domingo, diciembre 29, 2013

Dibuje, Loayza, dibuje


Miguel Loayza fue uno de los mejores futbolistas extranjeros que pasaron por Huracán. Este peruano nacido en Loreto ya había salido campeón con el Barcelona y con Boca. En 1965 disputó su primera temporada bajo el cielo de Parque de los Patricios. En 1967, tras un paso por River, volvió al Globo de Newbery y escuchó aplausos de todos. En total, aportó 31 goles en 75 encuentros. Era la figurita del Huracán de esos días.

viernes, diciembre 27, 2013

En nombre de la claridad


Los socios solicitamos:

1- Memoria, Balance General, Inventario Anual, Estado de Resultados y Estado de Evolución del Patrimonio Neto del Ejercicio N° 104 y 105 (Art. 86 Inc. D, N del Estatuto).-

2- Presupuesto anual de recursos y gastos, especificando los de fútbol profesional y amateur correspondiente al año 2013 (Art. 86 Inc. E, Art. 102 Inc. K del Estatuto).-

3- Informe realizado por la Comisión Fiscalizadora en relación al Ejercicio N° 104 y 105 (Art. 74 Inc. D del Estatuto).-

4- Copia del Acta de Asamblea Extraordinaria donde figura aprobado el Presupuesto anual de recursos y gastos solicitado correspondiente al año 2013 (Art. 86 Inc. E del Estatuto).-

5- Copia del o los mutuos firmados a favor del señor Alejandro Nadur y/o Automotores San Jorge S.A.

6- Contrato de Fideicomiso suscrito con el Banco Ciudad en relación a los Palcos que se van a construir en el Estadio Tomás Adolfo Ducó en la Platea Miravé.-

7- Pliego de condiciones de la locación de obra con el cual se licitó la construcción de los palcos en el Estadio Tomás Adolfo Ducó en la Platea Miravé, conforme punto anterior (punto 6).-

8- Detalle de ofertas recibidas respecto de la obra del punto 6.

9- Detalle de procedimiento para la evaluación de las ofertas recibidas y posterior adjudicación respecto de la obra del punto 6.

10- Contrato y/o Estatuto Social de la empresa que ganó la licitación de la obra y el número de CUIT de la misma.-

11- Antecedentes comerciales y detalles de las obras realizadas en los últimos 5 años por la empresa que ganó la licitación, que hayan sido tenidos en cuenta para determinar la seriedad comercial y solvencia de la misma, a los efectos de adjudicarle la ejecución de la obra.-

12- Acta reunión de Comisión Directiva en la cual se aprobó la realización de la obra de la construcción de los palcos mencionados en el punto 6.

13- Acta reunión de Asamblea Extraordinaria en la cual se aprobó la realización de la obra de la construcción de los palcos mencionados en el punto 6.

14- Acta reunión de Comisión Directiva en la cual se aprobó la adjudicación de la realización de la obra de la construcción de los palcos mencionados en el punto 6.

miércoles, diciembre 25, 2013

Un mensaje de paz


Un mensaje del Papa Francisco, Cuervo de Ley, en esta Navidad. Por un clásico en paz.

domingo, diciembre 22, 2013

Romero Gamarra, un principio



Alejandro Romero Gamarra (categoría 95) es una de las nuevas caras de Huracán. Pero no sólo eso: la AFA lo eligió como el futbolista de mayor proyecciòn de este 2013. Es un principio. Merece lugar y apoyo. También tiempo. De cómo aprovechemos a estos jóvenes (sirve el ejemplo de Espinoza, también) depende el futuro cercano y el mediano plazo de Huracán.

jueves, diciembre 19, 2013

Huracán, en todos lados


Del libro Un crimen secundario, de Marcelo Birmajer:

"Con Aslamim nos aburrimos poderosamente en la escuela, y nos estrujamos la cabeza buscando formas de no perder todo el tiempo... Por tanto, con Aslamim coincidimos en que podía divertirnos mucho estar cada uno una semana en el territorio del otro... Durante esa semana, al que le tocara ser prisionero estaría a las órdenes del otro. La esclavitud consistía en hacer todo lo que el otro quisiera, exceptuando puntos intocables aclarados de antemano. Aslamim no podía pedir que lo acompañe a la cancha a ver a Huracán, el domingo, porque a esa hora tengo mi propio partido de fútbol. Y yo no le podía pedir que se hiciera la rata conmigo, porque con una falta más Aslamim quedaba libre. Por lo demás, cada uno obligó al otro a realizar cosas francamente contrarias a los respectivos caracteres."

jueves, diciembre 12, 2013

Sufrir para ganar



Huracán, en las semifinales del Nacional de la temporada 99/00, frente a San Martín de Mendoza. Un padecimiento, un desahogo, un paso enorme. También, un aprendizaje para estos días.

domingo, diciembre 08, 2013

Verde desesperanza



El 1-1 frente a Almirante Brown cerró el año del peor de los modos: con juego pésimo, con escasas llegadas, con fastidio en el contorno. La remera verde -homenaje a los tiempos fundacionales- terminó siendo la del color de la desesperanza.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

jueves, diciembre 05, 2013

Sensaciones de Primera



Huracán ante River, en 1971. El estupendo clima del contorno, las disputas con los de Núñez en esos días, las entrevistas en las tribunas, en los palcos, Jota Jota López, El Loco Doval... Sensaciones de Primera.

lunes, diciembre 02, 2013

El gol no tiene valijas


Se terminó la primera rueda de la campaña de Huracán como visitante, tras el 0-0 frente a Unión en Santa Fe. Con un dato que resulta un asombro y una definición: el equipo no convirtió goles en ningún viaje al Interior. Así, el ascenso mucho se parecerá a un imposible. Así, no debe ser. Así, esto no parece el Huracán que nos contaron...
 
Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

jueves, noviembre 28, 2013

Aquellos duelos contra el Boca de Lorenzo



Huracán, ante Boca, en 1978. Un empate en el Ducó. Esos días en los que el viejo duelo de los años veinte renació como esa impronta de clásico que había sostenido hasta principios de los años cincuenta.

martes, noviembre 26, 2013

Dos buenos síntomas



Frank Darío Kudelka y su sencillez. El técnico y su realismo. Dos buenos síntomas del Huracán que, parece, está naciendo.

lunes, noviembre 25, 2013

Vamos los pibes



Alejandro Romero Gamarra y Cristian Espinoza son el futuro de Huracán, con sus 18 años y su juego creciente. Pero también son la actualidad: sus dos goles y sus buenas actuaciones le dieron la victoria a Huracán frente a Talleres (por 2-0), en el Palacio Ducó. Por eso, claro, vamos los pibes...

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

viernes, noviembre 22, 2013

¿De Primera?

Huracán, ante Independiente, en el actual Nacional. Ese día hubo ambiente de Primera. Ahora, parece, también.

Con sólo salvarse de los últimos cuatro puestos de la tabla de los promedios, Huracán podría volver a Primera. Sucede que la AFA analiza una máxima categoría de 42 equipos a partir de la campaña 14/15. Los detalles los cuenta el siguiente cable noticioso:

Agencia Télam
El primer formato, que será analizado con más detalle, incluiría a los veinte equipos de primera división y 22 de la B Nacional, categoría que desaparecería.

Según le confiaron fuentes importantes a Télam, Grondona mandó a imprimir el proyecto y los clubes ya lo recibieron para analizarlo, con la idea del nuevo torneo, que también fue discutida anoche por dirigentes de distintas instituciones.

Un proyecto, parecido al que se piensa ahora, fue pensado en 2011, pero a la semana de haberse aprobado, quedó sin efecto.

El formato del nuevo certamen sería muy distinto al actual. El campeonato estaría compuesto por los veinte clubes de primera, 18 de los actuales competidores en la B Nacional, dos ascendidos de la Primera B Metropolitana y los restantes dos provenientes del torneo Argentino A.

Los equipos se dividirían en dos zonas de 21 equipos cada una y los clásicos se disputarían como interzonales en el final de la primera rueda y en el cierre de las revanchas.

En el boceto figura que en la segunda fase de la temporada, los cinco primeros de cada grupo, más los once mejores de tabla general, clasificarían a la zona Campeonato, para luchar por título.

Los otros 21 equipo irían a la zona Competencia, en la que los últimos cuatro perderían la categoría, por lo que sería eliminado el sistema actual de promedios del descenso.

martes, noviembre 19, 2013

sábado, noviembre 16, 2013

Nosotros, pasión para el mundo



Huracán está en todos lados. Henry May, impulsor desde Londres, nos ofrece esta idea definitivamente Global.

miércoles, noviembre 13, 2013

Bienvenidos los golazos



Huracán le ganó a Villa San Carlos con este muy buen gol, convertido por un recuperado Leandro Caruso. Bienvenidos los golazos.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

martes, noviembre 12, 2013

La tía Clara


Por Eduardo Quintana*
La familia propia tiene características disímiles. La mía, obvio, no es la excepción a la regla. En todas hay un médico; un primo, un tío, un hermano. En la mía, no ocurría. Siempre existe algún abogado, algún contador o bien aquel familiar que se desempeña en la función pública. En mi gran familia, nada de eso acontecía. Mi bisabuelo llegó a nuestro país a principios de siglo e instaló una carpintería muy cerca de La Quema, donde funcionaba “El Matadero de los corrales” lugar en que se faenaba el ganado que llegaba del interior. En ese mismo sitio, hoy se erige un símbolo del barrio, de quien toma el nombre, el Parque de los Patricios. En esa urbe típica de Buenos Aires, se afincó la familia Catania con su carpintería. Allí se criaron mi viejo Nicola, mi tío Santino y mis cuatro tías, Pepa, que en realidad se llamaba Pepina, Enriqueta, Marta y Clara. Quienes a través del tiempo forjaron un amor inexplicable por el emblema del barrio, el Club Atlético Huracán.

Siguiendo con las comparaciones, en las familias típicas con hijas mujeres, las chicas eran amas de casa, maestras o tal vez cocineras. En mi familia, mis cuatro tías trabajaban en la carpintería y no sólo en la parte administrativa, sino en las tareas concernientes al oficio de la madera. Don Salvador, el viejo Salvador Catania y sus dos hijos varones se dedicaban a los traslados, que hasta la llegada del primer camión, se realizaban en carreta. Hablamos de una época lejana, de un Buenos Aires distinto. Las chicas aprendieron el oficio y manejaron la carpintería a la perfección. A medida que crecieron y se casaron, fueron dejando el negocio y extendiendo los lazos familiares. Pepa y Queta, como llamaban a Pepina y Enriqueta, se casaron con los hermanos Oyuela, dueños de una fábrica de muebles, y Martita, con el hijo de Don Roque, el almacenero de la cuadra, un pibe que se había recibido de médico clínico y trabajaba en el Hospital Penna.

Quien quedó a cargo de la carpintería fue la tía Clara, mi tía preferida, la compañera de andanzas en todas las canchas del país. Una persona que dedicó su vida al club que llevaba en su corazón. Tuve la suerte de compartir muchísimos partidos con ella y cuando no estábamos juntos, era fácil encontrarla entre los hinchas que se ubicaban en la Platea Alcorta, por su fisonomía, por sus ciento treinta kilos de peso, sumado a su atuendo blanco y rojo, con el que siempre vestía. Era una persona inquieta, extrovertida, boca sucia y con una voz tal, que llegaba a escucharse de una tribuna a otra. Su bonhomía era reconocida por todo el público quemero y su fanatismo único. La tía Clara era Huracán, era barrio, era tango y arrabal.


Es el día de hoy, que la recuerdo en cada partido, en cada esquina, en cada rincón del Palacio, evoco las lindas cosas que hemos pasado juntos, en aquellos inolvidables clásicos con el Ciclón o en los viajes al interior, con aquellos micros escolares que tardaban horas y horas en llegar a destino.
El amor pasó por su vida muy tarde y en forma efímera, sin la suerte de sus hermanas. Un día se cruzó con la persona equivocada. Un abogado que conoció en un baile de carnaval, del cual se enamoró perdidamente y de una forma casi inimaginable para su carácter y forma de ser. Roberto, era un tipo amable, formal y cortés, que cometió un sólo error que le costó el noviazgo con Clara. Pocos días antes de casarse, cuando ya estaba asignado el turno para el Registro Civil, cuando habían contratado la Iglesia y el salón, cuando esperaban el vestido blanco y el fotógrafo, cuando ya tenían la Luna de Miel preparada y habían repartido las invitaciones; un viernes, en aquellos partidos que se transmitían por Canal Siete, con el inconfundible relato de Horacio Aiello, en un paneo de cámara sobre la popular de Avenida La Plata, en el Gasómetro, Clara encontró entre los hinchas del Ciclón, la figura de Roberto ataviado con un gorrito de lana azulgrana con pompón rojo. Fue dolor y final. Fue desazón y fidelidad. Fue el día que encomendó su amor eterno a su querido Huracán. 

Nunca más aceptó un hombre en su vida.

La tía Clara era Huracán, porque sentía el fútbol de una forma poco común para una mujer de su época, con la pasión del hincha que pone el corazón en cada partido. 

La tía Clara era Huracán, porque era barrio y adoquín; tango y Parque de los Patricios, era Ringo Bonavena y Alfredo Barbieri, era Jorge Newbery y Tomás A. Ducó.

La tía Clara era Huracán por Herminio Masantonio y Tucho Méndez, por el Loco Houseman y  Miguelito Brindisi,  por el viejo Salvador Catania y por sus sobrinos.

Por eso en su lápida del cementerio, cada vez que le llevo flores, leo y releo su frente, que esboza:

Clara Mabel Catania

1/11/1930 – 2/5/2012.

“Aquí yacen los restos de una auténtica quemera”

La tía Clara era simplemente eso.

Era Huracán…


*Eduardo Quintana es escritor. Texto publicado en Mundo Ascenso.

domingo, noviembre 10, 2013

Gol


Definió Leandro Caruso. Y festeja. Es el segundo gol de Huracán en la victoria ante Banfield. Es también una de las imágenes del fin de semana para Clarin.com.

sábado, noviembre 09, 2013

La hermosa disfonía a la distancia



Sin visitantes, en la cancha que parecía imposible, en ese césped en el que los goles visitantes nunca entraban. Sí, ahí. Ahí. Ahí, en el Florencio Sola. Ganamos con estos dos goles. Sigamos gritando. Nos encantan estas disfonías. Que dure un largo rato esta garganta rota.

Seguimos siendo Huracàn


Nacional 13/14, Fecha 16: Huracán 2-Banfield 0, en el Florencio Sola. No hay que pellizcarnos. O sí. Pero es lo de menos. Nos daban por muertos, por goleados. Nos querían patear en el piso. Se nos querían reir. Pero no, viejo, no. No se puede joder tanto con Huracán. Sí, somos Huracán. El Globo de Newbery. El de las Once Estrellas que la AFA cuenta y homologa. El de nosotros, tan especialistas en creer que todo es posible aunque la realidad nos cague a golpes. Y fuimos eso en la cancha de Banfield, el puntero, el presunto invencible en su territorio. Fuimos, otra vez. Como para marcar un antes y un después. Como para decir que empezamos de nuevo. Hace un rato miraba -con razón- la tabla de los putos promedios que conducen a esa B Metro en la que alguna vez jugaron San Lorenzo y Racing. Hoy, ahora, estoy mirando otra cosa: un milagro. Quedamos a nueve puntos del mágico Puesto 3 que conduce a la A. Faltan disputar 78 unidades. Si seguimos siendo Huracán este barrilete lo remontamos. Queda escrito.  

Goles: Defederico y Caruso.
El mejor: Caruso, Cuesta, Domínguez.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

jueves, noviembre 07, 2013

Un equipo de la A



Huracán ante Racing, en el Cilindro, en 1995. Fue un 1-1, con gol del Chipi Barijho. Sirve la impresión que dejaba aquel equipo: era de la A. Y eso, visto con los ojos de este tiempo, resulta atractivo.

martes, noviembre 05, 2013

Y ese maldito azar...



Tampoco ligamos nada. Pasó de nuevo. Ahora, en Pergamino... ¿Y si llamamos de nuevo al Brujo?

lunes, noviembre 04, 2013

¿Y ahora qué hacemos?


Nacional 13/14, Fecha 15: Douglas Haig 1-Huracán 0, en el Morales de Pergamino. Sin palabras. Sigo (seguimos) sin entender nada. ¿Y ahora qué hacemos?

El mejor: Monzón.
El peor: Arraya.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

domingo, noviembre 03, 2013

Ambiente de clásico



Cuatro de julio de 1954, Palacio Ducó. Huracán le gana a Boca en el campo de juego. Y vence a todos en las tribunas. Ese día se vendieron 48.996 entradas y se recaudaron 220.482 pesos. Fue récord para la fecha, claro, y es -también ahora- el récord para el estadio. El único gol del partido lo convirtió Ricardo Infante. La victoria del contorno fue de todos los Quemeros. Como en los años veinte, el inevitable ambiente de clásico ante Boca.

viernes, noviembre 01, 2013

Que los cumplamos feliz


Huracán cumple 105 años. Lo festejamos hoy y también mañana. Siempre con una certeza: seremos quemeros hasta el final de nuestros días, hasta el último de los suspiros. Y después también, cuando nos inviten al cielo con Stábile, Onzari y Masantonio.

jueves, octubre 31, 2013

Imágenes para la incredulidad



El resumen del partido contra Independiente Rivadavia. Escenas de un naufragio que no mereció ser tal.

miércoles, octubre 30, 2013

Más allá de la mufa...


Nacional 13/14, Fecha 14: Huracán 2-Independiente Rivadavia 2, en el Palacio Ducó. Duele, lastima, no se entiende. Perdimos dos puntos. Padecimos otra vez -como tantas- el azar desfavorable. No dan ganas de escribir. Porque no se puede explicar.

Goles: Arraya y Villafañez. 
El mejor: Defederico.
El peor: El azar.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

miércoles, octubre 23, 2013

El buen René, el Loco lindo


René Houseman, en la publicidad gráfica de TyC Sports. Un homenaje al crack. Y a su locura.

domingo, octubre 20, 2013

No dan ganas...


Nacional 13/14, Fecha 13: Atlético Tucumán 2-Huracán 0, en el Monumental José Fierro. Disculpas, no dan ganas de escribir. Es un síntoma. Esto genera Huracán hoy...

El mejor: Vacante.
El peor: Gonzalo Martínez, Mauro Milano, Leandro Caruso, Juan Arraya.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

viernes, octubre 18, 2013

Qué lindo que es golear



Huracán ante San Lorenzo, 3-0 en La Bombonera, en 1969. Un placer, un lujo. El primero lo hizo Miguel Brindisi, el segundo Hugo Tedesco y el tercero Luis Giribet. Falta el relato. Los goles los gritamos nosotros, enemigos del silencio.

miércoles, octubre 16, 2013

Huracán, pura música



Piti Fernández, de Las Pastillas del Abuelo, y su música del corazón: la que le dedica a Huracán.

lunes, octubre 14, 2013

Bienvenido, Señor Kudelka


Frank Kudelka es el nuevo entrenador de Huracán. No es del club, pero cuentan que sabe de qué se trata. 

domingo, octubre 13, 2013

Tres goles y una joya



Fue una goleada con decorado. La jugada de Romero Gamarra califica para el mejor gol de la temporada. Un grito de crack. Que se repita...

sábado, octubre 12, 2013

Una luz en el infierno


Nacional 13/14, Fecha 12: Huracán 4-Aldosivi 1, en el Palacio Ducó. De repente, una alegría sucede, nos cobija, nos invita a imaginar horizontes menos hostiles. Sí, goleamos. Sí, hicimos cuatro goles que pudieron ser más. Sí, el infierno del que estábamos presos se hizo paraíso por noventa minutos. Y eso no es poco. Seguro que no es poco. Casi como una luz en el infierno

Goles: Milano, Arraya, Defederico y Romero Gamarra. 
El mejor: Romero Gamarra.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

Post publicado desde Mar de las Pampas

viernes, octubre 11, 2013

Festejar a lo grande


El Huracán campeón del Metropolitano festejó el quinto título de Liga -la Quinta Estrella- contra un rival de lujo, el Santos de Pelé, que se despedía de la Argentina. Luego fue derrota amplia, pero la fiesta fue tan grande como aquel Equipo de los Sueños. Acá, el afiche publicitario de aquellos días felices.

miércoles, octubre 09, 2013

Más allá de todo, la pasión



Huracán, en el Ducó. Copa de los Clásicos 2012/13, ante San Lorenzo. Sale el equipo al campo de juego. Comienza la fiesta. Más allá de rivales y de circunstancias. De Amistosos u oficiales. Huracán, siempre. Esa pasión.

domingo, octubre 06, 2013

Punto cero


Nacional 13/14, Fecha 11: Boca Unidos 0-Huracán 0, en Corrientes. Néstor Apuzzo -otra vez- de técnico interino, un plantel sin técnico, un presente traumático, un futuro que no ofrece entusiasmos. Y en el medio, este partido extraño, parejo, incómodo, que pudo ser victoria merecida o derrota sin muchas objeciones. En definitiva, parece se trató de un punto cero. Casi nada, un partido fantasma en el medio de un antes y un después...

El mejor: Vacante.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

viernes, octubre 04, 2013

El Huracán de Zubeldía y de Veira



Osvaldo Zubeldía y Héctor Veira, dos caras del Huracán del 71. Tiempos de expectativas enormes y resultados escasos.

Y un bonus notable: la confesión del Bambino. "Soy simpatizante e hincha de Huracán", a los tres minutos y medio del video.

miércoles, octubre 02, 2013

Los verdaderos contreras


Por Atilio Cesáreo Grosso*

La Comisión Directiva, que traiciona una y otra vez el mandato de representar al socio y por mezquinas diferencias personales y rencores políticos, una y otra vez elude el reclamo popular de contratar al Profe Cappa.

El plantel profesional, porque si falta juego, también falta audacia, voluntad, personalidad, identificación y verguenza deportiva. Total, los contratos son de los mejores de la categoría, y se van a pagar, y si no se pagan, Agremiados aniquila al club.

El Turco Mohamed, que toma el equipo con la pretemporada completa y diseña el plantel, y nunca supo si jugar con 3, 4 o 5 defensas, 1, 2 o 3 atacantes, si colgarlo a Dominguez o hacerlo referente de la defensa, si jugar con un lateral derecho o con un central devenido lateral, con dos mediapuntas o con ninguna, con 9 de área o sín él.... Y ahora se va, eludiendo la responsabilidad de exponer a los consagrados que no asumieron el compromiso y manteniendo los "códigos del vestuario", porque "no encontró el equipo". Total, queda este plantel hasta junio de 2014, y que lo pague Huracán.

El Presidente, porque cuando el Globo necesita imperiosamente ascender, y deportivamente asoma un fracaso, tiene tiempo para hacer especulaciones absurdas como la fórmula "Mohamed - Nadur".

Y todo ellos, en conjunto, porque no hicieron honor a estar en Huracán, que está obligado urgentemente a volver a Primera para revalidar su condición de Grande.


Un abrazo Quemero.

*Atilio Cesáreo Grosso es un tipo grande. Un viejo con onda. Pero un viejo cascarrabias. Divertido, agradable. Muy Quemero, aunque parece -por momentos- hincha del Inquilinato. Desde hoy se convertirá en nuevo columnista de este modesto Blog. Su papá le contó que fuimos los mejores del mundo en los años veinte. El vio al Equipo de los Sueños en los años setenta. Hoy, quejoso de todo, se sienta en la Alcorta para ver a Huracán. Y, ad honorem, se suma a este espacio. El lo sabe: en definitiva, reìrnos de nosotros forma parte de nuestra grandeza.

martes, octubre 01, 2013

¿Y ahora quién?


Se fue Antonio Mohamed de Huracán. Su tercer ciclo duró un suspiro: tres victorias y siete derrotas, las cinco últimas en fila. Se rompe una ilusión y se lastima un idilio. Queda una pregunta: ¿y ahora quién viene?

La gente pide a Angel Cappa. Los dirigentes, que mucho se equivocan en las decisiones futbolísticas, no lo quieren. Busca a Fernando Quiroz, quien en 2007 ascendió a San Martín de San Juan. El Plan B parece ser Ricardo Rodríguez, de aceptable campaña en Atlético Tucumán, hombre del Ascenso. También se escuchó el nombre de José Romero, el Pep de Floresta. Se verá...

Los golpeados



Alejandro Capurro y su mirada de esta sucesión de tropiezos.

lunes, septiembre 30, 2013

Un papelonazo


Nacional 13/14, Fecha 10: Huracán 0-Brown de Adrogué 1, en el Palacio Ducó. Sin fútbol, sin gol, sin alma, sin nada. Se perdió contra un equipo de presupuesto mínimo, frecuente participante de la C y de la D. Es el quinto tropiezo consecutivo y el séptimo en diez fechas. También resulta el final de este tristísimo ciclo de Mohamed en Huracán... Un papelonazo.

El mejor: Víctor Cuesta.
El peor: Leandro Caruso.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

miércoles, septiembre 25, 2013

Vení, Pelé, jugá en el Ducó...


El Ducó, en 1973. De un lado, El Equipo de los Sueños; del otro El Equipo del Siglo. Huracán y el Santos, en un duelo de elite en Parque de los Patricios. Fue el Partipo de Celebración del título obtenido en 1973. Y allí, Pelé -crack de todos los tiempos- como protagonista. Un recuerdo agradable, más allá del resultado ocasional.

lunes, septiembre 23, 2013

Capurro + 10


Capurro, en acción, ante Patronato. Un lujo útil.

Alejandro Capurro es, a esta altura, el mejor de los refuerzos de Huracán. El que mejor entiende lo que pretende Mohamed y el que mejor se adaptó a nuestra camiseta de historia y de necesidades. Aplausos para él, a pesar de todo.

domingo, septiembre 22, 2013

Pesadilla 4


Nacional 13/14, Fecha 9: Patronato 2 - Huracán 0, en Paraná. Cuatro derrotas al hilo. Juego en declive. Carencia de gol. Errores repetidos. Nueve puntos en nueve fechas... Despiértenme cuando termine la pesadilla...

El mejor: Alejandro Capurro.
El peor: Leandro Díaz y Leandro Caruso.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

sábado, septiembre 21, 2013

El Abandono del 73

El desaparecido Gasómetro, en 1973. Las pintadas, en la semana del clásico que San Lorenzo desistió de jugar en su cancha.

Por Eladio Mases
El Equipo de los Sueños ya se había consagrado campeón del Metropolitano de 1973, tras 45 años de espera (desde aquella gloriosa conquista de 1928, la que nos había convertido en los más campeones de los años 20). Huracán había sido el mejor, había escuchado ovaciones en casi todas las canchas, había dado la Vuelta Olímpica frente a Gimnasia La Plata, en el Ducó. Y faltaba un detalle que quería el destino: la celebración en el Gasómetro. El clásico debía jugarse a la semana siguiente en el desaparecido estadio de Boedo, en la Avenida La Plata. El mismo escenario en el que Huracán ya había dado tres Vueltas Olímpicas en Copas Nacionales Oficiales de AFA: la Copa Consuelo Beccar Varela (de 1933), la Copa Adrián Escobar (de 1943, contra ) y la Copa Competencia Británica (de 1944, tras un memorable 4-2 a Boca en la final), tradicionales competiciones de las dos primeras décadas del Profesionalismo. Los hinchas y los dirigentes de San Lorenzo no querían festejos ajenos en su casa. Y actuaron en consecuencia. Rompieron el césped, sacaron un arco, mataron su localía. En Parque de los Patricios se lo conoce como "El Abandono del 73".

En el sitio oficial de la Subcomisión del Hincha de San Lorenzo se cuentan aquellos hechos en detalle: "El Domingo 6 de Agosto San Lorenzo recibió a Boca en el Gasómetro por la vigésima quinta fecha del Metropolitano bajo el arbitraje de Luís Pestarino, el partido terminó en derrota 3 a 2, pero la extrañeza general fue la reacción de la hinchada del Ciclón arrojando piedras y botellas contra el arquero de Boca Vidallé (durante 10 minutos en pleno desarrollo del encuentro estuvo suspendido el partido) sin que mediara jugada polémica alguna, el trasfondo era que ya Huracán se perfilaba para ganar el Metropolitano y en ocho fechas debía llegar a Avenida La Plata con posibilidad de dar la vuelta olímpica en Boedo, la idea era provocar  la suspensión del Gasómetro, como finalmente sucedió, con Colón y Velez se debió jugar en Atlanta de Local y ante Huracán cuando vencía la suspensión se jugó en cancha de Velez.

Ante la duda de la A.F.A de hacer jugar el clásico en el Gasómetro, en la semana la hinchada azulgrana levantó el césped en los bordes del campo de juego y hasta desapareció un arco.

La conclusión fue que se decidió que el partido se jugara en Liniers en horario nocturno el viernes 21 de Septiembre, dos días antes de las Elecciones Nacionales Presidenciales de 1973".

En la previa al clásico, sucedió el siguiente ida y vuelta de un periodista del diario La Razòn con el entonces presidente de San Lorenzo, Osvaldo Valiño. "¿Como es eso que usted no quería que Huracán diera la vuelta olímpica en el Gasómetro?", le preguntaron. Y el hombre respondió: "Simplemente no quería que los de Huracán después de perder con nosotros, se quedaran dos días adentro del estadio festejando".

Se llama confesión de parte.

No más preguntas, Señor Juez.

miércoles, septiembre 18, 2013

Explicar lo inexplicable



Nacional 13/14, Fecha 8: Huracán 1 - Instituto de Córdoba 3, en el Palacio Ducó. Que lo explique Mohamed....

El gol: Gonzalo Martínez.
El mejor: Vacante.
El peor: Alexis Ferrero, Juan Arraya y Leandro Caruso.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

martes, septiembre 17, 2013

¿Sabíamos?


Por Atilio Cesáreo Grosso*

¿Sabías que.....
 
.... el pibe Martinez que debutó hace un par de años, la amasaba, la pisaba y gambeteaba sin concretar, dando muestras de inmadurez futbolística, es el mismo Martinez que aún la amasa, la pisa y gambetea sin concretar, dando muestras de inmadurez futbolística?

..... el confundido Mohamed que nos dirigió en Varela, es el mismo Turco quemero que ganó la Sudamericana con un Independiente medio pelo, pero metía dos cambios y la re pegaba, y sino ganaba de puro culo?
.
.... que la TV Pública no equivocó las imágenes de Varela con las del Campeonato Juvenil Evita Capitana de Chaco, sino que efectivamente el puntero del campeonato donde milita el Glorioso Globo de Stábile, es un cuadro cuya cancha casi no tiene tribunas, pero igual logra albergar a sus poquitos simpatizantes?

..... que el DT del humilde cuadro que nos pegó un paseo memorable en Varela, no era Guardiola, sino que es el mismo Diego Cocca que duró medio campeonato en Huracán ya que "no jugaba a nada"?

...... que el Claudio Guerra que definió como Romario, es el mismo delantero del que prescindimos varias veces por bajos rendimientos? ... y que el criterioso y esforzado Walter Busse del Halcón, no es un primo ni un hermanito, sino que es el mismo que dejamos libre porque "le quedaba grande la camiseta de Huracán"?

Mamita, qué realidad...  Algunos dicen que cuarenta años no es nada. En nuestro Huracán es lo que tarda en construirse un infierno desde el principio de un paraìso...

Un abrazo Quemero.


*Atilio Cesáreo Grosso es un tipo grande. Un viejo con onda. Pero un viejo cascarrabias. Divertido, agradable. Muy Quemero, aunque parece -por momentos- hincha del Inquilinato. Desde hoy se convertirá en nuevo columnista de este modesto Blog. Su papá le contó que fuimos los mejores del mundo en los años veinte. El vio al Equipo de los Sueños en los años setenta. Hoy, quejoso de todo, se sienta en la Alcorta para ver a Huracán. Y, ad honorem, se suma a este espacio. El lo sabe: en definitiva, reìrnos de nosotros forma parte de nuestra grandeza.

lunes, septiembre 16, 2013

Palabras de campeón



Testimonios del Huracán del 73. Cuarenta años del Equipo de los Sueños, aquel espejo de lo mejor del fùtbol argentino.

El Paraíso cumple cuarenta años


Ese equipo se transformó en preciosa mitología. Porque fue campeón, pero sobre todo porque generó lo que casi nadie antes ni después: fue una identidad. El Huracán del 73 resultó una de las últimas militancias en nombre del carácter lúdico de este deporte. Lo cuentan los que lo vieron y lo exhiben muchos de los videos que ahora se pueden observar: René Houseman gambeteaba rivales como si fueran postes; atrás de èl, Miguel Brindisi ofrecía una cátedra tras otra en cada una de sus presentaciones. A los costados, Omar Larrosa y Carlos Babington brindaban elegancia. En el fondo, el Coco Basile era un vozarrón que dirigía y Jorge Carrascosa era un líder que enseñaba adentro y afuera del campo de juego. Sí, arriba, Roque Avallay -con su sonrisa de gol- gritaba victorias.

Hoy, ahora, en este ratito, se cumplen cuarenta años de un equipo que fue un hito y una gloria sin olvido. Lo dicen muchos, incluso el padre de la cuestión, César Menotti: aquel Huracán resultó la matriz conceptual que permitió la consagración de la Argentina en su primera Copa del Mundo, en 1978. Decía el entrenador y lo repite ahora el sitio oficial de la FIFA: “Ese Huracán salvó al fútbol argentino”.

“La espera valió la pena”, escribía por aquellos días de hace cuatro décadas Osvaldo Ardizzone -crack de las palabras y del periodismo- en la revista El Gráfico. Tenía razón: Huracán volvía a ganar un título de Liga luego de 45 años, desde aquella consagración lejanísma de 1928, en tiempos de Stábile y de Onzari; y se consagraba tras 29 temporadas, luego de aquella vuelta olímpica en el Gasómetro ante Boca, en ocasión de la Copa Competencia Británica, su última celebración oficial en el ámbito de la AFA.

Hay una cuestión del tiempo que lo hace más relevante al logro: es, quizá, la única vuelta olímpica que disfrutó la amplísima mayoría de hinchas de Huracán que ahora viven. Desde la calle Viamonte homologaron en días recientes los once títulos de esta historia de más de 104 años, pero para casi todos los beneficiarios de ese pasado aquellas estrellas resultan un cielo en blanco y negro. Hermoso, pero así.

Lo contaba Angel Cappa, en las charlas de bar y vestuarios en aquel 2009 de refundaciones: “Ese equipo representó un modo de entender el fútbol. Se jugaba para ganar, pero también para gustar, para el espectador, para el hombre de fútbol. Y el aplauso era esa merecida consecuencia”. Roberto Fontanarrosa, hincha de Central desde lo más profundo de su alma, contó alguna vez en esta redacción que la única vez que en Arroyito se aplaudió a un rival fue en aquel año: en ese 5-0 mágico e inverosímil que Huracán ofreció bajo el cielo de Rosario. No fue la única actuación estupenda ni la única goleada. Huracán debutó con un set ante Argentinos, en el Palacio Ducó: 6-1. Luego goleó 5-0 a Racing, repitió el 5-2 ante Ferro y Atlanta, todo en esa primera rueda de encantos. El recorrido continuó más eficaz que brillante en la segunda vuelta (las convocatorias internacionales ausentaron a los magos). Pero cuando todos se juntaban parecían un ballet al servicio del buen gusto.

La campaña también brilló por sus números: 19 victorias, ocho empates y sólo cinco derrotas. Atrás quedaron Boca, River, San Lorenzo e Independiente. A pesar de la derrota ante Gimnasia La Plata, el 16 de setiembre, Huracán dio la vuelta en su cancha. También volvió a celebrar, en el mismo Ducó, frente a Boca, aquel viejo rival de los años veinte. Allí, en esa vuelta olímpica tardía estaba el inmenso Emilio Baldonedo. Lo contó antes de despedirse del mundo, a fines de los años noventa: “Ese equipo fuimos todos. Una manera de interpretar este juego. En definitiva, nosotros. Huracán”.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarin.

Una sortija para un viaje en Globo

 
Por Juan Sasturain*
Este año, de una revista futbolera, a contramano de las facilidades y el verseo, me pidieron que escribiera algo sobre el Huracán del ’73, del que se cumplían años justos. Mi respuesta fue vaga, amistosa, enredada y muy sentida. Escribí lo que me parecía a partir de demasiadas salvedades (aclaraciones previas que –como su nombre no lo indica– no “salvan” a nadie) y terminé redactando(me) algo que si no era un manual de instrucciones sobre “Cómo ganar la sortija para un viaje en Globo” (sic), tenía algo de mapa de ruta ideológico –si eso existe–, o de recetario acaso inútil para la supervivencia en tiempos no sólo futboleramente desangelados. Quiero volver ahora sobre la idea y sobre aquel texto.

Es que ante cualquier tema o cuestión que se plantee, siempre hay cuestiones previas. Quiero decir: para hablar de cosas que nos gustan, para hablar del Huracán del ’73, o del benteveo, o de Floreal Ruiz con Troilo en los ’40, o del tardío Soñar, soñar de Favio, o de Wimpi en la radio, de Locche en el ring, o de La mujer sentada en todos lados y en ninguno, de Copi, o del Gordo Cooke –para ir más lejos–, primero hay que subirse a su hombro, a su barco, a su rama, a su sueño, a su mundo personal. Mejor o simplemente dicho: para ganar la sortija primero hay que estar subido a la calesita.

Ejemplo del pajarito: los pibes, los enamorados, los ornitólogos y los embalsamadores miran / han mirado y escuchan / han escuchado al mismo benteveo. Pero no me vas a comparar lo que hacen con él o lo que queda del pajarito, respectivamente, en la rama, la oreja, el alma, la jaulita o la repisa. Entre subirse al árbol para respirar el aire y ver de cerca las hojitas contiguas al bicho, y mirar de abajo con un sombrero para que no se te desgracie encima; entre recortar la foto del libro o bajar el video de sus gorjeos de YouTube, hay distancias de experiencia.

De otra manera y mejor dicho y ejemplificado: podés ser incluso la mamá del nene que gira, o ser el fabricante del caballito o el dueño de la cadena de calesitas de la ciudad, pero para ganarte la sortija tenés que subirte al vértigo y apuntar con el dedo afilado y los ojos cerrados del arquero zen.

En el caso particular que se planteaba, el del Huracán del ’73, la sortija, el premio, era y es la comprensión, la iluminación del mito que sigue hablándole al presente. Y el disfrute compartido (con partido), claro. El mito no es una mentira sino un cuento social y personalmente saludable y ejemplar que sirve para pensar(se), soñar(se), imaginar(se). El mito va por senderos de comprensión y explicación diferentes de los de la Historia y la puta estadística. Enseña e ilumina desde otro lado. Su hábitat es la memoria, hija y madre de la identidad y prima no política de la necesaria alegría, amiga del juego y única condición de posibilidad de lo pleno humano.

El Huracán del ‘73 es hoy todavía, como La Máquina, como el Independiente que terminaba con Grillo y Cruz, como el efímero terceto de Lima ‘57, como Los Matadores de Tim en sus dos versiones, como el jogo bonito del River de Didí, como Los Albañiles, como el Rojo del Bocha y el Argentinos del Bichi, un mito futbolero argentino no negociable.

Y se revive, como buen mito, en la repetición casi ritual. De nombres, de roles, de etiquetas ayudamemoria. No es casual que, como en todos o casi todos los otros casos mencionados, se trata de una formación, de un equipo, pero que la referencia que lo identifica, el subrayado esté (desde fines de los ’60) en el banco de conducción y, desde siempre, en ciertos pobladores de la cancha del medio para adelante.

En el caso del Huracán del ’73, se dice –en el concepto– el equipo “de Menotti”, y en la memoria sensual se menciona la “delantera” todavía completa, recitable del siete al once: Houseman, Brindisi, Avallay, Babington y Larrosa. Incluso se ponían siempre así para la foto. De derecha a izquierda, una progresión del calor al frío, de la locura al raciocinio, de la explosión al equilibrio.

No vamos a hablar de las consabidas virtudes del incómodo René, del precoz Miguelito, del sabio Inglés, del Larrosa de perfil bajísimo o de Roque, el velocista que una vez frenó para pensar. Pero si uno mira para atrás en la cancha y para arriba en la foto, hay cuatro nombres más que el mito conserva de frente y de perfil: de frente y literalmente encolumnados, Russo en el medio laburante y Basile en el fondo pechador; de perfil por izquierda, en la cancha y en la foto, Carrascosa, callado y de únicos bigotes. Por derecha, lisito y tan uruguayo, Chabay. Por razones que sólo el devenir del mito puede explicar, el arquero Roganti y el central Buglione –que me perdonen la burrada los quemeros– se desdibujan para el mitómano foráneo.

Incluso Cejas, el Chocolate Baley y Paolino el fugaz, que vino de Racing, calzan más y mejor en esos espacios míticos. Como Ardiles, que llegó tarde o cuando por poquito no alcanzó. Que así es la historia.
El Flaco Menotti –como pasa con Didí, el peruano adoptivo, o con Tim, el sabio de la manta corta– figura y da carácter al mito no por lo que (im)pone sino por lo que deja (jugar). Se supondría que con su concepción del juego primordial y del protagonismo de los jugadores no debería estar su nombre en memorable primera fila (¿quién “dirigía” La Máquina?, ¿qué le decía Stábile a Grillo, o a Maschio, Angelillo y Sívori, en el vestuario?). Pero sí debe estar, y con justicia histórica y poética, ya que el Flaco es, en perspectiva, un puntual Restaurador de las Formas –menos viejo Rosas que futuro Guardiola– tras el desastre futbolero institucionalizado de la inmediata transición entre décadas: clubes campeones mundiales de modelo utilitario y selecciones confundidas. Y eso vale, hasta hoy. O sobre todo hoy, en el páramo.

Uno podía y puede ganarse un viaje en calesita, otra vuelta en los autitos chocadores o toda la torta para reinvertir en El Estanciero. Pero si uno quiere ganarse la sortija válida para un viaje en Globo, tiene que animarse a volar.

*Periodista y escritor. Texto publicado en Página/12.

Un sueño grande cumple cuatro décadas


La revista Goles y su homenaje al Equipo de los Sueños, aquel memorable campeón de 1973. Aplausos, señores: aquella gloria compartida cumple 40 años.

Clarín no miente


Septiembre de 1973. Huracán campeón en la portada del Deportivo de Clarín.

domingo, septiembre 15, 2013

La Guerra del Ex



Nos suele pasar. Parece una condena: cualquier ex jugador -incluso aquellos que rindienron poco o nada- nos terminan dañando cuando los volvemos a enfrentar. Esta vez fue el turno de Claudio Guerra, quien apenas marcó ocho tantos en sus tres ciclos en Huracán. Ahora, con la camiseta de Defensa y Justicia, nos hizo un golazo decisivo a los tres minutos... Cosas de Huracán...

sábado, septiembre 14, 2013

Sin respuestas

Nacional 13/14, Fecha 7: Defensa y Justicia 1 - Huracán 0, en Florencio Varela. El peor partido del equipo, la mayor preocupación. Y, sobre todo, una pregunta sin respuesta: ¿para qué esta este Huracán?

El mejor: Diego Pozo.
El peor: El equipo.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

miércoles, septiembre 11, 2013

El clásico (auto) golpe




Por Atilio Cesáreo Grosso, El Contrera*
Mientras presuroso subía las gradas y me acomodaba en la Alcorta, me estremecí. Me percaté de que supuestamente se presentaban los astros favorables, y en esas circunstancias al Huracán moderno la cosa le suele salir MUY mal.

Veamos; gran clima y concurrencia en el Ducó, Huracán en alza, la defensa solidificándose, el medio que había ganado juego, y Defederico y Caruso que querIan volver a ser.

En el otro bando, asomaba por el túnel del Palacio de Patricios el PEOR Independiente de la historia, recientememte vapuleado por diversos rejuntados zonales en horrendos papelones deportivos; destrozado institucionalmente, confundido, despistado, y futbolísticamente "liderado" por el Traidor que, por el generalizado abucheo, parecía abrumado psicológicamente, apichonado, herido emocionalmente y con ganas de irse a su casa, prender la compu y controlar el saldo de su cuenta en U$S por home banking.

Y suena el silbato, y como ellos no sabían para donde agarrar, y nosotros íbamos dominando el incipiente trámite, y de ganar quedaríamos en posición de ascenso, y les podíamos propinar una reconfortante humillación deportiva, es decir, como estaba todo BIEN.... A los 10 minutos (no sea cosa de demorarse), uno de los nuestros enloquece en una jugada cualquiera de mitad de cancha, se lanza estilo Bruce Lee y le tira una patada/planchazo a la cabeza a un Amargo, que decí que el Amargo corre la cabeza y le pega la patada en el hombro, que sino se la arranca, y en lugar de mandarlo a las duchas, Pe$$ota lo hacía conducir a la Seccional y el Juez Penal de turno caratulaba el hecho como tentativa de homicidio y nos clausuraban el Duco por escena del crimen.

Era inevitable! Si no es el rival, el árbitro, o el clima, nosotros mismos nos encargamos de orquestarnos el boicot.

Quién fue la bestia? Fue un pibe, seguro, acelerado por mostrarse!  No, es experimentado, tiene 5.000 partidos en Primera... Ahhh, debe ser un veterano bruto. O un rústico. ¿Fue Barrientos? Noooo, si el Capitán Hugo no juega más, creo que puso un drugstore con panchería en Comodoro Rivadavia.

¡¡¡Fue Arano!!! ¿Aranoooo? Sí, Chiche, el lateral volante con manejo, proyección y ataque, un mosquetero del tiki tiki, ¡¡¡el 3 preferido del Licenciado Cappa!!

Esto no era suficiente para terminar de arruinar todo, porque este Independiente además de ser el peor es el más apático. No convertía, y había estado más cerca de perderlo que de ganarlo, así que faltando casi nada para el final (cosa que no hubiera ya piernas ni tiempo para remontar) el mundialista Pozo da rebote hacia el medio y consuma un nuevo capítulo de estos episodios a los que estamos tan habituados....

Qué vas a hacer, Quemero, son cosas del fobal. Un abrazo de gol.

 *Atilio Cesáreo Grosso es un tipo grande. Un viejo con onda. Pero un viejo cascarrabias. Divertido, agradable. Muy Quemero, aunque parece -por momentos- hincha del Inquilinato. Desde hoy se convertirá en nuevo columnista de este modesto Blog. Su papá le contó que fuimos los mejores del mundo en los años veinte. El vio al Equipo de los Sueños en los años setenta. Hoy, quejoso de todo, se sienta en la Alcorta para ver a Huracán. Y, ad honorem, se suma a este espacio. El lo sabe: en definitiva, reìrnos de nosotros forma parte de nuestra grandeza.

martes, septiembre 10, 2013

De aplausos y de silbidos


Por Ricardo Sapia*
A veces no se puede volcar la balanza toda para el mismo lado. A veces reconforta hasta la emoción ver a 30.000 almas apoyar, alentar y sacar a relucir todo lo que sienten por los colores de su vida con esa ovación final. A veces un futbolista (con nombre y apellido, Carlos Arano) tiene que tener la cabeza en su lugar y pensar que con un partido casi completo por delante no puede partir al medio a un rival para interrumpir una contra. A veces no alcanza con el esfuerzo y el buen juego también, de los otros diez para ganar un partido en inferioridad numérica y superar a quienes venían (y a mi gusto se fueron igual) con un andar mediocre. A veces un arquero (con nombre y apellido, Diego Pozo) tiene que responder en las pocas que tiene, ser el seguro del arco y no dar un rebote al medio y entregar el gol. A veces hay que morderse y levantar la cabeza con la confianza de una labor digna en la adversidad, incluso sin el resultado esperado. A veces unos chiflidos ensordecedores le dicen a un jugador que se equivocó y postergó un sentimiento dicho y aceptado por él para defender a otro club cualquiera. A veces te toca un árbitro sensible que pita y amonesta (la roja fue indiscutible) para un lado y para el otro tiene un poquito más de paciencia.

Huracán no ganó ese partido que tanto nos hace falta. El que rompe la hegemonía e infla el pecho. El que te hace apretar el puño y marca una presencia a futuro en un torneo durísimo. Huracán tiene que saldar, algún día, esa cuenta pendiente de ganarle al más macho que se le ponga adelante (aunque esta vez haya sido sólo por su chapa) y para eso necesita que nada se salga del plan. Ni una patada. Ni un rebote.

Hay que traerse tres puntos de Varela. Sí o sí.

*Periodista. Texto publicado en el diario Olé.

El triunfo del contorno



El recibimiento de Huracán ante Independiente. La popular Ringo Bonavena -la más grande del fútbol argentino- repleta; en la Alcorta gente en los pasillos; la Miravé con clima de Primera. Lunes, a las 19.10. El nombre de esta pasión tiene siete letras: Huracán.

Palabras para un golpe



Antonio Mohamed, en la conferencia de prensa, tras la derrota ante Independiente.

lunes, septiembre 09, 2013

Apuntes de otro tropiezo


Nacional 13/14, Fecha 6: Huracán 0-Independiente 1, en el Palacio Ducó. Otra chance desperdiciada, otro golpe evitable, otro error propio que se paga con derrota. Inadmisible la patada de Arano que valió su expulsión. Error en aceptar livianamente la designación de Sergio Pezzotta. Flojo el tramo final en el que el equipo se metió atrás. Innecesarios los rebotes que ofreció Pozo. Apuntes de otro tropiezo...

El mejor: Gonzalo Martínez.
El peor: Carlos Arano.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

Víctor Cuesta, de buena tarea, contra Menéndez. Un retrato de la lucha en el Ducó. Huracán quedó a dos puntos del Puesto 3.
 

jueves, septiembre 05, 2013

Desde siempre


Año 1930. El público de Huracán desborda la vieja cancha de Alcorta y Luna, la anterior al actual Ducó. No cabe nadie más, incluso a pesar de que la campaña del más campeón de la década (junto a Boca) no fue buena en ese último año de la Era Amateur (terminó decimocuarto entre 36 equipos). En aquel tiempo, el Globo de Newbery tenía una de las cinco grandes canchas de la Ciudad de Buenos Aires, con capacidad para 40.900 espectadores. Estaba sólo detrás de las de San Lorenzo (73.400), River (58.000) y Boca (55.000); y delante de la de Sportivo Barracas (33.000), frecuente escenario de los partidos del seleccionado en los años veinte. Toda esa gente iba a a ver Huracán, orgullo de los Barrios del Sur.

sábado, agosto 31, 2013

Ese grito



Jugadón de Leandro Díaz, aparición de Leandro Caruso. Gol de Huracán. El segundo, el de la victoria, el de los tres puntos. Que la disfonía dure todo el fin de semana...

viernes, agosto 30, 2013

Gracias totales



Cuando Juan Pablo Pereyra se destacaba en Atlético Tucumán fue convocado a la Selección local que conducía Diego Maradona. Y también, días después, fue pretendido como refuerzo para Huracán. Ahora, aportó un gol para el Globo de Newbery, pero con otra camiseta, la de Ferro. Por eso, sin malicia: gracias totales...

Goooooooooooooooooooool


Nacional 13/14, Fecha 5: Ferro 1 - Huracán 2, en Caballito. Sí, un día nos sale ese grito final, tardío. Sí, ganamos como nunca ganamos. Con la última, con ese tiro que jamás entra, con ese amparo del azar que no suele abrazarnos. Ganamos en tiempo de descuento tras un partido en el que parecíamos tener todo controlado hasta ese golazo ajeno de un tal Correa. Sí. gritemos hasta la disfonía. Entró la ùltima, la de la jugada de Díaz y el gol de Caruso. La inesperada, la imposible, la que siempre rebota en alguna. Sí, ganó Huracán. Goooooooooooooooool.

Goles: Juan Pablo Pereyra (en contra) y Leandro Caruso.
El mejor: Alejandro Capurro y Víctor Cuesta.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

De Primera



Ferro-Huracán, en Caballito. "Un duelo de Primera", como dice el anuncio de de DeporTV. Con un agregado: sucede en ese estadio que tantos partidos gratos nos ofreció...

miércoles, agosto 28, 2013

La fiesta del estreno


Se inaugura el Ducó. Huracán, ante Boca, en 1947. Lo muestra la tapa de la revista El Gráfico: no hay lugar para nadie más. Al marco imponente lo acompaña un cuadro feliz: el Globo de Newbery se impone 4-3. Fue un partido para la historia, tal como lo recordó Pablo Ramírez, en el diario La Nación.

lunes, agosto 26, 2013

"Merecemeos tener más puntos"



Antonio Mohamed y su balance sobre la victoria ante San Martín de San Juan. También una mirada sobre el inicio de la temporada. Considera que tendríamos que tener más puntos. Nosotros también.

Dos flechazos y tres puntos



La Flecha Arraya es el único jugador de Huracán que convirtió goles en lo que va de la temporada. Con los dos ante San Martín de San Juan suma tres. Todos sucedieron en el Ducó. Y son los que le permiten al Globo de Newbery sumar seis puntos. No juega como un crack, pero hace goles como un nueve. Y eso, no es poco.

domingo, agosto 25, 2013

Huracán es de domingo

Imagen: Guido Suárez, vía Twitter.

La Popular Ringo Bonavena, la más grande del fútbol argentino, frente a San Martín de San Juan. Casi en horario de almuerzo (comenzó a las 14 horas), televisado en vivo por canal abierto, pero en domingo. Y como cuenta la historia, y a pesar de todo, Huracán es de domingo. De Primera.

Mejorando paulatimente


Nacional 13/14, Fecha 4: Huracán 2 - San Martín de San Juan 0, en el Ducó. Lo mejor de Huracán en estas cuatro fechas. Prolijo en el traslado, contundente en el área, impecable en defensa. Hay un déficit que preocupa, de todos modos: le falta profundidad. Pero algo está claro: El Equipo de Antonio va mejorando paulatimente. Y eso agrada, por supuesto.

Goles: Juan Arraya (2).
El mejor: Víctor Cuesta, Gonzalo Martínez, Arraya.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

jueves, agosto 22, 2013

Aquel rebelde fundador de La Palomita

Pablo Bartolucci, en la tapa de El Gráfico. Otro orgullo de Huracán. Otro emblema de La Década de Oro.

La Mutual de Veteranos de Huracán queda en un rincón del Palacio Ducó, aunque poco se parece a un palacio. Allí, un hombre que mucho vio y que mucho sabe, evoca una verdad que -de algún modo- resulta una contradicción: "Quienes más reivindicaron la profesión terminaron siendo los primeros olvidados". El hombre -elegante al vestir, impecable al hablar- dice que Hugo Settis, Juan Scursoni y Pablo Bartolucci fueron la versión local y futbolera de los Mártires de Chicago. Ellos -no por dinero; sino por búsqueda colectiva en nombre de ciertas libertades individuales- fueron los primeros en cuestionar a un amateurismo que pagaba sueldos pero que no homologaba a los futbolistas como profesionales ni como trabajadores.

Por expresarse en nombre de aquella cuestión, a Bartolucci y a sus compañeros de lucha los llamaron "los anarquistas". Ellos no se preocupaban ni cuestionaban los apodos. Se juntaban y tiraban para el mismo lado. En el libro Fútbol: pasión de multitudes y de elites, de Ariel Scher y Héctor Palomino, el mismo Settis señala: “No estaba en juego el aspecto económico (…) Aunque lo nuestro era un amateurismo marrón, lo que queríamos era la libertad como seres humanos. Los señores dirigentes pretendían mantener de por vida la llamada ´ley candado´, de su invención, es decir, utilizándonos como una mercancía a los jugadores de fútbol y convirtiéndose así en los negociadores exclusivos de nuestras transferencias". La frase había sido publicada en el diario La Opinión en 1976. Unos meses antes había fallecido Bartolucci, el otro gran buscador de aquellos días de finales de los años veinte y principios de los treinta.

Bartolucci es ahora un olvidado. A su recorrido le cabe la condición de celebridad. La memoria del fútbol argentino lo ignora como si no fuera tan inmenso. En días no tan lejanos, el periodista Oscar Barnade recordó aquellos tiempos de cambios: "El campeonato de 1930 terminó el 12 de abril de 1931 y al día siguiente los jugadores, agrupados en la Mutualista y liderados por los jugadores de Huracán Pablo Bartolucci y Hugo Settis, elevaron un petitorio exigiendo poner fin a la cláusula candado: si se iban del club por dos años no podían arreglar con otro de la categoría. Ese día, en plena dictadura militar, los jugadores marcharon por las calles adoquinadas de la ciudad exigiendo hablar con el presidente José Uriburu. El líder golpista recibió a los representantes de los jugadores y derivó el problema a José Guerrico, intendente de la Ciudad de Buenos Aires. Guerrico convenció a todos de que el reclamo de los jugadores estaba íntimamente relacionado con la declaración del profesionalismo. El 18 de ese mes, los jugadores declararon la huelga". En breve, brotaría el profesionalismo. Aquel impuiso nacido de un puñado de futbolistas que se abrazaban como trabajadores había sido un éxito de todos.

En el mismo rincón del Ducó donde late la Mutual de Veteranos otro hombre cuenta: "Bartolucci fue un fundador en todo sentido". Lo dice por aquello del profesionalismo, claro. Pero también por otro detalle que el fútbol del mundo le agradece y que incluyó en el folclore de sus jugadas más atractivas: La Palomita. Bartolucci se vestía con una venda sobre su frente y, con ella, fue el impulsor de esa maniobra que terminó siendo parte de la historia del principal de los deportes para siempre. En su condición de futbolista del seleccionado, el 15 de agosto de 1929, frente a Bologna de Italia, que estaba de gira por Argentina, Bartolucci se convirtió en una suerte de mito. Ese día, ganó el equipo albiceleste 3-1. Pero lo más importante, fue un detalle: él quedó en la historia como el creador de esa jugada que ahora es orgullo en potreros y en estadios. Nadie sabe estrictamente si fue el primero en realizar esa pirueta. Pero a su repetido rechazo de cabeza volando hacia adelante -zambulléndose casi al ras del piso- él le puso un nombre que desde entonces pasó a ser parte del diccionario futbolero. "Rechacé de palomita", dijo Bartolucci. Y así quedó para siempre. La tapa de El Gráfico, que lo retrató particularmente en esa circunstancia, ayudó a la construcción de su carácter de leyenda.

Alguna vez Carlos Gardel le puso su voz al recuerdo de esa jugada memorable: "Guarda con la Canaveri, / Miranda que en lo Canaro, / si de usted bate un Purcaro / qu’es Cafferata de acción. / Olvide el Carricaberry, / tírese a la Bartolucci... / ¡que mejor es hacer Bucci / que dársela de Mathón!" El tango se llamaba Largue a esa Mujica, de Juan Faustino Sarcione, y era un homenaje -según cuentan los especialistas, como Marcelo Martínez, del sitio Gardel.es- al Huracán multicampeón de los años veinte; pero también a los grandes futbolistas de ese tiempo dorado y de refundación para el fùtbol argentino. "A la Bartolucci" significaba, sin más explicaciones, de palomita. Ya con el tiempo, más de cuatro décadas después, Aldo Pedro Poy la refundó y hasta luego la paseó por el mundo, ya convertida en leyenda. En 1971, le hizo de ese modo un gol a Newell's que valió la eliminación del rival de siempre y más tarde, el título.

No era sólo un militante por los derechos de sus pares ni un crack en ese territorio del rechazo novedoso. Bartolucci era también un destacado futbolista. Perteneció a un tiempo (los años veinte, en los que el fútbol del Río de la Plata era, claramente, el mejor del mundo) y a un equipo (ese Huracán capaz de ser el más campeón de la década junto a Boca) que también a él lo definieron. No estaba en la Selección por casualidad: Bartolucci pertenecía a la elite de aquellos días. Jugaba de lo que entonces se mencionaba como half. Era más mediocampista que defensor, de todos modos. Y aunque está indeleblemente asociado a Huracán, donde disputó 100 partidos y marcó seis goles, vistió otras cuatro camisetas: Sportivo Buenos Aires, Ferrocarriles del Estado, Sportivo Barracas y Tigre.

Bartolucci fue parte de, quizá, el mejor Huracán de la historia, aquel que en 1928 sumó su cuarto título de Liga en el campeonato más numeroso del fútbol argentino (participaron 36 equipos y finalizó en el último día de junio de 1929). Allí jugaban algunas de las grandes figuras de ese tiempo, futbolistas de Selección: Juan Pratto (luego transferido al Genoa, de Italia); Cesáreo Onzari (fundador del Gol Olímpico; paradigma del wing izquierdo); Angel Chiesa (el diez de esos días) y Guillermo Stábile (primer Botín de Oro de la FIFA, en el Mundial de 1930). Y también Bartolucci, ese anarquista que La Palomita.

Texto publicado por el autor del Blog, en Planeta Redondo, de Clarin.com

miércoles, agosto 21, 2013

Volvamos, cantemos, festejemos



Huracán y aquel hermoso regreso grande de 1990. Con las viejas glorias de los años 20, 30 y 40; con los superhéroes de los 70; con los abrazos de esa vuelta al lugar de siempre. Huracán de Primera, como la historia cuenta. Como ahora queremos...

lunes, agosto 19, 2013

Llamemos al Chapulín


Por Atilio Cesáreo Grosso, El Contrera*
Llamemos al Chapulín Colorado. De estos, nadie podrá defendernos, parece....

El Uno x Uno:

Pozo, Ferrero, Dominguez: la desinteligencia fatal que pasa a ser marca registrada de este Globo. Deberían practicar durante la semana una media horita diaria sobre como responder ante las "gran Ferrero".

Cuesta; por esta fecha no califico el desempeño de este Mariscal. Pa' no herir susceptibilidades técnicas, vió...

Velázquez: extremadamente agotado por la seguidilla de partidos, no repitió su memorable actuación frente a un rival de los kilates de Sp. Belgrano. Se impone el recambio, no lo fundamos.

Capurro: de lo mejorcito (esto resume el partido del Globo).

Mandarino: desordenado en la marca y desteñido en el ida y vuelta, se nota que se apunó psicologicamente, por aquello de que Jujuy está en el norte ....

Arano: trató de progresar en su banda, pero no pudo asociarse con Bolatti y Pastore. Urge anoticiarlo de que este es "otro" Huracán.

Martínez: en la senda ascendente de un Fabro o un Padra. El pibe la tuvo, la mostró, la amasó. No redituó, pero bueno.... Juega de "promesa".

Villafañez: debería enojarse cuando le dicen "atacante"; parece una broma de muy mal gusto.

Díaz: un canto al fair play. Respetuoso del rival, espera que este reaccione para luego emprender sus movimientos.

Milano y Defederico: con errores y aciertos, pueden aportar un volumen de juego que nos falta, y así lo demostró el rato que jugaron. Considerando que por el momento son suplentes en este equipo, supongo que deben estar transitando dificultades fìsicas, o espirituales, emocionales, psicologicas, religiosas y/o sexuales.

Quintana: se dice comunmente que las referencias de los juveniles deben ser los titulares, y estos son Diaz y Arraya; por ello corresponde un manto de piedad para la opaca actuación del chico. Crédito para los pibes!!

DT Mohamed: decidido a imponer su esquema, insistió con la defensa de 3 centrales dúctiles y veloces, laterales volantes con características ideales para hacer toda la banda, etc. ..... Hay que darle tiempo....

 *Atilio Cesáreo Grosso es un tipo grande. Un viejo con onda. Pero un viejo cascarrabias. Divertido, agradable. Muy Quemero, aunque parece -por momentos- hincha del Inquilinato. Desde hoy se convertirá en nuevo columnista de este modesto Blog. Su papá le contó que fuimos los mejores del mundo en los años veinte. El vio al Equipo de los Sueños en los años setenta. Hoy, quejoso de todo, se sienta en la Alcorta para ver a Huracán. Y, ad honorem, se suma a este espacio. El lo sabe: en definitiva, reìrnos de nosotros forma parte de nuestra grandeza.

domingo, agosto 18, 2013

Resumen de un dolor



Huracán perdió ante Gimnasia de Jujuy su segundo partido en tres fechas. Y apenas convirtió un tanto en 270 minutos. Dos datos que duelen, como este resumen con tan poco fútbol.

Para aprender a caminar

El gol de Matías Quiroga, tras las dudas defensivas de Huracán. Imagen: diario El Tribuno, de Jujuy.

Por Ricardo Sapia
Esto no se debe hacer. Eso podría estar escrito tranquilamente en la pizarra del vestuario de Jujuy y por siempre en el del Ducó. Si Huracán pretende posicionarse no se debe permitir accionar en un partido como el de Norte. No lo jugó, literalmente. O peor, lo intentó hacer pero tarde, en los últimos diez minutos, con alguna aproximación y mucho de falta de puntería (fuleros remates de Milano y Quintana que se fueron muy anchos, lejos de la red). Mostró errores (que los quisiéramos ya olvidados), pases horribles, nula presencia en el área, ninguna asociación inteligente (Pity sigue más solo que Adán en el día de la Madre) y fallas defensivas determinantes (sí, también la vivimos en Misiones hace dos semanas). Mohamed tiene que enfocarse en la performance del equipo que puso en cancha y de los ingresados (flojitos los tres que entraron para ser variante y ni hicieron ruido). Parejitos en la debacle. Diez minutos no alcanzan para hacer la diferencia.

La cosa recién se pone en funcionamiento y no es para derribar el edificio pero sí para que se les haga, a los players y de parte del Turco, un llamado de atención. Que sirvan todos los adjetivos posibles para que despierten. Habrá derrotas, sí, pero que sean con una imagen para decir “fueron superiores”.

Esta vez se vio una imagen muy borrosa.

Periodista. Texto publicado en Olé.

sábado, agosto 17, 2013

Otro tropiezo


Nacional 13/14, Fecha 3: Gimnasia de Jujuy 1 - Huracán 0, en La Tacita de Plata. Más allá de que el resultado no se ajustó a los méritos, el equipo sigue sin jugar bien. Se equivoca en momentos clave y le falta resolución y precisión en el área ajena. Dos errores de los más graves. Porque suceden en donde los partidos se definen. Quedan 117 puntos en juego. No es bueno acostumbrarse a tropezar.

El mejor: Gonzalo Martínez.
El peor: Leandro Díaz.

Así estamos:
En la tabla
En los promedios
El fixture

viernes, agosto 16, 2013

Mirándonos



El Huracán de la campaña 89/90, en el Nacional, fue uno de los mejores en tiempos recientes. Devolvió al club a su lugar, jugó a la altura de la historia, generó hermosos hitos en el contorno... Gozó, disfrutó, enamoró. Es un espacio encantador en el cual mirarse.

miércoles, agosto 14, 2013

Palabras para un comienzo



Carlos Arano, Eduardo Domínguez y Juan Arraya, en la conferencia de prensa tras la victoria ante Sportivo Belgrano. Palabras para empezar de nuevo.