus, con un gol incluido. Y todos los ojos del Calcio se posaron sobre Javier Pastore, El Flaco, ese cordobés tan nuestro. En julio ya había preguntado por él Real Madrid y Maurizio Zamparini, presidente del Palermo, dijo: "Ni loco lo dejo ir". Parece que lo quiere tener mucho tiempo más.
"No lo venderé en enero, ni tampoco en junio, se quedará con nosotros por otros dos años y lo cederé sólo cuando su pase cueste como el de Lionel Messi", aseguró el dirigente. Y agregó: "Pastore es un grandísimo talento, uno de esos jugadores que hace realmente la diferencia, estoy feliz de tenerlo en el equipo. Para mi es el nuevo Zidane". En Parque de los Patricios, lo seguimos extrañando...

miércoles, septiembre 22, 2010

La vuelta del optimismo



Miguel Brindisi y sus primeras palabras para comenzar su segundo ciclo como entrenador de Huracán. El regreso de un inobjetable siempre resulta una buena noticia.

martes, septiembre 21, 2010

Bienvenido a casa, Miguel


Miguel Angel Brindisi volverá mañana al mediodía al estadio en el que se exhibió como crack: el Ducó. Ese espacio de Parque de los Patricios que lo adoptó como propio. En ese lugar, le pondrá las primeras palabras a su segundo ciclo como entrenador de Huracán. Tras 3.134 días del último partido en el que dirigió a Huracán (aquel 0-1 frente a Chacarita, por el Apertura 2002) se hará cargo de un plantel con una prioridad incómoda: evitar el descenso (en la actualidad está a apenas seis puntos por encima de la Promoción).
“Miguel está muy contento con este desafío. Huracán es su club. Y esa es la principal razón por la que aceptó”, le dijo ayer a la tarde a Clarín el representante del entrenador, Jorge Cyterszpiler.
La llegada de Miguelito representa también un reencuentro: luego de estar distanciado por un largo tiempo, en ocasión del Centenario Quemero, se acercó a Carlos Babington, el actual presidente. Lo explicó un miembro de la Mutual de Veteranos del club: “Es una reconciliación imprescindible. Miguel es el mejor representante de aquellos tipos que ahora parecen imposibles; incluso de los Reyes de los años 20 ”.
La decisión del presidente también tiene que ver con otra cuestión ajena a este reencuentro con su viejo compañero del Equipo de los Sueños de 1973. Brindisi garantiza -con su nombre, con su carisma- un margen de acción que ningún otro entrenador podía ofrecer. El domingo, ante Godoy Cruz, su presencia garantizará aplausos. La llegada de cualquier otro técnico habría significado una sucesión de miradas incomodantes y eventuales rechazos ante una derrota.
Ayer quedaron resueltos los detalles de un contrato que será hasta finales de 2011. En tanto, se acordó -tras una charla breve- que el cuerpo técnico estará integrado por Juan Ramón Fleita como ayudante de campo y por Nazareno Brindisi y Rubén López como preparadores físicos.
El vicepresidente del club, Norberto Giuliano, le contó a Clarín sobre el acuerdo: “Cuando lo llamé a Miguel, lo primero que me dijo fue ‘¿cómo no voy a querer dirigir a Huracán?’”. Hoy al mediodía, luego de la presentación, habrá un almuerzo en la concentración en el que participarán el cuerpo técnico y los principales dirigentes. Será el principio de un reencuentro; no sólo de la sucesión de Héctor Rivoira. Resultará también el regreso de Bife -el apodo inaugural de Brindisi- a su geografía de los días más felices. Aquel chico de ojos claros que jugaba mejor que ninguno, este técnico que viene a resolver una situación brava, pasará por Labardén y Patagones, ahí donde estaba la carnicería de su papá, en la que solía colabrorar. Y luego encarará para el Ducó. Allí donde tratará de volver a ser el de siempre: un Quemero de ley.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

lunes, septiembre 20, 2010

Un adiós...


Se terminó un ciclo. Se fue Héctor Rivoira. Se trató de un recorrido con altibajos, con algunos logros breves y varias amarguras que complican el futuro inmediato. Pero queda una sensación, el responsable de lo peor no fue el entrenador.

sábado, septiembre 18, 2010

Basta de goles anulados...

Apertura, séptima fecha: Gimnasia La Plata 3-Huracán 0, en el Bosque. Más allá de que el equipo sigue sin jugar bien, hay una bronca que supera ese fastidio: otro gol mal anulado, como contra la fecha pasada ante Banfield. Un gol que habría significo el empate a menos de un cuarto de hora del final. Los malos arbitrajes ya se parecen a una costante. Y lastima el ánimo. Y también el promedio.

El mejor: Luciano Nieto.
El peor: Mariano Torres.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

jueves, septiembre 16, 2010

De amores a primera vista



En el interminable mundo de Internet, las sorpresas suceden a cada paso. Este video, rescatado de Youtube, lo publicó un francés de viaje por Buenos Aires. Le tocó estar una tarde en el Ducó. Se asombró. Se enamoró. Ahora, desde el Viejo Continente, dice que es hincha de Huracán.

lunes, septiembre 13, 2010

Angel, nosotros, todos


Por Nacho Levy*
Nunca cayó bien entre los científicos del éxito, ni calló bien ante los intelectuales del genocidio cultural. De romántica prosa y vehemente pasión, por algún motivo no ha seducido aún a los voceros del canibalismo deportivo, de la conciencia indigestada. Pero el sujeto avanza igual, como pocos filósofos, como ninguno en el fútbol, diciendo todo eso que dicen los Derechos Humanos, todo eso que odian los recursos humanos, todo eso que sienten los seres humanos. Y dinámica de lo perverso, en el mundo virtual, el compromiso real se vende por verso. “Yo no le hice ni le voy a hacer juicio a Huracán, porque no permitiría que se enturbie mi relación hermosísima con la gente por estas cuestiones. No quiero deberle al club, ni que me deba nada, porque me molesta esa situación, pero a su vez me parece que a la gente del barrio le hace falta esa plata, y la necesita más que yo”, dice Ángel, tres meses después de haberle donado al Hospital Garrahan uno de los dos sueldos que le restaban cobrar de su exitoso paso por Huracán. “A nosotros nadie nos atendió en el club, aunque nos cansamos de llamar”, confiesa Beatriz Resnik, de la Fundación Garrahan. Y entonces Cappa hace público, por primera vez, el destino del otro mes adeudado: “El dinero de noviembre, ya es una deuda con el Garrahan, y lo que corresponde a octubre será para la asamblea de Zavaleta, porque conozco el trabajo comunitario que están haciendo muchísimos vecinos, desde el anonimato y el compromiso, para sacar adelante al barrio.”
Ante un escribano público, Cappa rubricará esta semana la donación, que apuntalará la iniciativa vecinal de construir un polideportivo sobre el histórico potrero de Iriarte al 3500, en homenaje a Luisito, un pibe de 16 años asesinado el mes pasado por una mujer policía, en un episodio que los vecinos denuncian como un nuevo caso de gatillo fácil. “Por la memoria de Luis, todos juntos vamos a construir un poli, que nos permita jugar, hacer nuestros cumpleaños y atender el buffet”, explica Seba, que recién cumplió los 18, pero ya es entrenador de los más chiquitos y miembro de la cooperativa que organiza torneos de fútbol popular, en la canchita que será polideportivo.
Ahora, los nuevos acreedores de Huracán sólo tienen cuentas en el cuaderno de matemática. “Cappa es un capo, con un corazón muy grande. A pesar de la mala fama que le tiran al barrio, cree en nosotros, como nosotros creemos que él será siempre el mejor entrenador”, dice Horacio, de Zavaleta. Y Catarra agrega que “con esa plata vamos a poder hacer baños piolas y una cancha techada”. Sin techo, también sueña Matías: “Ángel lo hace porque nos conoce y no le vamos a fallar.” Todos niños, como Cappa: “Yo me entiendo bien con los jóvenes, salvo con los que se adaptan a la sociedad y no quieren mejorarla. Por eso, nunca voy a olvidar mi visita a Zavaleta. Saber que existe una asamblea de vecinos organizados me rejuvenece, me ilusiona y me da fuerzas para seguir buscando una sociedad más justa.”
Así, buscándola, Ángel apareció en el Garrahan hace un año, sobre las nubes del Huracán inolvidable, campeón de la conciencia mucho antes de perder la final con Vélez. Y hoy vuelve a pedir pelota para la salud pública, “porque no se trata de caridad, sino de un derecho, que debemos reclamar. A mí me constan las limitaciones que tiene el Garrahan, y por eso espero que pronto le llegue ese dinero.” Más de 20 mil personas, diez mil niños con sus madres, pasaron por las huestes de la Casa Garrahan en los últimos 13 años. “Y acá la plata se necesita, para sostener las 46 habitaciones. Huracán debe cumplir el compromiso que asumió con una persona, independientemente de la generosidad que haya tenido esa persona con el hospital. Y entonces, acá estamos, a la espera.”
Larga espera. Por lo pronto, Resnik no pudo ni concertar un encuentro para planificar el cobro, “porque cada vez que lo intentamos, fue una pérdida de tiempo”. Pero aun así, Cappa no embiste, resiste. “Yo nunca reclamé mi salario, ni pedí la quiebra, ni exijo nada para mí. Pero me resisto a creer que Huracán no le vaya a pagar al hospital o al barrio, que está al lado de la cancha. Igual, si así fuera, los vecinos tendrán los recursos legales para hacer cumplir esos compromisos.”
La ilusión ya está. La plata, no. Y ante las mil operaciones frustradas del Garrahan para intervenir en la apatía de la dirigencia, la asamblea vecinal directamente se comunicó con el presidente. “Huracán va a pagar, porque tiene que pagar, pero yo todavía no tuve la notificación legal de la segunda donación. Cuando llegue, definiremos el modo de pago, aunque los tiempos son inciertos”, aseguró Carlos Babington.
Fiscal del fútbol ante los tribunales de la frivolidad, Cappa no termina nunca de exponer sus inagotables alegatos, para absolver a la pelota y condenar a sus profanadores. “La mayoría de los futbolistas vienen de abajo y sus familias viven grandes penurias, pero a veces se intenta, y hasta se logra, quitarles el suelo, para dejarlos en el aire.”
Mejor hablar de sus gritos. De sus bigotes. De sus resultados. Ante el grueso del deportivo periodismo, Cappa es el Ángel del anti-menemiembrobilardismo, por el mismo espíritu rebelde que supo irritar a esa dictadura que lo expulsó, en su primavera más negra, el 21 de septiembre de 1976. Violentando la normativa de la atmósfera claustrofóbica y academicista, su docencia explotó de adentro hacia fuera y de abajo hacia arriba, para llevar sus ideas al fútbol y sus jugadores a la ESMA, en 2009. “Jamás consideré como opción mantenerme al margen. En su momento, milité y pagué las consecuencias. Y hoy trato de participar, porque me siento parte. Aunque la vida me haya sonreído económicamente, de grande, yo soy el mismo. Que me pueda comprar un par de camisas no implica que olvide mi sentido de pertenencia a la clase trabajadora.”
Por algún motivo, todavía molesta su filosofía de la praxis, siempre de la praxis, “porque si no, esta sociedad te mata de hambre o te mata de estupidez”. Sobreviviente del tiempo, no sucumbió ante la inclemencia del dolor, ni del árbitro, ni de la corrupción, ni de la indiferencia. A 33 años de su exilio, Ángel dona plata, pero más dona coherencia. Y tal vez por eso, sobre ciertos nidos, no caiga bien. Aquellas bandadas rapaces que hace un año saborearon verlo perder, ya no guardan la esperanza de por fin verlo caer.

*Nota publicada hoy en el diario Tiempo Argentino.

domingo, septiembre 12, 2010

No fue poco; no fue suficiente



Huracán le hizo dos goles a ese Banfield al que casi nadie le puede convertir. El verdugo fue el mejor Rolando Zárate que se vio en estas seis fechas. Fue bastante, pero no alcanzó.

sábado, septiembre 11, 2010

Los silbidos debían ser aplausos


Apertura, sexta fecha: Huracán 2-Banfield 2, en el Ducó. No fue brillante lo del equipo, pero no merecía silbidos. No se trató de un triunfo, pero había lugar para los aplausos esta vez. Se debió haber ganado ante un rival de los mejores de los últimos dos años (y reciente campeón). Hubo un gol anulado y estuvo presente la voluntad de buscar siempre. No alcanzó. Pero no fue poco.

Goles: Rolando Zárate (2).
El mejor: Zárate.
El peor: Diego Rodríguez.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

lunes, septiembre 06, 2010

Dos debuts, dos goles, tres puntos



Ante Quilmes, hubo dos debutantes en el ámbito del gol en el Apertura: Carlos Quintana, con su hombro y su desahogo; y Luciano Nieto, con su aparición estupenda y decisiva. Dos gritos para escapar de las inquietudes. Nada menos.

domingo, septiembre 05, 2010

Los llevamos puestos


Apertura, quinta fecha: Quilmes 1-Huracán 2, en el Centenario. Un triunfo muy valioso. Un crecimiento en el juego. Una sensación de reencuentro. Tres detalles de tres puntos que sirven para respirar tanto como el oxígeno.

Goles: Carlos Quintana y Luciano Nieto.
El mejor: Luciano Monzón, Marcos Brítez Ojeda.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

miércoles, septiembre 01, 2010

Jesús de Laferrere, un milagro por favor...



Jesús de Laferrere, uno de los inmejorables personajes de Peter Capusotto. En una de sus últimas apariciones, en el decorado apareció el banderín de Huracán. Tal vez, a esta altura, debamos pedirle algún milagro...

martes, agosto 31, 2010

Opciones sin opción; números que no cierran


La Comisión Directiva del Club Atlético Huracán, a través de su web oficial, dio a conocer las cifras de las opciones de compra que tienen los profesionales que llegaron al clubpara reforzar al plantel que conduce Héctor Rivoira.

A continuación se detallan los montos:
Marcos Brítez Ojeda (Racing Club): 50 % - U$S 1.000.000.
Lautaro Formica (Godoy Cruz): 50 % - U$S 600.000.
César Montiglio (Atlético Tucumán): 50 % - U$S 375.000 y el 100 % U$S 750.000.
Harrison Otálvaro (Deportivo Cúcuta, Colombia): 50 % - U$S 600.000.
Agustín Peña (Wanderers, Uruguay): 50 % - U$S 800.000.
Carlos Quintana (Lanús): 100 % - U$S 2.000.000.
Mariano Torres (Boca): 100 % - U$S 1.000.000.
Rolando Zárate (Vélez): 100 % - U$S 300.000.
Jonathan Hereñú (Newells): a convenir (reunión pactada entre ambas dirigencias para septiembre).
Facundo Quiroga (River): sin opción.
Mariano Martínez (Arsenal): sin opción.
Angel Morales (Nacional, Uruguay): sin opción.

La impresión resulta inequívoca: las opciones, en la mayoría de los casos, no ofrecen demasiado margen para la posibilidad de que Huracán se capitalice. Y eso no es una buena noticia, claro.

sábado, agosto 28, 2010

Dos gritos que no alcanzaron



Las seguras manos de Gastón Monzón -el mejor jugador de Huracán de 2010- para impedir que el penal pateado por Rolando Schiavi fuera gol y el primer gol de Rolando Zárate no alcanzaron para volver a la victoria. Esos dos gritos fueron insuficientes.

viernes, agosto 27, 2010

Un punto, muchos silbidos


Apertura, cuarta fecha: Huracán 1-Newell's 1, en el Ducó. Poco fútbol, apatía, errores, un equipo despojado de casi todo. Eso es Huracán hoy. Por eso, el punto no alcanzó para tapar lo inevitable: el rechazo mayoritario. Esos silbidos del final...

El mejor: Gastón Monzón.
El peor: Héctor Rivoira, Carlos Babington, Carlos Quintana, Angel Morales.

Así estamos:
En el Apertura
En el promedio
El fixture

jueves, agosto 26, 2010

De Interés Cultural


El lunes (30 de agosto) desde las 18.00 horas, en el Salón Dorado del Palacio Legislativo de la Ciudad de Buenos Aires, se realizará la ceremonia de Declaración de Interés Cultural del libro "Huracán, en el Bicentenario de la Patria", publicado por Susana Aradas.
Dentro de esta actividad, también, se hará un homenaje al director Juan José Campanella por haber incluído en su más reciente película, El secreto de sus ojos (ganadora del Oscar como Mejor Película Extranjera), las hermosas imágenes del estadio Tomás Adolfo Ducó, nuestro escenario.
Este acto es el reconocimiento del excelente trabajo presentado en la última Feria del Libro de Buenos Aires y la antesala de la presentación de la obra en La Feria del Libro de Frankfurt, la más importante del mundo.
Se reconocerán, además, a doce medios periodisticos con un presente en agradecimiento por la difusión y la colaboración con el libro.

Para ese libro fui convocado. Y escribí la contratapa. Acá, la reproduzco. Se tituló: "Nosotros, los Quemeros".

Me quedo con un puñado de escenas recientes para explicar la esencia de nuestro Huracán. El día del despojo de Liniers, el escandaloso 5 de julio de 2009, vi gente que lloraba abrazada a otra gente; vi chicos con el alma rota por la injusticia; vi a un tipo como Angel Cappa que se recibía de Quemero en la derrota; vi a dos jubilados sollozar en silencio, mojados en pleno desamparo tras la lluvia y el granizo. No me lo contaron.
Estaban ahí todos ellos, en el Amalfitani de las tristezas más duras, firmes, doloridos, con el corazón agujereado por una desilusión nacida de una herejía ajena. Ellos, nosotros, todos, éramos más de Huracán que nunca. En esa caída, en ese golpe feroz.
Lo confirmé para siempre: no se trata de la seducción de algún éxito pasajero; tampoco de una imposición de la implacable parafernalia mediática. Ser Quemero es una cuestión de pertenencia. Una preciosa herencia inmodificable.
Es cierto, no llegó a sumarse la sexta estrella en la camiseta, por un tal Gabriel Brazenas, por un tal Vélez. Pero ese día, en ese final de luchadores sin desenlace feliz había quedado sellada -otra vez- la identidad de Huracán. Porque la memoria lo guardará siempre a ese plantel, a esos Angeles de Cappa, a ese Equipo del Pueblo. Porque el recorrido fue un placer y un lujo. Por eso, hubo una ovación para ellos; y esos aplausos y el reconocimiento. También estuvieron las lágrimas compartidas y ese dolor que es pertenencia. No habrá olvido para esa tarde de Liniers. Porque el hincha de Huracán no es hincha del éxito sino de su identidad. Y ese equipo hizo algo enorme: lo demostró. Fue generoso como aquellos futbolistas que nos hicieron los más campeones de los años 20, como Guillermo Stábile y Cesáreo Onzari; fue guapo como Herminio Masantonio; fue futbolísticamente romántico como Emilio Baldonedo y Tucho Méndez; fue mágico como El Loco Houseman; fue leal como Jorge Carrascosa; fue lúcido y hasta lujoso como en los días felices de los 70; fue orgullosamente Quemero como el Turco Mohamed. Resultó, sobre todas las cosas, una reivindicación de aquellos mandamientos que parecían perdidos. Y algo más: se trató de una comprobación de que la indentidad y que la mística no siempre se construyen desde el título. A veces, la gloria no necesita de vueltas olímpicas. Y ese es el caso de nuestro inmenso Huracán.