lunes, diciembre 31, 2012

Ser Grande

La publicidad de Imparciales, en la década del 50. Los grandes ya eran tradición. Seis: River, San Lorenzo, Huracán, Racing, Independiente y Boca.

Hay varios modos de interpretar la aparentemente dinámica condición de "Grande". Se pueden tener en cuenta un montón de variables que resultan oscilantes y con frecuencia dependen de los momentos: los títulos, la cantidad de socios, la convocatoria de los clubes, el aporte a la Selección, las tablas históricas. Todos ellos son tan válidos como discutibles y circunstanciales. ¿Sería "Grande" Arsenal si ganara las próximas cinco Libertadores o si fuera el primer club argentino en ganar el Mundial de Clubes de la FIFA? ¿Dejaría de ser "Grande" River si se quedara sin cancha y sin sede y nunca más fuera campeón? ¿Serían "Grandes" All Boys o Nueva Chicago si obtuvieran todos los torneos de la próxima década y construyeran enormes estadios para su eventualmente creciente masa societaria? ¿Dejarían de ser "Grandes" San Lorenzo o Racing si descendieran consecutivamente a la C? No, definitivamente no.

Sucede que la condición de "Grande" es otra cosa. Tiene que ver con la tradición, con la historia que se escribió en algún momento determinado. Sirve un ejemplo: Boca, ahora, tiene más títulos internacionales que Independiente. Pero el "Rey de Copas" es el club de Avellaneda. Lo cuenta esa misma tradición. Quedó retratado así para siempre. Es una marca registrada. Algo inmodificable. Incluso más: en el ámbito local, hubo un carácter oficial de "Grande" homologado por la propia AFA.

En los años 20, el concepto de "Grande" ya comenzaba a mencionarse en el contexto del llamado "Amateurismo marrón" (los jugadores cobraban en negro y no tenían contrato). Era la antesala de aquel Profesionalismo que estaba llegando. Escribió Osvaldo Bayer sobre aquel tiempo: "El fútbol se capitaliza. A los jugadores -amateurs hasta ese momento- se los retiene en los clubes por dinero, y los clubes que tienen dinero atraen a los mejores de los clubes pobres. Aparecen ya, a comienzo de los veinte, las categorías de clubes grandes y clubes chicos".

Entonces, en 1931 se hace oficial el cambio en el modo de desarrollar la actividad. Los jugadores pasan a ser oficialmente lo que, de hecho, ya eran: profesionales. Son 18 los equipos que comienzan en la máxima categoría. Nueve de ellos ya habían salido campeones: Racing (9), Boca (6), Huracán (4), San Lorenzo (3), Independiente (2), River, Estudiantes, Gimnasia y Quilmes (uno cada uno). El promedio de puntos obtenido hasta aquella temporada inaugural también muestra quiénes eran los principales protagonistas a esa altura: Boca: 76,71 por ciento; Racing: 76,67; San Lorenzo: 69,10; Huracán: 68,02; River: 66,86 e Independiente: 65,74. La Era Profesional, esa continuidad dentro de la Historia del Fútbol Argentino, amanecía con seis equipos como candidatos.

Con la fundación de la actual AFA en 1934, los clubes más importantes comenzaron a reclamar una participación en las decisiones proporcional a su relevancia. Hubo encuentros y discusiones durantes tres años. Hasta que en la reunión del Consejo Directivo de la AFA, el 5 de agosto de 1937, se dispuso establecer el voto proporcional. Estos eran los aspectos a considerar:

1) Tres votos para los clubes que tuvieran 20 años de participación consecutiva en los torneos oficiales,  hubieran sido campeones en 2 o más temporadas y que sumaran más de 15.000 socios.
2) Dos votos para los clubes con más de 10.000 socios y menos de 15.000, o el que no teniendo esa cifra, haya sido campeón de primera y tenga en la división una antigüedad no menor de 20 años.
3) Un voto para los que estén fuera de las consideraciones anteriores. 

Inicialmente, Racing (9 títulos y 27 temporadas), Boca (9 y 25), San Lorenzo (4 y 23), River (3 y 29) e Independiente (2 y 26) encajaron en el primer grupo. Y Huracán (4 y 24) quedó en el segundo lugar de privilegio, como el sexto equipo en cuestión. Le faltaban algunos socios apenas. Estudiantes (campeón en 1913) y Gimnasia (vencedor en 1929) aparecen también en el segundo escalón. En la Memoria y Balance de la AFA de 1942 se modifica el cálculo de votos. Y Huracán es incluido en el primer grupo, el de los más grandes. Señala el Artículo 94 de la Normativa:  "En virtud de lo establecido en al artículo 13 de este Estatuto, quedan compredidos en el inciso a) del mismo los clubes. Atlanta, Banfield. Chacarita, Ferro, Lanús, Newell's, Platense y Central, con un voto cada uno; b) última parte, los clubes Estudiantes de La plata y Gimnasia y Esgrima de La Plata, con dos votos cada uno; y en el inciso c) los clubes: Boca, Huracán, Independiente, Racing, River y San Lorenzo, con tres votos cada uno". Este esquema se mantiene hasta principios de los años cincuenta. Luego, ya no hubo más votos privilegiados.

La última manifestación oficial de la AFA, en la Memoria y Balance de 1942. Seis grandes determinados por los votos privilegiados: Boca, Huracán, Independiente, Racing, River y San Lorenzo. Así mencionados por la máxima entidad del fútbol argentino, por orden alfabético.

No era casualidad: al finalizar 1941, Huracán era el tercer club con mayor cantidad de socios del fútbol argentino. Tiempos de Ducó en la presidencia, de obras, de crecimiento. El panorama a esa altura era el siguiente, de acuerdo con el Registro de Instituciones de la AFA de ese año:

1) Boca: 24.890 socios.
2) River: 22.948 socios
3) Huracán 21.554 socios.
4) San Lorenzo 21.331 socios.
5) Independiente 17.454 socios.
6) Racing 17.353 socios.

Luego venían los equipos de La Plata, lejos: Gimnasia (8.602) y Estudiantes (6.020). En tanto, los rosarinos -dos años después de incorporarse directamente a la AFA- sumaban entre ambos menos de diez mil socios: Newell's (5.564) y Central (3.799). Y Vélez, con 2.450 socios, tenía poco más que la mitad de Ferro (4.090).

Aquella resolución resulta también la última expresión oficial de la AFA sobre la cuestión. El mapa del fútbol argentino era el siguiente entonces, ya un lustro después, a principios de 1947:

Los Grandes, tres votos:
Boca (12 Campeonatos; 35 temporadas; 9 Copas)
Racing (9 Campeonatos; 37 temporadas; 12 Copas)
River (7 Campeonatos; 39 temporadas; 7 Copas)
San Lorenzo (5 Campeoantos; 33 temporadas; 2 Copas)
Independiente (4 Campeonatos; 36 temporadas; 9 Copas)
Huracán (4 Campeonatos; 34 temporadas; 6 Copas)

Los Medianos, dos votos:
Estudiantes (1 Campeonato; 35 temporadas; 2 Copas)
Gimnasia (1 Campeonato; 29 temporadas; 1 descenso)

Los Chicos (ordenados según su ubicación en la campaña de 1946 en Primera), un voto:
Rosario Central (8 temporadas; 5 Copas; 1 descenso)
Platense (34 temporadas)
Newell's (8 temporadas; 2 Copas)
Vélez (26 temporadas; 1 descenso)
Lanús (27 temporadas; 1 descenso/fusión)
Chacarita (21 temporadas; 1 descenso)
Tigre (29 temporadas; 2 descensos)
Atlanta (35 temporadas; 1 descenso/fusión)
Ferro (33 temporadas; 1 descenso)

Ya más tarde, fueron los medios los que se encargaron de ofrecer miradas al respecto; pero ya no hubo más manifestaciones oficiales. Y esas expresiones mediáticas, naturalmente, tuvieron que ver con determinadas apariciones de clubes relevantes: primero, el notable Estudiantes de Osvaldo Zubeldía hacia finales de los años 60; luego, a partir de los años 70, el creciente fenómeno de los clubes rosarinos, Central y Newell's; más tarde, desde los 90, la irrupción de un Vélez protagonista y exitoso. El club de Liniers es el perfecto ejemplo del crecimiento escalón por escalón: hasta los años 50 resultaba decididamente un club chico; en los 60 ya se comienza a involucrar en la clase media; a partir de los 90 se transforma en un competidor de elite; en la actualidad es candidato en cada torneo que comienza. Dicho de otro modo, Vélez es un poderoso de este tiempo. Tanto que ya es el quinto equipo en la tabla histórica del Profesionalismo, incluso delante de Racing. Pero la condición de "Grande" -esa que cuenta la historia, la tradición- no está estrictamente en juego más allá de las discusiones de bar o en los foros de Internet, todo ese folclore que nada tiene de rigor histórico. Ya la definió la AFA, por última vez, hace más de siete décadas.

Ser "Grande" es una tradición que los éxitos ajenos no modifican. Y en tal sentido, también hay números que lo cuentan. La convocatoria en el Profesionalismo, ese aspecto insoslayable para determinar el índice de popularidad de un club, lo retrata de manera implacable. Más allá de los vaivenes y de las apariciones posteriores, el promedio de venta de entradas entre los históricos equipos de Primera se mantuvo fiel a aquella determinación de la AFA de los años cuarenta. Lo que sigue es el detalle del promedio de venta de entradas por partido en la historia del Profesionalismo (1931-2009), según una publicación del diario Olé y del libro del centenario de San Lorenzo, con datos ofrecidos por la propia AFA:

1) Boca 17.447
2) River 16.279
3) San Lorenzo 11.585
4) Racing 11.428
5) Independiente 11.180
6) Huracán 7.668

Es cierto, de todos modos: Huracán lleva tres décadas de retrocesos y de espasmos felices sin consagración. En simultáneo, en tiempos de torneos cortos, Vélez compite a la altura de los mejores; y Estudiantes se sumó de idéntico modo en el estupendo Ciclo Verón. En cuanto a convocatoria, en tanto, los dos rosarinos están a la altura de los "Grandes", más allá de los avatares de sus campañas. Pero así como Independiente se consolidó como "El Rey de Copas" -más allá de discusiones mediáticas y numéricas-, Huracán es ese "Grande" que la tradición cuenta. Incluso a pesar de tantas penas de tango sufridas en tiempos recientes...

Más:
"Grande se nace": así estaba cada uno al inicio de la Era Profesional, en el Blog.

domingo, diciembre 30, 2012

El espejo de un optimismo

Belgrano, en la temporada 10/11. El equipo que mandó a la B a River. En la primera rueda había sumado sólo 22 puntos.

Huracán, con sus 21 puntos en 18 fechas, está muy lejos de la pelea de arriba. Se encuentra en el puesto 14 a diez puntos del tercero, Gimnasia de Jujuy (igualado con Rosario Central, el escolta del líder Olimpo). Parece casi imposible acceder a uno de los tres puestos que ofrecen ascensos a Primera. Se necesitan demasiados puntos (para empezar a hacer cuentas, no menos de 38 de los 60 que quedan en juego) y hay rivales importantes en los puestos de arriba. No hay razones para ser optimistas, sobre todo luego del flojísimo cierre del año, con la desencantadora derrota frente a Defensa y Justicia, en Florencio Varela.

Sin embargo, hay un antecedente que mucho se parece a un espejo donde mirarse. En la campaña 2010/11, el histórico Belgrano de Córdoba que mandó al descenso a River, en la Promoción, también tenía 21 puntos en la fecha 18, como ahora el Globo de Newbery. Y finalizó la primera rueda con 22 (tras empatar 1-1 ante San Martín de San Juan, ya en febrero de 2011, en la reanudación del torneo). De los cinco partidos siguientes ganó dos (contra Patronato y San Martín de Tucumán, ambos de local), empató tres y perdió frente a Rosario Central, en Arroyito. Disputadas 25 fechas sumaba sólo 31 puntos (siete victorias, diez empates y ocho derrotas).

Pero aceleró y no lo paró nadie. En los once partidos siguientes sumó 27 puntos de 33 (ocho victorias y tres empates) y llegó a las dos fechas finales con margen respecto de su objetivo de acceder a la Promoción. Perdió de local frente a Almirante Brown (1-2, con dos goles del Quemero Daniel Vega) y, con suplentes, igualó sin goles frente a San Martín de San Juan. Finalizó cuarto, pero si hubiera ganado estos últimos dos encuentros, habría finalizado tercero, delante de su rival de la última fecha.

Luego, llegó la Promoción. El golpe en el Barrio Alberdi, el bombazo en el Monumental y el regreso a la máxima categoría. Pero no sólo eso: también nació, con Ricardo Zielinski como entrenador y con la misma base de aquella primera rueda (Juan Carlos Olave, Gastón Turus, Claudio Pérez, Luciano Lollo, Ribair Rodríguez, César Pereyra, César Mansanelli y Franco Vázquez, entre otros), el mejor ciclo de la historia de Belgrano. Igualó el segundo puesto en dos ocasiones: en el Apertura 2011 (con 31, al igual que Racing, Vélez y Colón, sólo detrás de Boca) y en el Inicial 2012 (con 36, al igual que Newell's, a cinco unidades de Vélez). En los tres torneos disputados en la máxima categoría desde su ascenso sumó 91 puntos en 57 partidos, que lo ubican cuarto en la tabla de los promedios, sólo debajo de Vélez, Boca y Lanús.

Entre aquel inicio de este ciclo de Belgrano y este Huracán de días incómodos hay otra similitud, más allá de los puntos y los detalles numéricos: la fidelidad de la gente. Los Piratas estaban entre los primeros en la tabla de venta de entradas. Ahora, los Quemeros son los líderes en ese rubro, a pesar del puesto 14 y la floja campaña. Dicho de otro modo, pensando en lo que viene: la gente está. Ahora falta que aparezca el equipo.

sábado, diciembre 29, 2012

Ringo íntimo



Ringo Bonavena con Pepe Biondi. Pura magia compartida para la televisión. También orgullo Quemero.

jueves, diciembre 27, 2012

La propuesta


En el día de la fecha (27/12) en el Ministerio de Desarrollo Económico del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el sub-secretario Carlos Pirovano brindó una conferencia de prensa con respecto al tema “La Quemita” para aclarar su posición y evitar confusiones con respecto al tema. La misma contó con la presencia de miembros de la mesa de dialogo como Alejandro Nadur, Jorge Costamagna, Walter Santoro y Diego Díaz Patrón.

El sub-secretario afirmó que la propuesta del Gobierno de la Ciudad quiere realizarle el menor perjuicio a Huracán, y repararlo en caso de realizarlo. En este sentido, Huracán sacrificaría en total 1.7, ya que se le quitaría 2.5 hectáreas y se le reintegrarían 0.8 hectáreas. En caso de realizarse las modificaciones, las mismas no empezarían hasta que las obras estén realizadas a favor de Huracán. Además se le ofreció al club la administración del polideportivo de Parque Patricios de 1 hectárea en frente de la Sede Social. En situación de aceptarse esta propuesta se renovaría la cesión de La Quemita por 20 años más y darían la posibilidad de escriturarlo de forma definitiva con un plan de pago a través del Banco Ciudad.

En cuanto a Huracán, entrego la propuesta que se basa en hacer obras sin modificar el terreno de La Quemita. Esto quiere decir, en predios linderos para que no sea retocado ni un solo centímetro del predio deportivo Jorge Newbery. Para estas propuestas se tiene que evaluar los costos para el presupuesto del Gobierno de la Ciudad.

Durante el verano se seguirá dialogando buscando la mejor alternativa para Huracán. Mientras tanto el miércoles 2 de enero a las 11hs se realizará una conferencia de prensa mostrando la distribución de los terrenos según las propuestas indicadas y la vida social y cultural que se desempeñan en dicho predio.

Prensa Huracán

miércoles, diciembre 26, 2012

Caminantes


Lo escribió el amigo de la Vecina Orilla, Eduardo Galeano: "La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar". Y eso es Huracán: un largo recorrido de caminantes.

martes, diciembre 25, 2012

Líder en las tribunas

El último partido de Huracán como local, frente a Ferro.

La AFA dio a conocer en los últimos días la tabla de venta de entradas de las dos primeras categorías. Y Huracán, a pesar de su floja campaña (apenas seis triunfos en 18 partidos), finalizó primero en la B Nacional.

El top 5 de Primera (Inicial 2012):
 1) Boca (6o.)
2) Belgrano (3o.)
3) River (8o.) 
4) Newell's (2o.) 
5) Racing (5o.) 
  El top 5 del Nacional (2012): 1) Huracán (14o.)2) Gimnasia La Plata (4o.) 3) Instituto (17o.)4) Banfield (5o.)5) Rosario Central  (2o.)
Algunos detalles sorprenden: 1) El campeón del Inicial de la A finalizó séptimo. 2) Olimpo, sólido puntero de la segunda categoría, terminó decimoquinto. 3) Sólo dos equipos que no culminaron dentro del top 10 de su categoría (en cuanto a puntos) estuvieron entre los cinco que más entradas vendieron: Huracán e Insituto de Córdoba. Esto último tiene nombre: se llama fidelidad.

domingo, diciembre 23, 2012

Matemáticas de la salvación y del milagro


Huracán está atravesando el peor momento deportivo de sus 104 años de historia. Es un atropello a esa grandeza que construyó en otro tiempo. Quedan tan lejos aquellos que hicieron de Huracán el más campeón de los años veinte (junto a Boca). Tanto que parecen una mentira bien contada por los abuelos o los bisabuelos de los hinchas de estos días duros. Parecen tan ajenos los días felices de los años setenta, con nombres de chapa internacional, con cracks para guardar por varios siglos. Si hasta resulta increíble imaginar las 73 temporadas sin interrupciones en la máxima categoría (desde 1914 hasta 1986). Si incluso Los Angeles de Cappa -esa magia que duró seis meses- quedan a un abismo, más allá de que apenas pasaron tres años y un poquito. Distorsiona todo este presente de equipo roto, de promedio escaso, de riesgo de descenso a la tercera categoría.Y así anda Huracán, con el deseo herido de volver a Primera; con la certeza de que tiene que sumar para zafar del dolor más lamentable.

Los detalles que continúan son apuntes nacidos de esta situación traumática. Son dos partes: la realista, la que cuenta la cuestión de los promedios; y la mágica/optimista, que retrata antecedentes de ascensos post-trauma. Quedan 20 fechas (60 puntos) que Huracán afrontará entre el abismo y la posibilidad lejana...

Números para el rescate

Huracán es uno de los 13 equipos del fùtbol argentino que jamás jugó en el tercera categoría. El grupo lo completan Boca, Independiente (los únicos dos que no descendieron al segundo nivel), River, Racing, San Lorenzo, Estudiantes, Gimnasia, Newell's, Central, Banfield, Vélez y Argentinos. Por primera vez en su historia, El Globo de Newbery corre ese riesgo. Se salvó una fecha antes del final en la pasada temporada.

Ahora, la situación es tan complicada como entonces. Con una salvedad: esta vez, no hay Promoción y sólo se producirán dos descensos. Al cabo de las primeras 18 fechas, ya en receso, Huracán está ubicado en el puesto 17 con 1,196 de promedio (67 puntos en 56 partidos), sólo delante de Nueva Chicago (0,944) y de Douglas Haig (1,000), dos de los recién ascendidos que dividen por una sola temporada, y de Independiente Rivadavia (1,170), que divide por tres. Por encima hay cuatro equipos -también complicados- separados por cuatro puntos: Merlo (115), Defensa y Justicia (118), Atlético Tucumán (119) y Gimnasia de Jujuy (119). Más aliviados, pero no a salvo se encuentran: Ferro (125) y Boca Unidos (126). Todos ellos dividen por tres campañas.

Hay dos casos particulares: Crucero del Norte (25 puntos en 18 fechas) y Sarmiento (27/18) parecen a salvo, pero la realidad es que están más complicados que -por ejemplo, Ferro y Boca Unidos- ya que dividen por una sola temporada y su ventaja respecto de los dos últimos no es tan amplia como para ofrecer garantías de permanencia.

Considerando las dos primeras categorías y desde que se cuentan tres puntos por victoria para la tabla de los promedios (desde la temporada 97/98), el equipo que finalizó en los dos últimos puestos -y descendió- con el promedio más alto fue Banfield en la reciente campaña 11/12: 1,245. Sumó 142 puntos en 114 encuentros (entre ellos, los 41 que le permitieron ganar su único título de la máxima categoría, en el Apertura 2009). Tomando como referencia ese detalle que involucra datos de 30 temporadas (15 de la A y 15 de la B Nacional), Huracán para superar ese promedio de la salvación debería llegar a los 95 puntos en las 76 fechas (dos campañas). Ahora tiene 67; es decir que debería obtener 28 de 60. Así, llegaría a 1,250.

Considerando ese cálculo, a continuación se publican los puntos que a cada equipo le faltarían (de los 60 que quedan por disputar) para evitar el retroceso a la tercera categoría:

En descenso:
20) Nueva Chicago: 31 (1,263).
19) Douglas Haig: 30 (1,263).

En peligro:
18) Independiente Rivadavia: 33 (1,254)
17) Huracán: 28 (1,250)
16) Merlo: 28 (1,254)
15) Defensa: 25 (1,254)
14) Atlético Tucumán: 24 (1,254)
13) Gimnasia de Jujuy: 24 (1,254)

Con alguna complicación:
12) Ferro: 18 (1,254)
11) Boca Unidos: 17 (1,254)
8) Crucero del Norte: 23 (1,263)
4) Sarmiento: 21 (1,263)

De todos modos, en la mayoría de las temporadas alcanzó con promedios bastante menores para no descender ni correr riesgos. La pasada campaña de la B Nacional sirve de perfecto ejemplo. Atlanta (0,895) y Desamparados de San Juan (0,974) terminaron en los últimos dos lugares y retrocedieron. Brown de Puerto Madryn y Chacarita (ambos con 1,000) jugaron la Promoción y la perdieron. Hubo cuatro descensos. Sin embargo, Gimnasia de Jujuy (con la cifra clave de 1,245) finalizó en el puesto 12.

Queda una impresión: el escenario dependerá mucho de lo que hagan Chicago y Douglas Haig. Si no mejoran de manera notable sus recorridos en el 2013 que se viene, no serán necesarios tantos puntos. Si imitan lo que hicieron los otros dos ascendidos (Crucero del Norte y, sobre todo, Sarmiento) habrá que hacer cuentas hasta el final. Se verá...

///

Números para un milagro

El formato de esta temporada es distinto a los dos anteriores de la última década, pero tiene un rasgo en común: la tabla acumulada es relevante. Desde la campaña 02/03 hasta la 06/07 se jugaron Apertura y Clausura, pero los puntos de ambos torneos se sumaban para determinar puestos en la Segunda Final, en las Promociones y en los Reducidos. Desde la 07/08, se jugó un campeonato largo en el que el primero y el segundo ascendían (como campeón y subcampeón) y los dos que le seguían disputaban la Promoción con los equipos de Primera. A partir de la actual edición de la B Nacional, el formato es el mismo, pero ascienden directamente los tres primeros y no se juega la Promoción.

Sin embargo, las tablas acumuladas anteriores sirven como referencia para saber dónde está parada Huracán respecto de su lejana posibilidad de regresar a la máxima categoría. En este recorrido de diez temporadas sólo dos equipos que finalizaron entre los tres primeros sumaron menos de 60 puntos: Unión (en la 07/08 acumuló 56 fue tercero y luego cayó en la Promoción) y Argentinos (hizo 59 en la 03/04 y subió a la A a través de la Promoción). El dato no resulta un motivo para el entusiasmo. Peor aún: con 62 puntos o menos, incluyendo los dos casos mencionados, apenas ocho consiguieron treparse al podio.

El primer caso, el de la temporada 03/04, merece una mención especial. Huracán de Tres Arroyos fue el que más sumó (62) y ascendió a través de la Promoción; Instituto (60) ganó el Apertura y subió como campeón tras ganar la Primera Final; y el citado caso de Argentinos (59). Además, Almagro (58) trepó a Primera tras imponerse en la Segunda Final. Caso curioso: la temporada con equipos encumbrados de menor puntaje permitió cuatro ascensos. Luego de eso, sucedieron sólo otros tres casos de equipos que llegaron al top 3 con 62 o menos unidades: Huracán (tercero con 61 en la 04/05, perdió la Segunda Final contra Gimnasia de Jujuy y la Promoción ante Instituto) y Chacarita (tercero con 60 en la 05/06); Rafaela (tercero con 62 en la 08/09).

Huracán apenas acumula 21 puntos en las 18 fechas que jugó. Tiene 13 equipos adelante y está a 10 unidades del segundo y del tercero, Rosario Central y Gimnasia de Jujuy, el próximo rival (en febrero, en el Ducó, por la última fecha de la primera rueda). Proyectando campañas de los que ahora ocupan el podio, el tercero no debería sumar menos de 63 puntos. Además, hay otros dos equipos/candidatos al acecho: Gimnasia La Plata y Banfield suman 30.

En consecuencia, Huracán necesitará acumular no menos de 43 de los 60 puntos que restan y esperar que la lucha de los de arriba resulte pareja, muy pareja. Y, de ser posible, con varios empates entre ellos. Las siguientes combinaciones ofrecerían 43 puntos: 12 victorias-7 empates-una derrota; 13-4-3; 14-1-5. A simple vista: Huracán debería ganar no menos de 13 de los 20 partidos para poder imaginar un futuro inmediato de Primera. En definitiva, algo así como un milagro...

viernes, diciembre 21, 2012

Huracán, un clásico


Desde ayer, la FIFA incluyó a Huracán entre los "Clubes Clásicos", en su Salón de la Fama del fútbol mundial. Y hasta lo anunció en la portada de su página web. A pesar del descenso, la historia del Globo de Jorge Newbery sigue latiendo.

DEL BARRIO A LA HISTORIA
Mientras muchas instituciones van escribiendo su historia a partir de títulos y éxitos altisonantes, otras más humildes forjan la suya en base a logros menos tangibles, pero desde un sentido de pertenencia superior a cualquier trofeo digno de exhibición…

He ahí porqué el fútbol hace posible que un humilde equipo de barrio, como el Club Atlético Huracán, se haya ganado un lugar indiscutido entre los grandes de Argentina a fuerza de popularidad y de una manera de sentir el juego, incluso por encima de otros con un palmarés más rutilante.

A continuación, FIFA.com repasa la rica historia de un club que, para César Luis Menotti, salvó al fútbol argentino… 

*Nacimiento del club
Al igual que la ciudad de Buenos Aires que lo vio nacer, el club tuvo dos fundaciones. La primera se remonta al 25 de mayo de 1903, cuando un grupo de jóvenes de Nueva Pompeya decidieron crear un club de fútbol llamado “Verde esperanza y no pierde”. Los encargados de confeccionar el sello necesario para sus actividades administrativas, no obstante, les recomendaron acortar el nombre. Entonces, inspirados en un almanaque de la librería a la que habían concurrido, lo cambiaron por el de Club Atlético Huracán.

La fundación oficial se produjo recién el 1 de noviembre de 1908, impulsada además por varios estudiantes de un colegio del colindante barrio de Parque Patricios. En 1909 se agrega a la original camiseta blanca el logo, un globo aerostático que, también llamado “El Huracán”, había volado ese año un excéntrico porteño llamado Jorge Newbery desde Buenos Aires hasta Brasil.

Así, en las vísperas de la segunda década del Siglo XX, ya estaban dadas las condiciones para que surgiera la leyenda del Globo de Parque Patricios

*Mitos y realidades de una pasión
Luego de tres ascensos consecutivos, Huracán alcanzó la Primera División en 1914. Fue en ese entonces, durante el apogeo de la era amateur, que este humilde club se ganó su lugar entre los seis grandes del fútbol argentino, al obtener cuatro títulos en ocho años. A esta altura, el Quemero ya tenía como clásico rival a San Lorenzo, por una cuestión barrial, y había forjado su rivalidad con Boca Juniors, con quien peleaba año a año por el título.

Dos de los máximos ídolos de aquella época fueron los delanteros Cesáreo Onzari, luego mundialmente conocido como el autor del primer gol olímpico en 1924 (Ver Historia y arte del ‘gol olímpico’), y Guillermo Stábile, quien jugaba en el Globo cuando, con la selección argentina, ganó la Bota de Oro Adidas como máximo artillero de Uruguay 1930, la primera Copa Mundial de la FIFA de la historia.

Stábile comenzó así una suerte de tradición para los jugadores de Huracán, el club argentino que más goles le ha aportado a la albiceleste en Mundiales: 14. A los ochos de Stábile hay que sumar los cuatro de René Houseman (tres en Alemania 1974 y uno en Argentina 1978) y los dos de Carlos Babington y Miguel Brindisi (uno cada uno en 1974). Al Globo le siguen en ese honor dos equipos extranjeros, la Fiorentina (por los 11 tantos de Gabriel Batistuta) y el Valencia (por los 6 de Mario Kempes).

Pero Houseman, Babington y Brindisi fueron, sobre todo, tres pilares del conjunto que marcó la era dorada del Globo en el profesionalismo. Todo comenzó a gestarse en 1971 con la contratación del entrenador César Luis Menotti. De su mano, Huracán fue tercero en 1972, siendo el único en vencer al campeón San Lorenzo en la segunda rueda, y por goleada (3-0).

El tan ansiado título llegó un año después, cuando obtuvo brillantemente el Torneo Metropolitano de 1973 con una ventaja de cuatro sobre Boca y seis sobre San Lorenzo. En aquel conjunto, todavía recordado por los amantes del fútbol estéticamente bien jugado, también sobresalieron jugadores de la talla de Alfio Basile, Roque Avallay y Omar Larrosa.

Con la misma base, Huracán fue semifinalista de la Copa Libertadores 1974 y subcampeón de los Metropolitanos 1975 y 1976. Este último año ya militaban en el Globo el arquero Héctor Baley y el mediocampista Osvaldo Ardiles, más tarde convocados junto a Larrosa y Houseman por Menotti a la selección que sería campeona del mundo en Argentina 1978.

La década siguiente marcó el inicio de etapas inestables. Huracán descendió por primera vez en 1986 y tardó cuatro años en retornar, pero no fue hasta 1994 que volvió a pelear un campeonato. Con Héctor Cúper en el banquillo, el Globo llegó a la última fecha del Clausura con un punto de ventaja sobre Independiente, ante quien debía cerrar el certamen: como visitante, perdió 4-0 y terminó segundo.

El Globo vivió una frustración semejante 15 años después. Atrás habían quedado los descensos de 1999 y 2003 cuando Ángel Cappa, un menottista confeso, puso el equipo a tiro del título en el Clausura 2009 gracias a un juego excelso. Con un plantel donde brillaban los exquisitos Javier Pastore y Mario Bolatti, Huracán llegó otra vez a la jornada final un punto arriba de su rival de turno, en esta oportunidad Vélez Sarsfield, que lo venció por 1-0.

La derrota no tapó el nivel de juego que exhibió Huracán, y Babington, presidente en ese momento, supo expresarlo. “El equipo de 1973 era más contundente, desde ya, pero yo le dije a mi hijo, que no nos vio jugar, que la idea del de dirigió Cappa era exactamente la misma. Por eso nos emocionó tanto el equipo de 2009, porque nos permitió revivir nuestro modo de jugar 30 años después…”. 

*En el presente
El desmembramiento de ese plantel provocó un espiral descendente, que culminó con la cuarta pérdida de la categoría a mediados de 2011 tras un desempate con Gimnasia y Esgrima La Plata. En la temporada 2011/12 merodeó peligrosamente con un nuevo descenso, pero supo cambiar el rumbo a tiempo y mantuvo su lugar en la B Nacional. En la actualidad pelea por colocarse en el lote de los que disputarán los tres ascensos a Primera. 

*El estadio
La piedra fundacional del Estadio Tomás Adolfo Ducó, llamado así por quien fue el impulsor de la obra pero también conocido como El Palacio, fue colocada en Parque Patricios el 26 de octubre de 1941, aunque sus tribunas recién comenzaron a construirse en agosto de 1943. Inaugurado en septiembre de 1947, el recinto tiene hoy una capacidad de 48.000 espectadores. En 2007 fue declarado Patrimonio Histórico y de Defensa Estructural de la Ciudad de Buenos Aires.

///

Principales títulos*:
4 Campeonatos de Primera División amateur (1921, 1922, 1925, 1928)
1 Campeonato de Primera División profesional (1973)
 *Los títulos mencionados no pretenden ser una lista exhaustiva del palmarés del club, sino un resumen de sus principales conquistas.

Jugadores legendarios:
José Laguna, Césareo Onzari, Guillermo Dannaher, Pedro Martínez, Angel Chiesa, Guillermo Stábile, Pablo Bartolucci, Hugo Settis, Luis Monti, Jorge Alberti, Bruno Barrionuevo, Manuel Giúdice, Arsenio Erico, Herminio Masantonio, Emilio Baldonedo, Norberto Tucho Méndez, Atilio Mellone, Alfredo Di Stéfano, Eduardo Ricagni, Néstor Rossi, Sebastián Viberti, Alberto Rendo, Miguel Loayza, Miguel Brindisi, Carlos Babington, Alfio Basile, René Houseman, Jorge Carrascosa, Osvaldo Ardiles, Claudio Morresi, Héctor Herrero, Héctor Cúper, Pedro Barrios, Antonio Mohamed, Hugo Morales, Víctor Delgado, Walter Pelletti, Luis González, Daniel Montenegro, Mariano Andujar, Mario Bolatti, Javier Pastore.

jueves, diciembre 20, 2012

Tito, una figurita


Tito Manuel Gómez no fue un crack de la historia de Huracán. Pero en los años sesenta realizó aportes valiosos. Entre 1965 y 1970, disputó 119 partidos y convirtió 13 goles. Jugaba como mediocampista en tiempos en los que el Globo de Newbery estaba consolidado en Primera, incorporaba jugadores relevantes, pero no podía protagonizar en lo alto de la tabla. En el año de la figurita, 1966, marcó tres tantos en 36 encuentros (fue uno de los que más presencias tuvo en el plantel). Aquí, este módico homenaje.

miércoles, diciembre 19, 2012

Proyecto Sur, con La Quemita


"Desde el bloque de Proyecto Sur bregamos por la cesión del 100% de los terrenos de la Quemita al Club Atlético Huracán por el plazo de 20 años", afirmó el diputado porteño del Bloque Proyecto Sur, Rafael Gentili.

Con la expectativa de una resolución positiva, los quemeros esperamos que llegue la nueva sesión en la Legislatura Porteña en la cual se trate el proyecto que permitirá a Huracán utilizar por veinte años más las tierras del campo de deportes Jorge Newbery, conocido como “La Quemita”.
En este marco, Rafael Gentili, diputado porteño por el Bloque Proyecto Sur brindo su opinión y contundente apoyo al club.
-¿Que opina  del proyecto, que le permitirá a Huracán utilizar el predio por 20 años más?
El proyecto de ley fue propuesto por algunos integrantes dela actual Comisión Directiva del Club Huracán y miembros de la Mesa de Trabajo que se conformó para el seguimiento de este tema. La redacción del mismo fue realizada en conjunto por la CD y los miembros de la Mesa de Trabajo, conjuntamente con algunos asesores de nuestro despacho, quienes ayudaron de manera técnica legal a darle forma al mismo. Nuestra propuesta y compromiso fue y es que el proyecto sea asumido y apoyado por todos los bloques políticos que existen en la Legislatura.
En tal sentido, queremos también expresar, que consideramos que el camino adecuado para lograr que el Club Atlético Huracán obtenga la cesión del predio de la Quemita por otros 20 años más, es apoyar el proyecto mencionado. Hay que tener cuidado con algunas propuestas que pueden dejar abierta  la puerta a cualquier tipo de negocio inmobiliario en dichos predios, ni que la Quemita sea prenda de cambio o negociación en los negocios del grupo Irsa, Tba, o el Plan Maestro de la Comuna 8.
Finalmente queremos destacar, que en Septiembre de 2012, todos los bloques, con el auspicio principal del PRO, aprobaron la cesión de los terrenos del Club Pintitas, aledaños con la Quemita, sin necesidad de realizarse instancias de negociación o comisiones de seguimiento, motivo por el cual, la postura de Proyecto Sur es que en el caso de la Quemita, tenga idéntico tratamiento y se apruebe sin dilación alguna el proyecto de cesión del 100% de los terrenos de la Quemita al Club Atlético Huracán por el plazo de 20 años.
-¿Porque su partido lo apoya?
El bloque del Movimiento Proyecto Sur apoya el proyecto que le permitirá a Huracán utilizar el predio por 20 años más porque valoramos y tenemos en cuenta el trabajo realizado por el Club Atlético Huracán desde el año 1986 hasta la fecha en la Quemita, donde han desarrollado una tarea social y deportiva muy importante, así como también respecto al cuidado y a las obras e infraestructura levantadas con tanto esfuerzo por parte de los socios e hinchas de dicha Institución, quienes han logrado levantar un Campo de Deportes donde se desarrollan numerosas actividades deportivas y sociales que benefician ala comunidad. Noescapa a nuestro conocimiento, que antes de la llegada de Huracán a dicho predio, el mismo se encontraba totalmente abandonado y en pésimo estado de conservación. También apoyamos el proyecto de cesión por 20 años a favor de Huracán, porque creemos desde Proyecto Sur en la importancia central que poseen las entidades sociales y deportivas sin fines de lucro en la recomposición del tejido social, motivo por el cual, consideramos que hay que fortalecerlas y ayudarlas en su desarrollo y crecimiento, mucho más, si tenemos en cuenta la importancia que representa el Club Atlético Huracán para la Ciudad de Buenos Aires. Finalmente y en tal sentido, corresponde señalar que Proyecto Sur no apoya ni piensa apoyar ningún tipo de cercenamiento del espacio público, o bien público afectado al bien común para el beneficio de empresas privadas o negocios inmobiliarios tal como el PRO y el FPV tristemente han acordando en estos días.
-¿Cuales son las expectativas para la próxima sesión?
Aun no se sabe que día se tratara este tema. Para el día miércoles de esta semana hay una sesión extraordinaria donde se tratara el traspaso del subte. Hay otra sesión el día jueves donde aun no sabemos cuales serán todos los temas que se trataran.
Nuestra expectativa es conseguir los 40 votos para la aprobación del proyecto y que los hinchas del club puedan terminar tranquilos este año. Como ustedes sabrán esta complicado, de todas maneras nosotros seguimos esforzándonos para lograrlo, la semana pasada pudieron verlo los integrantes dela Comisión Directivadel club y algunos hinchas que estuvieron dentro de la Legislatura y fueron testigos del esfuerzo que realizamos en conjunto para conseguir los votos del PRO  y sus bloques aliados.
-Porque considera que el PRO decidió desarrollar el “PLAN MAESTRO COMUNA 8”  utilizando parte de este predio utilizado por Huracán desde 1986?. ¿Por que ahora?
Desde Proyecto Sur consideramos imprescindible avanzar en un plan de desarrollo de la zona sur. Lamentamos la metodología con la que se pretende avanzar en un proyecto que evidentemente no tiene el grado de consenso necesario. El caso de Huracán en este proyecto no es el único, ya que detrás del objetivo compartido de revertir el proceso de deterioro de la zona se busca enajenar tierra pública sin la necesaria participación de los actores involucrados, para favorecer grandes negocios inmobiliarios.
-¿Cual es su opinión sobre la decisión de no renovar este espacio teniendo en cuenta que en el mismo se desarrollan actividades gratuitas tanto a escuelas primeras de la zona como a socios de la institución?
El caso de Huracán evidencia la necesidad de debatir profundamente el uso y destino de las tierras públicas de nuestra Ciudad, al tiempo que explicita la ausencia de mecanismos participativos profundos que permitan dar esa discusión.
Desde el interés general de todos porteños puede que en algún momento esas tierras, u otras que se encuentran en igual situación, resulten necesarias para otros fines distintos a los actuales; lo que está claro para el caso de Huracán es que ésta no parece ser la ocasión ni mucho menos la forma de recuperarlas.
Es imperioso generar canales de diálogo institucionales, procedimientos claros con el nivel de participación necesaria para que en caso de consensuar con los actores la modificación de la situación actual se avance en la formulación de alternativas que conformen tanto a los hinchas al tiempo que respondan a las eventuales necesidades de nuestra Ciudad.
-Desde su punto de vista, el apoyo de los hinchas en cada sesión ¿será favorable a la hora de tomar la decisión final?
Es fundamental el rol que cumple la movilización de los hinchas y socios del club. Sin esa movilización y la de otras organizaciones sociales que están expresándose en estos dos últimos meses en la Legislatura, el PRO hubiese avanzado en la aprobación del plan maestro de la Comuna 8 y en otros proyectos que priorizan grandes negocios inmobiliarios en detrimento de los intereses de la comunidad.

Prensa Huracán

Actualización (21/12/2012), tras las últimas dos manifestaciones consecutivas:
Se resuelve en marzo, en El Gráfico.

martes, diciembre 18, 2012

Todos juntos



Aquella vuelta olímpica de 1990, la del Primer Regreso, fue bastante más que un simple festejo: fue la última vez en el que toda la gloria estuvo allí junta. Estaban algunos de los Reyes de los Años 20, figuras de los años 30 y 40 -como el gran Emilio Baldonedo-, estaban los integrantes del Equipo de los Sueños de los años 70... Y también los superhéroes de ocasión y los hinchas de todas las épocas. La victoria ante Rafaela fue apenas un detalle. Bajo el cielo del Palacio Ducó, Huracán volvía a sentirse grande.

Otra vez, a la Legislatura


Hay que estar para defender la legitimidad de los nuestro. Para no ser víctimas de tramposos negociados ni leyes de medianoche. Hay que estar. Hay que ir. Mañana, miércoles, todo a la Legislatura.

jueves, diciembre 13, 2012

La Quemita no se toca



Hoy, a las 18, nos encontramos en la Legislatura. Para defender el Campo de Deportes Jorge Newbery, nuestra Quemita.

martes, diciembre 11, 2012

La Copa, en marcha


En el inicio de la Fase Final de la Copa Argentina, Huracán ya tiene rival. Por los 24avos. de final enfrentará a Racing de Olavarría, que milita en el Argentina A y jamás jugó en la máxima categoría del fútbol argentino. En caso de pasar de ronda, el siguiente rival saldrá del enfrentamiento entre Godoy Cruz y Chacarita.

En esta edición, Huracán irá tras los pasos de su octava Copa Nacional, tras las obtenidas entre 1920 y 1944. El detalle de las conquistas: Copa Estímulo (1920), Copa Ibarguren (1922 y 1925), Copa Consuelo Beccar Varela (1933), Copa Adrián Escobar (1942 y 1943) y Copa Competencia Británica (1944).

Más:
Los detalles del sorteo de la Fase Final, en la página oficial de la Copa Argentina.
Todo el Historial de las Copas Nacionales Oficiales, en Clarín

domingo, diciembre 09, 2012

Poética de la derrota


Eugenio Astesiano es periodista. Mucho sabe de rugby, bastante de fútbol. Pero sobre todo conoce de las palabras. Lo conocí en la reciente gira de Los Pumas por Europa. Y entonces él comenzó a comprender el significado de ser Quemero, nuestros avatares, nuestra tendencia a la fatalidad. Supo del brujo y de su influencia. Creyó como todos que algo mágico estaba sucediendo. Creer por creer; porque no quedaba otra. Ayer perdimos. Y, tras la derrota contra Defensa y Justicia, me mandó un mail que mucho se parece a la poesía de un tropiezo. Y acá está.


Por Eugenio Astesiano
Sabido es que el muérdago no es eterno,
que el roble no toma ese color ocre todas las estaciones.
Poesía que busca magia en el verde césped.
Un balón no hace verano.

La pesadilla reaparece artera
Manifiesta su presencia en redes
Redes que atrapan sueños ajenos, que dejan ir
A aquellos que no necesita por un tiempo.

Masantonio le pregunta a quién sabe quién
En el cielo, con un ángel a su lado
No es Labruna por cierto el que responde
con el pecho herido y magullado

La magia del druida llegó a su fin
La magia no es perenne, es sabido
La sambuca como el tiempo, mata todo
Y te infla con suspiros ese globo herido.

Goles que duelen



No alcanzó el descuento de Eduardo Domínguez. Fueron demasiado esos dos goles en menos de veinte minutos. Está claro, más allá del partido contra Douglas Haig en el Ducó: a Huracán le cuesta demasiado revertir adversidades.

sábado, diciembre 08, 2012

Un desastre


Fecha 18: Defensa y Justicia 2 - Huracán 1, en Florencia Varela. "Un desastre". Lo dijo Matías Defederico. Surgen dos conclusiones: la primera, tiene razón; la segunda, admitir dificultades es un modo de modificar. Quedan 20 fechas, 60 puntos y ningún margen de error. La pregunta late: ¿quedará tiempo?

Gol: Eduardo Domínguez (de penal).
Figura/s: Daniel Islas.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

viernes, diciembre 07, 2012

Aquel golazo de Moner



Fernando Moner y su tiro libro inolvidable frente a Defensa y Justicia, en la temporada 99/00. Tras ir perdiendo, Huracán se impuso por 3-2 en la cancha de Banfield. Un lindo recuerdo en la antesala de otro duelo valioso frente al equipo de Florencio Varela.

martes, diciembre 04, 2012

El Clásico de la Ciudad


Huracán y San Lorenzo, en el ámbito de la Publicidad. Se publicó esta semana. E invita a la pregunta: ¿Se animarán a jugar el Clásico en el verano? ¿O sucederá un abandono como en la revancha de los Clásicos de Invierno? Se verá...

lunes, diciembre 03, 2012

Ser de Primera


Por Eladio Mases
Sábado, 17 horas, en el Ducó. Huracán ante Ferro, por la B Nacional. No se pelea por la punta. Treinta mil personas en el Ducó. También en el Ascenso, Huracán demuestra por qué la historia cuenta que está en el top 6 de venta de entradas. En el mismo fin de semana, el campeón de Primera, Vélez, no llenó su estadio para dar la vuelta olímpica.

Foto: Waldemar Iglesias. Producción: Lorena Delgado.

domingo, diciembre 02, 2012

Ellos y el entusiasmo de todos



Juan Manuel Llop y Daniel Vega, el técnico y el goleador. Después del 1-0 a Ferro. Palabras para el entusiasmo de todos.

sábado, diciembre 01, 2012

Un grito, doce puntos



Jugada Made in La Quemita. Corner. Peina Eduardo Domínguez, aparece Daniel Vega. Gol. Uno a cero. Y victoria. Huracán sumó su cuarta victoria consecutiva. Doce puntos de doce. Como en los días de nuestro queridísimo Angel Cappa, hoy habitante de la Alcorta...

Alegría


Fecha 17: Huracán 1-Ferro 0, en el Ducó. De repente, todo parece posible. Incluso, el regreso a la A, nuestro lugar. Cuarta victoria al hilo. Un equipo que ya no duda tanto. Una idea que va tomando forma. Una sensación creciente de que se puede. En suma, una alegría enorme, que parece nueva.

Gol: Daniel Vega.
Figura/s: Erramuspe, Mancinelli y Eduardo Domínguez.
Expulsado: Mauro Milano.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

miércoles, noviembre 28, 2012

Nuestra


Por Sebastián Varela del Río
¿Cuánto vale la pasión? ¿Qué número de máquinas excavadoras se necesitan para extirpar el amor por unos colores? ¿Cómo se cotizan la pertenencia, la función social de un club y la herencia futbolera?
Todo eso se preguntaban ayer alerededor de 1.000 hinchas de Huracán que se acercaron a la Legislatura Porteña a pedir por La Quemita . Y, al cabo, torcieron la balanza.
La convocatoria corrió rápido por las redes sociales. Desde el Gobierno de la Ciudad se había presentado un proyecto que contenía la posibilidad de expropiar el predio en el que se entrena Huracán y juegan sus inferiores. Allí instalarían una estación de ómnibus y un taller de arreglo de unidades del subte. El “Plan Maestro Comuna 8” desató la iniciativa de protestar frente a la Legislatura.
“La Quemita no se toca” , fue la frase movilizadora.
Desde las 17, los hinchas fueron llegando al centro porteño. Estaba Roberto, socio vitalicio 336, que en sus 80 años se acercó hasta con el bastón. No pudo saltar junto a la multitud, pero igual sintió que su corazón rebotaba en el medio de esos otros corazones quemeros . “Voy a la cancha desde 1938. Hoy tenía que estar”, dijo. Y emocionó a todos...
También se acercó Fernando, de 36 años, con su hijo Máximo, de sólo 7. “Tiene que aprender. Venir acá es como ir a la escuela. Le vengo a enseñar lo que es el amor. Lo que es ser hincha de Huracán”, contaba el orgulloso padre. Igual que ellos, todos, con sus historias, ratificaron una pertenencia.
Mientras los hinchas desataban su recital de pasión con todos los cantitos de cancha, entre los legisladores del PRO y los dirigentes de Huracán se negociaba fuerte . El acuerdo llegó sobre las 20. Los políticos se comprometieron a armar un nuevo proyecto en el que, en el caso de que se lleven a cabo, las obras se hagan de manera subterránea y los terrenos sigan a cargo del club.
La Quemita será de Huracán por 20 años más. El Gobierno de la Ciudad aseguró que el predio no será expropiado.
La noche terminó con el festejo descontrolado de la gente.
La sensación quedó flotando en el aire. Y es que la pasión no puede cuantificarse.
Habrá que entender, de una vez por todas, que el hincha también puede cuando sus intenciones son nobles y sus métodos justos . Que la política podrá decidir por su cuenta, que se podrá decir, pensar y debatir.
Pero que el amor por los colores, de vez en cuando, devuelve la ilusión.

Texto publicado en Clarin.

martes, noviembre 27, 2012

No se toca


Hoy a las 17:00 se tratará en la legislatura porteña la cesión a Huracán por 20 años más de los terrenos del campo de deportes Jorge Newebery, lugar en donde entrenan los equipos de fútbol y hockey del Globo.

No será un martes más para el hincha Quemero, debido a que hoy se empezará a definir si la entidad de Parque Patricios continuará siendo dueña de las 15,7 hectáreas del predio que utiliza en el barrio porteño de Bajo Flores desde 1986 y cuya concesión venció en el 2008 (El expresidente Carlos Babintong no se presentó a firmar la renovación de las tierras).

Por ello, muchos hinchas de Huracán se juntarán desde las 17:00 en la legislatura porteña (Perú 160) para reclamar por sus tierras. Esas que día a día utilizan todos los jugadores de inferiores del club, como así también las chicas de hockey y el plantel profesional.

Además, el 6 de diciembre se tratará la ley de Comuna 8. En la cual, se encuentra el proyecto de ley de la construcción de la terminal de ómnibus de zona sur, cuya aprobación provocaría que Metrovías reclamara cinco hectáreas del campo de deportes Jorge Newbery para la colación de una nueva estación de subte (Lacarra) y una zona de reparación y mantenimiento de los mismos.

Texto publicado en Patria Quemera.

lunes, noviembre 26, 2012

Magia



Fecha 16: Crucero del Norte 1-Huracán 2. Tercera victoria al hilo. Es magia...  (continuará...)

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

Post publicado desde Londres, Inglaterra.

domingo, noviembre 25, 2012

El Gran Viberti

Sebastián Viberti, un Quemero, un amigo de los Bonavena, un crack. Foto: Diario La Voz.

Por Ariel Scher
Eso pasó en el centro de la infancia, o sea en las horas en las que el universo es perfecto, hasta más que perfecto si se atrapa la mano grande de un buen papá. Toda la fuerza, y todo el amor, y toda la energía, llevaba Aquel Pibe en la mano chiquita con la que apretaba la mano grande de su buen papá en esa tarde de domingo y de cancha en la que no tenía más que seis o siete cumpleaños y, desde una tribuna futbolera en vibraciones, un jugador le llamó la atención más que los otros jugadores. La mano chiquita enseguida presionó a la mano grande:
-Ese es el mejor, ¿no, pa?

Era así, tal cual esa percepción de Aquel Pibe: Sebastián Viberti era el mejor. Marchaba por la mitad del campo con la camiseta de Huracán enfundándole el pecho ancho, corría como si los pies seguros y la melena leve estuvieran de acuerdo en andar a un solo compás y la gente lo aplaudía seguido. Con eso le sobraba para que cualquier espectador de seis, de siete o de cincuenta cumpleaños corroborara que era el mejor. Y, sin embargo, no por eso se volvía el mejor a los ojos de alguien que transcurría su segunda o su tercera visita a un estadio y respiraba felicidades porque su buen papá, como cada día, no le soltaba la mano. Lo mejor del mejor era otra cosa. Viberti comunicaba en cada desplazamiento, en cada esfuerzo y en cada caricia a la pelota algo a lo que nadie sabe ponerle nombre en las épocas iniciales de la escuela, pero con el paso del tiempo sí se reconoce, sobre todo porque no abunda: Viberti transparentaba nobleza. Era un futbolista generoso, valiente, involucrado, leal, confiable, con clase entera. Uno bueno de verdad.

En la ruta lenta y plena para regresar de la cancha al hogar, el dueño de la mano chiquita y el dueño de la mano grande coincidieron: Viberti había sido la figura. Por si hacían falta certificaciones, también fue esa la opinión de un vecino que entonces sólo relataba desencantos, pero antes, bastante antes, había sido un joven de sonrisas en Parque de los Patricios y era hincha de Huracán. Y, encima, en la semana, el cronista de El Gráfico que contó el partido, flor de autoridad, escribió la misma conclusión. Semejantes evidencias le resultaron suficientes a Aquel Pibe para dos identidades. La primera le duró hasta el comienzo de la adultez: desde aquella experiencia, sin éxito pero con insistencia, Aquel Pibe quiso surcar los suelos del fútbol a la manera de Viberti. La segunda le perduró sin límites: si la infancia es la edad en la que cada uno construye su propio Olimpo, ese domingo en el suyo le hizo un sitio a Viberti y no lo bajó jamás.

Debió ser exacta la evaluación compartida de hijo y de padre porque, algunas ediciones después, El Gráfico le destinó uno de sus míticos posters a Viberti. No hubo dudas: aunque Aquel Pibe gritaba y lloraba según las suertes de una camiseta diferente a la de Huracán, separó cuatro chinches firmes para pegar la imagen de Viberti en una pared de su pieza, a la vista de quien entrara, cerca del rincón en donde un poco más adelante también tendría su espacio la efigie invencible de Rubén Peucelle, un luchador emblemático de los Titanes en el Ring. Para ese momento ya conocía bastante de Viberti: que era cordobés en cada gota de la sangre y en cada eco de la voz, que desfiló como pocos en el círculo central de algunos equipos provinciales y que, a partir de los tempranos sesenta, orientó sus botines certeros a favor de Huracán y, más de una vez, de la Selección Argentina. Además, a la misma casa en la que brillaba el póster, alguna noche llegó de Córdoba un amigo de la familia que dijo que Viberti era un tipo que valía la pena.

En la inauguración de la década del setenta ya eran globales la pasión, el hambre, los sueños, el aire y la fe. No la televisación del fútbol, por lo que cuando Viberti migró al Málaga para tornarse en ídolo del otro costado del mar costó enterarse de sus proezas. Cada tanto, los diarios reproducían elogios lejanos que sostenían más el prestigio que la fama de ese jugador impagable. No obstante, el póster no perdió su lugar. Muchos visitantes de Aquel Pibe apuntaron sus pupilas allí y le consultaron sobre quién era ese futbolista y qué hacía ahí su foto, inamovible entre otras fotos. Y no dejaron de hacerlo, en algún verano posterior, al retornar Viberti a la Argentina para incorporarse a Belgrano, en un ensayo breve con desenlace en el retiro. Aun sin material probatorio, la contestación de Aquel Pibe resonó sin vacilaciones y sin variantes ante cada pregunta: ese, el del póster, era un crack.

Si algo está verificado de la realidad es que no se queda quieta. Como le ocurre a todo el mundo, a Aquel Pibe el centro de la infancia se le fue instalando indeteniblemente en el pasado. Vinieron maravillas y abismos, encuentros y desencuentros, lo que se suma y lo que se extravía, la vida. También más fútbol y más mediocampistas, algunos, inclusive, con ciertas señales que reponían el recuerdo esporádico de Viberti. Otras transformaciones, claro que menos profundas, llegaron por inercia, por llegar nomás, y así, en una mañana de la que nadie guarda precisiones, el póster de Viberti viajó, junto con más reliquias de la niñez de Aquel Pibe, desde la pared de la pieza de la infancia hasta un estante habitado por papeles viejos.
Cuando Viberti murió durante el cuarto sábado de un noviembre, Aquel Pibe ya no era un pibe sino un hombre rodeado por los contrastes de la existencia. Al principio, la noticia le pobló de tristezas la garganta. Después no. Después, cerró los ojos y volvió a ver a esos pies seguros y a esa melena leve avanzando acompasados, llenando la mitad del campo a lo grande, emocionando desde el coraje y desde la calidad. No en el centro de la infancia pero sí en el intento de la madurez, se aprende que hay cosas que no se borran nunca. En la cancha del corazón y de la memoria, Viberti seguirá jugando. Igual que el universo perfecto que cabe en la mano grande de un buen papá, ahí está Viberti. Ahí siempre estará.

*Texto publicado en 11wsports.

jueves, noviembre 22, 2012

Paseando gloria


En esos años 20, Huracán ya se había consagrado como uno de los grandes del fùtbol argentino. En 1927, invitado por Aldo Cantoni (gobernador de la provincia cuyana; hombre fuerte del club), el plantel se fue de gira por San Juan. Estadio lleno para ver al más campeón (junto a Boca) en esa década. El equipo, que luego ganaría el torneo más numeroso de la historia del fútbol argentino (el de 1928), se adjudicó entonces el “Campeonato Sanjuanino Olímpico de Foot Ball”, como señalaba su pomposo nombre. En la final venció por 4 a 1 a Independiente Rivadavia, de Mendoza. Guillermo Stábile en tres oportunidades y Spósito fueron los autores de los goles; un tal Carlos González hizo el tanto mendocino. Huracán había derrotado a un seleccionado local por 6 a 1 y a Chacarita Juniors por 3 a 1. El partido final se jugó el jueves 12 de julio, ante la presencia del gobernador Aldo Cantoni y otras autoridades. Huracán formó con: Ceresetto, Vico y Oratto, Bartolucci, Pueigdengolas y Souza, Loizo, Spósito, Stábile, Chiessa y Settis. Una fiesta para el Globo de Newbery, que ya paseaba gloria por los caminos del país.

*La foto pertenece en el libro "El San Juan que usted no conoció", de Juan Carlos Bataller.

Post publicado desde Dublin, Irlanda.

sábado, noviembre 17, 2012

Los protagonistas



Un Ducó a pleno para acompañar al equipo, en zona de descenso a la tercera categoría. El 2-1 ante Douglas Haig fue, sobre todo, la victoria del contorno.

Post publicado desde Lille, Francia.

viernes, noviembre 16, 2012

Darlos vuelta



Fecha 15: Huracán 2-Douglas Haig 1, en el Ducó. Alegría a la distancia. Lo vivo desde Lille. Huracán dio vuelta un partido por primera vez en más de un año. Segunda ausencia, segunda victoria...

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

Post publicado desde Lille, Francia.

jueves, noviembre 15, 2012

Lo que hacía bien



Carlos Babington, en su tiempos de futbolistas. Año 1980, golazo en el 1-0 frente a San Lorenzo, en el Ducó. Una lástima: el dirigente mató al futbolista memorable...

Post publicado desde Lille, Francia.

martes, noviembre 13, 2012

Un grito para la disfonía



Año 1992, Clásico en el Ducó. Penal de César Labarre a Mariano Dalla Libera. Ejecución y gol del colombiano Jorge Cruz para el 1-0 definitivo. Eran días de racha positiva ante el archirrival histórico. La revista Sólo Fútbol lo retrataba en su contratapa: "Grande Pa", decía el título.

Post publicado desde Lille, Francia.

domingo, noviembre 11, 2012

Lo mejor de nosotros



Fecha 14: Almirante Brown 0-Huracán 4. Me toca mirarlo de afuera, viajando por cuestiones de trabajo. Lo sigo como puedo: Twitter (un grande Gustavo Medina !!), Roja Directa, Patria Quemera, algún llamadito telefónico para enterarme de los milagros del Pastor(e), Internet, los diarios a la distancia... Y la verdad, no se puede creer el 4-0 de ayer a Almirante Brown. Me permití la locura de creer: estamos a doce puntos del tercero. Hay que hacer cartón lleno hasta la pretemporada: Douglas Haig en el Palacio; Crucero del Norte en Misiones; Ferro en Parque de los Patricios; y Defensa y Justicia en Florencio Varela. Creo que se puede... No es poco que volvamos a creer después de lo mejor de nosotros, ese rato de reconstrucción en Isidro Casanova.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

Post publicado desde París, Francia

martes, noviembre 06, 2012

Aguante Bonavena



Almafuerte y un homenaje hecho canción: Aguante Bonavena.

Post publicado desde Cardiff, Gales.

jueves, noviembre 01, 2012

Más que un club


Por Ángel Cappa
Huracán es una forma irrenunciable de ver y de vivir el fútbol, una manera casi única en esta época nefasta del fútbol argentino de entender y disfrutar del juego. Huracán es el respeto emocionado por el toque. Todavía recuerdo a la gente de pie aplaudiendo al equipo que giraba alrededor de Bolatti, como si estuviera en un teatro. Todavía tengo viva la imagen de las familias reunidas compartiendo momentos fugaces pero eternos de alegría en el Ducó, que parecía un templo reservado al buen fútbol.

Huracán es un sentimiento de amor por un caño, por una gambeta, por un pase medido o por diez toques seguidos paseando la pelota de un lado al otro de la cancha, buscando la sorpresa que siempre encuentra el talento. Huracán es la profunda sencillez del barrio con sus valores de amistad y de generosidad que tanto cuesta rescatar en otra parte. Es, todavía, "el farol balanceando en la barrera", como le cantó Homero Manzi. Y es la mágica locura de René, que cada día juega mejor. Y la elegancia de Miguel, y la pegada precisa de Carlos, y la inteligencia de Fatiga, y la pelota que sale limpita con Carrascosa. Huracán es el encanto insuperable de aquel grandioso equipo del 73, que quedó para siempre en el alma de todos los hinchas con un cachito de sensibilidad. Y por supuesto que es Masantonio, y Tucho, y Pastore, y la Chancha Larrosa, y la figura quijotesca, admirable y magistral del Flaco Menotti.

Por todo esto, y por tantas cosas así de chiquitas pero que juntas son enormes y colman cualquier corazón despierto, Huracán es más que un club, es un estilo de vida. Fui tan feliz en Huracán que ese equipo del 2009, con toda su eficaz fantasía, justifica para siempre la pasión que aprendí en los potreros de Villa Mitre y que antes aún me había contagiado mi viejo, un perfeccionista de los de antes, que se pasaban la vida buscando la jugada maravillosa, para guardarla en algún rincón del alma.

Tal vez porque sentíamos lo mismo y vibrábamos juntos con las gambetas de De Federico, y los enganches del Pato Toranzo, o las subidas para jugar, no para tirar un centro cualquiera, del Chiche Arano y de Araujo, y el respaldo de seguridad de Eduardo y de Paolo, o el atrevimiento de Monzón en el arco para atajar jugando, la hinchada del Globo me convirtió en un quemero más. Lo dije cuando me fui porque era así nomás: llegué como un entrenador y me fui como un quemero porque la gente de Huracán así lo quiso. Hoy, en un nuevo aniversario, y en un momento difícil del que saldrá seguramente con el apoyo de todos juntos, le deseo feliz cumpleaños. Y gracias Globo por todo lo que me diste. Un abrazo a todos y a cada uno de los hinchas.

Texto publicado en 11wsports.

El peor de los cumpleaños


Huracán está atravesando el peor momento deportivo de sus inminentes 104 años de historia. Es un atropello a esa grandeza que construyó en otro tiempo. Quedan tan lejos aquellos que hicieron de Huracán el más campeón de los años veinte (junto a Boca). Tanto que parecen una mentira bien contada por los abuelos o los bisabuelos de los hinchas de estos días duros. Parecen tan ajenos los días felices de los años setenta, con nombres de chapa internacional, con cracks para guardar por varios siglos. Si hasta resulta increíble imaginar los 73 años sin interrupciones en la máxima categoría (desde 1914 hasta 1986). Si incluso Los Angeles de Cappa -esa magia que duró seis meses- quedan a un abismo, más allá de que apenas pasaron tres años y un poquito. Distorsiona todo este presente de equipo roto, de promedio escaso, de riesgo de descenso a la tercera categoría.Y así anda Huracán, con el deseo herido de volver a Primera; con la certeza de que tiene que sumar para zafar del dolor más lamentable.

El jueves, el Globo de Newbery cumplirá 104 de su segunda fundación (la oficial, la de 1908). Para el partido del sábado frente a Independiente Rivadavia, socios y habitantes frecuentes del Ducó pretenendían y pretenden celebrar el cumpleaños. Pero la actualidad no ayuda para nada: el equipo está último en la tabla general (con apenas dos victorias en 12 encuentros), en zona de descenso a la tercera categoría (la Primera B Metropolitana) y con un inevitable clima hostil. Un detalle reciente lo cuenta: de regreso desde Paraná (tras el 0-3 frente a Patronato), el micro que traslabada al plantel fue interceptado por un grupo de barras. Cuentan que subieron y los increparon. "Si siguen jodiendo no les va a salir gratis", cuentan que les gritaron, con insultos que acompañaban. En Parque de los Patricios y sus zonas de influencia se respiran días de inconvenientes.

A la actual conducción se le reconoce el manejo claro, la voluntad de construir desde los escombros que dejaron los dirigentes anteriores y una novedad en el club: el plantel está al día. Y no es que se trate de un plantel barato. El presupuesto de 1.500.000 pesos es uno de los tres más elevados de la categoría. Llegaron futbolistas de jerarquía, de Primera. Sirven dos ejemplos: el capitán Eduardo Domínguez y Hugo Barrientos llegaron procedentes de un All Boys que se había subido al podio de Primera con el principal argumento de su notable capacidad defensiva, virtud de la que ellos eran partícipes necesarios. Ninguno de los dos está ahora a la altura de las necesidades de Huracán. Pero no son sólo ellos. Casi nadie está fuera de la lista de futbolistas que están rindiendo por debajo de las expectativas. Hay más: los jugadores se quejan por tener que viajar en micro al interior y reclaman concentrar en un hotel y no en el Ducó. Un anécdota como contraste: Los Angeles de Cappa se concentraban en Alcorta y Luna. Otra: Mario Bolatti -figura máxima de aquel equipo junto a Pastore- tuvo que dormir durante las primeras semanas en una cama que era más corta que sus 187 centímetros.

Y el malestar por esta campaña que da pena se traslada a los hinchas también. En los foros de socios -como el de Patria Quemera- tras la caída en Paraná se proponía ir a hacer una manifestación, a modo de queja a la sede de la Avenida Caseros. La Policía tuvo que tomar precauciones. Al final no pasó nada. Pero la realidad es que nada garantiza que el fastidio no se traslade a alguna expresión pública. Más allá de lo traumático, es una situación curiosa la de este Huracán: no hay tanto reclamo para una conducción que -al menos- pretende ser prolija, más allá de la sucesión de errores en lo deportivo (al menos, a la vista de los resultados). Los principales señalados, esta vez, son los futbolistas.

No hay entrenador que le encuentre la vuelta al Huracán. Desde la polémica derrota frente a Vélez (0-1, en Liniers), en la definición del Clausura 2009, Huracán perdió 65 de los 125 partidos que disputó. Es, por lejos, el peor tramo de su historia. En ese período sucedieron todos ciclos inconclusos de entrenadores. Con un caso emblemático: Héctor Rivoira -el de la campaña más decorosa, aquel décimo puesto en el Clausura 2010 de la A, en el que Huracán a falta de cinco fechas estaba a cinco puntos del lìder- se fue entre silbidos y regresó como salvador en el último tramo de la pasada temporada y volvió a partir entre rechazos, hace casi nada.

Por eso. Por todo eso, Huracán está viviendo el peor cumpleaños de su vida.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.com

martes, octubre 30, 2012

Alberti, ese símbolo


Jorge Alberti, el que más veces se puso la camiseta de Huracán. Un símbolo de todos los tiempos. Uno de los grandes defensores que ofreció el fútbol argentino. Jugó durante 17 años con el Globo de Newbery en el pecho. Ese símbolo, ese orgullo.

sábado, octubre 27, 2012

Errores inadmisibles



El primer gol de Patronato, de Sergio Blanco. Otra vez, un error que cuesta un festejo ajeno y el nacimiento de una derrota. Lo cometió Eduardo Domínguez, el capitán. Resulta inadmisible. E invita a una pregunta: ¿Cómo es posible que uno de los mejores defensores del último torneo de Primera (en el mejor All Boys de la historia, que se subió al podio del Clausura) sea capaz de semejante equivocación? Cosas de Huracán...

Basta


Fecha 12: Patronato 3-Huracán 0, en Paraná. Así no va. Así no sirve. Así el futuro puede ser peor que este presente, el más lamentable -en términos deportivos- de 104 años de historia. Es una ofensa ya no sòlo a la grandeza de otros tiempos; también al hincha, al socio, al simpatizante, al fútbol. Huracán no puede ser esto. Basta. Basta. Basta.

El mejor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

jueves, octubre 25, 2012

El Gol de Diego en el Ducó


Maradona, el Diego, en acción con la camiseta de Argentinos frente a Huracán, en Parque de los Patricios. Sucedió el domingo 31 de julio de 1977. Esa tarde, el equipo de La Paternal se impuso 3-0. Esa maravilla, que alguna vez su propio autor comparó con el que le convirtió a Inglaterra en México nueve años después, fue el tercero. En el camino habían quedado dos futbolistas destacados de ese tiempo: el arquero Héctor Baley, suplente de Ubaldo Fillol en la Selección, y Jorge Carrascosa, capitán del equipo nacional en el recorrido previo al Mundial de 1978. Nada menos. Más allá de la derrota, en el contexto de una campaña que concluyó con el octavo puesto para el Globo de Newbery (un punto por encima del Argentinos de Maradona), el Ducó se dio un lujo: vio al mejor Diego por anticipado.

martes, octubre 23, 2012

Un golazo que no alcanzó



Gran definición de Eduardo Domínguez, un penal que no fue, un rebote sin fortuna y dos puntos que se escaparon... Para un Huracán triste, solitario y en el fondo...

lunes, octubre 22, 2012

Sin palabras


Fecha 11: Huracán 1-Atlético Tucumán 1, en el Ducó. Ultimos en la tabla, en zona de descenso en los promedios... Incapaces de casi todo en el campo de juego. Es tiempo de callar y empezar a construir desde los escombros. Sobran las palabras, es tiempo de laburar (en todos los sentidos) más que nunca antes...

Gol: Eduardo Domínguez.
El mejor: Rodrigo Erramuspe y Eduardo Domínguez.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

viernes, octubre 19, 2012

Huracán Mundial


Hungría tuvo, en España 1982, su penúltima participación en una Copa del Mundo. Un año antes, en el verano del Hemisferio Sur, trasladó su preparación a Sudamérica. Y anduvo por el Ducó: Huracán, que se preparaba para su debut en el Metropolitano (frente a Racing, en Parque de los Patricios), le ganó 2 a 1. Víctor Longo, el Negro, aquel marcador central que jugó más de 200 partidos con el Globo de Newbery en el pecho, convirtió el primer gol. Nyilasi, quien ya había participado del Mundial de Argentina tres años antes, empató para Hungría. El gol de la victoria lo convirtió Claudio Marangoni, ya en el segundo tiempo.

Le sirvió a Hungría aquella preparación: en las Eliminatorias de Europa, ganó el Grupo 4 (por encima de Inglaterra) y se clasificó al Mundial. En España, volvió a integrar la zona de la Argentina y volvió a quedarse afuera. Sin embargo, Laszlo Kiss (titular ante Huracán) marcó un récord: convirtió tres goles en ocho minutos en el histórico 10 a 1 frente a Honduras.

Aquel febrero de Huracán no terminó bien: perdió 2 a 0 frente a Racing. Aquella campaña, de todos modos, terminó con una buena noticia: en el mismo año del descenso de San Lorenzo, el Globo de Newbery terminaba en el top ten y se garantizaba 70 temporadas initerrumpidas en la máxima categoría. Terminó octavo, con el 1 a 0 en el clásico de la segunda rueda como el resultado más recordado de aquel recorrido.

martes, octubre 16, 2012

También Balón de Plata


Guillermo Stábile está en el Hall of Fame de la FIFA. Fue el Botín de Oro por su condición de máximo anotador del Primer Mundial, el de 1930. Pero no sólo eso: El Filtrador también ganó el Balón de Plata de la FIFA, por ser considerado el segundo mejor futbolista de aquella Copa del Mundo. Sólo detrás de José Nasazzi, el capitán del seleccionado uruguayo que le ganó la final a la Argentina.

Stábile en acción, en Montevideo. Acá, uno de sus goles a México.

domingo, octubre 14, 2012

Cinco goles, ningún punto



Sensación de partidazo, con ritmo de Primera, cinco goles... Pero nada. Ningún punto. Ni siquiera en ese último cuarto de hora con un jugador más pudimos rescatar algo. Otro dolor...

sábado, octubre 13, 2012

¿Viaje en Globo al Infierno?


Fecha 10: Olimpo 3- Huracán 2, en el Roberto Carminatti de Bahía Blanca. Otra derrota (seis en diez partidos), el fondo de la tabla, el promedio de descenso, la sensación de que las mejorías son espasmos, el dolor de no saber qué sigue. ¿No será este un viaje en Globo al Infierno tan temido? Esperemos que no...

Goles: Eduardo Domínguez y Jerónimo Barrales.
El mejor: Jonathan Bustos. 

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
En el fixture

viernes, octubre 12, 2012

Grande, también en la TV


Huracán, otra vez, fue lo mejor -en términos de rating- que ofreció la Televisión Pública. La máxima cifra obtenida por el canal estatal fue el 4.7 de Huracán-Chicago. Superò, incluso, a dos de las banderas del canal: "6-7-8" (3.5) y al genial Capusotto con su "Peter Capusotto y sus videos" (3.1). Señales de que las malas campañas no lastiman la pasión, al Globo de Newbery y el protagonismo.

Más:
Los detalles, en television.com.ar

jueves, octubre 11, 2012

La Copa, en marcha


La Copa Argentina ya tiene su formato determinado y varios detalles para celebrar. El primero, En su condición de campeón del fútbol argentino, Huracán se evitará jugar en rondas preliminares. Esta edición (la segunda de la nueva era) permite la clasicación a la Copa Libertadores. Y, también, el acceso a la naciente Supercopa Argentina, en la que el campeòn se enfrentará al que ganador del campeonato local. Por eso, hay que darle la relevancia que merece a esta competiciòn: es un tìtulo oficial y un pasaporte múltiple.

En esta edición, otra vez, Huracán irá tras los pasos de su octava Copa Nacional, tras la obtención de los títulos en Copa Estímulo (1920), Copa Ibarguren (1922 y 1925), Copa Consuelo Beccar Varela (1933), Copa Adrián Escobar (1942 y 1943) y Copa Competencia Británica (1944).

Más: Los detalles del Fixture, en la Página Oficial.

martes, octubre 09, 2012

Aquella final frente a Nueva Chicago

La mirada de los medios en aquellos días del viejo duelo.

En 1925, Huracán volvió a realizar una notable campaña, tras un 1924 irregular. Sin la presencia de Boca (estuvo de gira por Europa y sólo disputó 7 encuentros del campeonato local), Huracán consolidó su liderazgo. De todos modos, se encontró con un rival fortísimo: Nueva Chicago, que -por ejemplo- ganó sus 11 partidos como local.

En sus 21 encuentros de la campaña, el campeón sólo perdió uno (0-2 ante Sportsman, en la cancha de Río IV y Perdriel). Y, en noviembre consiguió un triunfo fundamental: 1-0 ante Chicago, como local. De ese modo, los equipos de Parque de los Patricios y Mataderos igualaron el primer puesto con 38 puntos.

Entonces, el 22 de agosto de 1926 se disputó el encuentro decisivo, en la cancha de Sportivo Barracas. Se trató de un partido muy accidentado: tensión, quejas, forcejeos, incertidumbre. Los equipos estaban igualados 1-1, con goles de A. Maure (a los cuatro minutos del primero tiempo para Chicago) y de Cesáreo Onzari (a los 18 del segundo para Huracán). Disconformes con la actuación del árbitro Luis Celleri, sobre todo tras la expulsión de Varela, quien reclamaba por un presunto golpe de Juan Pratto, los jugadores de Chicago decidieron no continuar el partido. Luego, las autoridades determinaron a Huracán como el campeón de la temporada, por el abandono de Chicago. Más tarde, Chicago decidiría alejarse de la Asociación.

El día de la consagración, Huracán formó con: Armando Ceresetto; Carlos Nóbile, Juan Pratto; L.Molinari, Antonio Chiesa, Cayetano Federico; Adán Loizo, F.Gastelú, Guillermo Stábile, Ángel Chiesa (capitán) y Cesáreo Onzari. Once nombres para otra jornada gloriosa, para otro año consagratorio.

Más:
Otros detalles de aquella temporada, en el Blog.

El mano a mano:
Historial ante Nueva Chicago: 10-4-9. Se enfrentan desde 1920.
Temporadas en Primera: 89-16. Chicago participó por primera vez en 1920. 
Títulos en Primera: 5-0.