lunes, junio 26, 2017

A demostrar que somos de Primera

 

Huracán 0-Belgrano 0

El punto sirvió para lo imprescindible: seguir en la A.

El desenlace de la temporada demostró otra cosa: hay que empezar de nuevo. A demostrar que el equipo es de Primera. Que no se trata de un par de victorias espasmódicas, que hay que seguir, que hay que meter en cada partido como lo que es: una final creciente, un día decisivo.

Lo peor ya pasó.

Llegó la hora de devolverle al contorno tanto respaldo.

Ya.

///

Actualidad:
El triunfo de Alejandro Nadur en las elecciones, en Olé.

jueves, junio 22, 2017

Deportivo Angustia



Lanús 2-Huracán 0

Sin necesidad, otra vez a padecer hasta el último de los suspiros.

Se trata de un rasgo de este tiempo: Huracán es una lucha.

A seguir luchando en Deportivo Angustia.

viernes, junio 16, 2017

Tres puntos, un desahogo

Huracán 1-Unión 0
Comienza a garuar bajo el cielo de Parque de los Patricios. Al partido le queda casi nada en términos de tiempo y mucho en cuanto a tantas ansiedades contenidas en la Bonavena, la Alcorta y la Miravé. Huracán va ganando uno a cero. Llega el último de los centros y Marcos Díaz -arquero decisivo de los días más felices y recientes del Globo de Newbery- se queda con la pelota. El grito nace de nuevo, unánime. Es un desahogo. Es una certeza: con poco, Huracán sella su victoria ante Unión y, por un rato, se desenreda de las incomodidades que el fantasma de su quinto descenso le ofrecían en la antesala de este encuentro clave. Ahora, por ejemplo, ya hay dos puestos menos por completar: descendieron Sarmiento y Atlético de Rafaela.

Antes de esa escena final, de ese ratito feliz para tantos quemeros disfónicos en la noche del viernes, hubo un partido feo, con escasas llegadas, con imprecisiones, con roces repetidos, con un árbitro (Juan Pablo Pompei) dirigiendo desde lejos. Ycon dos equipos cuyas necesidades no se parecían en casi nada: para Huracán, como decían en el palco, era “la final del mundo o algo así”; para Unión era un partido más sin consecuencias graves en su futuro inmediato. Y en función de eso, pareció, jugaron. El equipo de Juan Manuel Azconzábal lo vivió de tal modo:desde el contorno y desde adentro. En cada pelota, sensación de encuentro decisivo. Para bien, por la intensidad. Para mal, también, por cierto nerviosismo que le impidió liquidar el encuentro antes.

Unión no fue muy distinto de lo flojo que venía mostrando en este 2017 (dos victorias en 14 partidos). Huracán tampoco deshizo esa sensación de equipo vulnerable que lo puso otra vez en la cornisa de la permanencia. La diferencia, como en muchos de estos partidos parejos, estuvo en los detalles. En ese Kaku Romero Gamarra capaz de transformar un rebote en un golazo y en ese Marcos Díaz capaz de evitar empates rivales o derrotas con un par de manotazos de superhéroe. Ellos, los dos jugadores más influyentes de Huracán en la temporada, fueron las figuras. Los dos protagonistas destacados. Destellos en un partido sin brillos.

De todos modos, la lucha para Huracán continúa. La victoria fue un respiro. Pero quedan dos fechas -s+i, dos finales- y la necesidad de seguir rescatando puntos. También de mirar resultados ajenos. Esa molestia de la que todavía no se deshizo.

Se verá...

Texto publicado por el fundador del Blog en Clarín.

lunes, junio 05, 2017

"El penal fue determinante"



Las quejas de Juan Manuel Azconzábal, tras la polémica derrota ante Olimpo, en Bahía Blanca. Con razón.

Más:
"Que no nos caguen más", la bronca de Marcos Díaz. En Olé.
¿Hay mano negra? En Olé.

domingo, junio 04, 2017

Resumen de un dolor



Olimpo 3-Huracán 1

Pase y vea: así lo volvieron a perjudicar a Huracán. Y eso duele. Incluso más allá del juego escaso.

Pase y vea: nos volvimos a empantanar y a complicar con los promedios.

Hay tiempo. Poco.

jueves, junio 01, 2017

La voz del milagro



Alejandro Romero Gamarra, nuestro Kaku de La Quema, otra vez decisivo. Cada día mejor.

miércoles, mayo 31, 2017

Breve crónica de un milagro


De repente, un milagro sucede. Un chico que iba en bicicleta a La Quemita le pega de zurda al último de los remates que la noche del Palacio Ducó concede. Alejandro Romero Gamarra, ese pibe que sonríe siempre, es el dueño de la última de las jugadas. Patea y es gol. La consecuencia no es otra cosa que una victoria imposible. Huracán, después de perder por tres goles en territorio venezolano, le gana 4-0 a Deportivo Anzoátegui. Y accede a la siguiente ronda de la Copa Sudamericana.

Lo que la historia contaba como un detalle imposible, bajo el cielo del Ducó, se transforma en una realidad que ahora abrazan los números. Huracán lo hizo. En la platea Alcorta, algunos osados señalan: "Estas remontadas son cosa de la Champions League". Quizá tengan razón.

Es cierto que hubo un partido antes, aquel 0-3 que mucho se parecía a una definición. Pero el incómodo viaje del Anzoátogui y el convencimiento de un equipo pensado para jugar finales condicionó la serie. Huracán creyó. Anzoátegui dudó.Y el cuatro a cero, no es otra cosa que la celebración de un equipo que se anima a todo.

Corresponde decirlo: el principal vencedor de esta serie es Juan Manuel Azconzábal, el técnico de Huracán. Armó un equipo para atacar por todos los rincones. Un detalle que parece absurdo y terminó siendo decisivo: Lucas Chacana arrancó de lateral derecho. Y desde ese lugar hizo daño, le provocó al rival la sensación de que no era fácil jugar en ese territorio. Un extremo de lateral. Un mensaje.

Hubo tres goles antes de ese tiro de Kaku. En el primero, Diego Mendoza la empujó después de que un rival merecía la roja; en el segundo, Norberto Briasco apareció como en sus mejores días; en el tercero, Cuomo -pibe de La Quemita; debutante como titular- la clavó en un ángulo.

En el recorrido de todos esos goles sucedió un partido en el que Huracán se mostró como lo que era: un equipo con voluntad de protagonizar en el continente y de llegar al Mundial de Clubes de la FIFA. Aquella final perdida en Bogotá no resulta otra cosa que un impulso.

Del 3-0 al gol que definió la serie sucedió algo relevante: Huracán sintió que podía; Anzoátegui se convenció de que el rival era mejor. En ese espejo se miraron los dos. Y los penales parecían el curioso desenlace de una serie muy rara. Pero no. Apareció Kaku. Y Huracán sigue.

"No era imposible", repitió Azconzábal, en la conferencia de prensa. Ahora, la Sudamericana sigue siendo parte de los objetivos de Huracán. Como la permanencia (con esa final del domingo ante Olimpo) y como la Copa Argentina. El Vasco, técnico bravo, lo sabe.

Texto publicado por el fundador del Blog en Clarín.

Tremendo milagro, Huracán



Un milagro. Todo nuestro.

lunes, mayo 29, 2017

"Lo de Anzoátegui no es imposible"



Juan Manuel Azconzábal, en el después del empate contra Boca. También, con la cabeza puesta en la revancha de la Copa Sudamericana ante Deportivo Anzoátegui, en el Palacio Ducó. Hay que remontar el 3-0 de la ida en Venezuela. El entrenador dice que no es imposible...

domingo, mayo 28, 2017

Detalles de una noche feliz



Huracán-Boca, clima de clásico, de partido grande. En la mirada del programa Paso a Paso.

sábado, mayo 27, 2017

Esa canción desesperada



Por Eladio Mases
El canto contra Boca, ese rival -viejo Superclásico de la Asociación- que tantos dolores nos causó. Desde aquella histórica cuádruple final del 23 hasta tantas rachas negativas, pasando por aquel partido decisivo del 76, que costó otro título, y por tantos golpes incluso en tiempos recientes. Por eso, desde esa sensación se entiende esta canción desesperada. "Me parece que Boca no sale / Porque el Globo / Porque el Globo lo cagó". Pase lo que pase con el torneo, esa fue la impresión en ese instante en el que los vencidos castigamos a nuestro verdugo.

Antes del grito



Huracán 1-Boca 1

Esa escena final -ese gol que le pone más suspenso a la resolución del campeonato- terminó siendo el retrato de las consecuencias. Visto con los ojos de Huracán: un gol valioso para consolidar su continuidad en Primera. Visto con los ojos de Boca:una preocupación por el resultado que le permite a River quedar a tiro y una preocupación incluso mayor a consecuencia de su juego escaso.

Más allá del 1-1, el desarrollo dejó una sensación clara: Huracán -necesitado en la lucha por la permanencia- no fue menos que Boca -puntero de punta a punta- en casi ningún tramo. Yeso no habla maravillas del equipo de Juan Manuel Azconzábal, pone bajo la lupa las dificultades que está teniendo Boca. Se repite una verdad que también cuentan los números: Carlos Tevez, que jugó su último partido en diciembre, es una ausencia que se siente. Hay otra verdad en idéntico sentido:cuando no está Ricardo Centurión en el equipo, a Boca le falta capacidad para desequilibrar.

A Huracán le alcanzó con astucia y con orden para controlar a un Boca que en todo momento pareció a la expectativa de algún error local. Mariano González cerca de Fernando Gago; los laterales contra los extremos; la búsqueda del mano a mano por las bandas. Nada demasiado novedoso. Lógica pura al servicio de mantener a Boca lejos de Marcos Díaz. Le faltó, eso sí, la otra falta del libreto: la de atacar con profundidad y, sobre todo, la de definir. El dato es elocuente: desde la partida de Wanchope Abila, en junio del año pasado, ningún jugado futbolista de Huracán convirtió más de dos goles en partidos del torneo.

Así, entre ese Boca con dificultades creativas y ese Huracán sin profundidad suficiente se armó un partido feo, con fricciones, más cerca de la mitad de la cancha que de las área, despojado de figuras. Pero siempre con una sensación latente: en cualquier momento, con una maniobra individual Boca lo emboca y se termina la historia.

Cuando al partido le quedaba un cuarto de hora, Darío Benedetto aprovechó un rechazo defectuoso de Fernando Cosciuc -en su único error en el día del estreno en Primera- y construyó él solito un golazo que mucho se parecía al parte de defunción para Huracán. Se notaba en cada uno de los costados:parecían todos convencidos de que se repetía la historia de los partidos ante Newell’s y San Lorenzo. Esa de merecer otra cosa y quedarse sin nada. Pero no. Esta vez no. Llegó esa última jugada, ese destello final, ese penal. Ese empate que el tiempo dirá si modifica o no el desenlace del torneo...

Parte del comentario publicado por el fundador del Blog, en Clarín.

Ese deseahogo final


Ya no quedaba tiempo para casi nada. Apenas para ese impulso final, para ese suspiro. Entonces, llegó la pelota al área de Boca, las dudas de la defensa, la torpeza del arquero Agustín Rossi y la viveza de Daniel Montenegro para transformar una infracción leve en un penalazo que reclamó todo el Palacio Ducó. Boca -con muy poco- le ganaba a Huracán 1-0 y se llevaba de Parque de los Patricios tres puntos relevantes en nombre de su deseo de ser campeón. El árbitro Darío Herrera sancionó la pena máxima. Entonces, mientras todo Boca protestaba y mientras el contorno esperaba con toda la ansiedad de tanto tiempo de padecimientos frente a los xeneizes, Alejandro Romero Gamarra -22 años, formado en La Quemita, más de 100 partidos en el club, dos títulos- agarró la pelota y se hizo cargo de la circunstancias. Era su remate y el final. Era el grito del desahogo o la victoria ajena. La pelota pesaba como toda una historia:Huracán no le convertía un gol a Boca en el Ducó desde 1998. Sí, casi dos décadas. Entonces, Kaku se paró frente a Rossi, pateó de zurda al palo derecho del arquero que fue hacia el otro lado. Uno a uno.



Inicio del comentario publicado por el fundador del Blog, en Clarín.

sábado, mayo 20, 2017

Arriba las manos...



Juan Manuel Azconzàbal y explicaciones sobre lo que le viene sucediendo a Huracán. La sensación de despojo. Otra vez...

Ya es demasiado...



Independiente 2-Huracán 1

Otro golpe. Otro dolor. Otra celebración ajena de la injusticia...

Ya es demasiado.


martes, mayo 16, 2017

El Mortero del Globito, pura música



El tango El Mortero del Globito, un homenaje al inmenso Herminio Masantonio. Pura música. De ayer. Y de todos los tiempos.

En cuanto en la cancha
Sus once “globitos”,
Valientes y audaces
Desplaza Huracán.
Se ve en la barquilla
De los delanteros,
Un recio “mortero”
Que apunta tenaz.

Temblando, el arquero
Contrario, se encoge,
Los nervios de tigre
De lince al mirar,
Y grita la barra
De Parque Patricios,
Tirá Masantonio,
Herminio, tirá.

Y si tira Masantonio,
No hay que hacerle
Ya está el... ¡Gol...!


Letra: Francisco García Jiménez
Música: Miguel Padula

Grabado por la Orquesta Típica Víctor con la voz de Alberto Gómez.

domingo, mayo 14, 2017

Nosotros, siempre acá



El Palacio Ducó, en la antesala del Clásico de Barrio más grande del mundo. Una fiesta del contorno, muy nuestra, más allá del desenlace.





sábado, mayo 13, 2017

Tiempo de corregir



Juan Manuel Azconzábal, en el después de su primer clásico. Mereció otro final. Se equivocó en los cambios. Es tiempo de corregir.

El cambio que nos condenó


Huracán 0-San Lorenzo 1

Juan Manuel Azconzábal es un excelente entrenador. Lo demostró en cada uno de sus recorridos anteriores a este paso por Huracán. En Tucumán, su antecedente más cercano, construyó en Atlético un milagro del tamaño de esa provincia del norte argentino. Sin embargo, bajo el cielo de Parque de los Patricios, sus errores están costando puntos con regularidad. Sucedió cuando postergaba a Alejandro Romero Gamarra en nombre de darle una presunta verticalidad que no conseguía, jugando con extremos más amigables con esa función.

Y volvió a acontecer ahora, en el partido más esperado, en el Clásico de Barrio más grande del mundo:a los 10 minutos del segundo tiempo, decidió la salida de Daniel Montenegro, el jugador más lúcido de Huracán, el más desequilibrante. Por él ingresó Diego Mendoza, delantero de área, autor de tres tantos en los últimos dos partidos. No resulta discutible el ingreso. Parece inaceptable la salida. No es un antojo: lo decía cada uno de los que caminaban con la bronca en el alma por la Avenida Colonia; lo señalaban todos los quemeros en las redes sociales; lo charlaban en el sector de prensa y hasta en esta redacción. Esa variante modificó el partido.

“El cambio de Daniel (Montenegro) fue para posicionar a Mendoza en el centro y dejar a Briasco por afuera”, fue la módica explicación de Azconzábal. También se refirió a minutos acumulados; sugirió un cansancio que no parecía tal. Rolfi había sido el mejor en la reciente semana feliz de Huracán y lucía impecable incluso a esa altura del clásico. Tenía más para ofrecer.

Los aplausos unánimes de ese Palacio Ducó con ambiente de final que acompañaron la salida de Montenegro resultaron también un mensaje:los mejores tienen que jugar. Las pretensiones tácticas no pueden estar por encima de los rendimientos individuales que le dan vida y vuelo al equipo. Azconzábal, entrenador inteligente, pareció entenderlo en esa conferencia de prensa en la que lucía como todo Huracán: desencantado.

Texto publicado por el fundador del Blog en Clarín.

jueves, mayo 11, 2017

René, el campeón del mundo



René Houseman, en acción, en el Mundial de Argentina 1978. Uno de los tres jugadores de Huracán (junto a Héctor Baley y Osvaldo Ardiles) que convocó César Menotti para la conquista de la primera Copa del Mundo para nuestro fútbol.

lunes, mayo 08, 2017

Mucha calma y el clásico en el horizonte



Juan Azconzábal, tras la victoria en Mar del Plata. Ahora, lo que viene: el Clásico de Barrio más grande del mundo.

domingo, mayo 07, 2017

Tres goles, tres puntos, un respiro


Aldosivi 0 - Huracán 3

Mariano González es un espejo. Jugó -y fue campeón múltiple- en equipos que regularmente participan de la Champions League (como Porto o Inter). Conoció a Bielsa en aquellos días felices de Atenas 2004, cuando el fútbol argentino era de oro. Ese tipo, ahora, juega como si cada pelota perdida doliera en el alma. Es el mismo futbolista que, en el Minella, marcó un antes y un después en el partido. Al primer tiempo no le quedaba nada. Apenas su descuento escaso. Entonces, los dos futbolistas más lúcidos aparecieron. Asistencia de Montenegro, el Rolfi de La Quema, y definición de González, ese polifuncional que cada día está más involucrado con la vida quemera.

Antes de ese gol inaugural hubo un partido en el que se repartieron roles, llegadas y dificultades. El primer tiempo que ofrecieron fue flojo. Pero cabe decirlo, de todos modos: el después fue una celebración de la superioridad de un equipo convencido ante un rival condenado a su dinámica de autodestrucción. Huracán ganó por amplio margen. En el resultado y en lo que se pudo observar.

Tres a cero. No hay lugar para objeciones en la diferencia. Huracán fue más. Desde su arquero impecable e implacable -Marcos Díaz, superhéroe de la historia de 108 años- hasta esos definidores que -ahora- comienzan a aparecer. Detalle sintomático: Angulo ingresó y con su velocidad ofreció diferencias respecto de la defensa rival -ya desarmada, ya rota- y garantizó la victoria imprescindible.

Los datos son devastadores para Aldosivi: suma 6 derrotas al hilo, apenas marcó un tanto en ese recorrido, el promedio cada día se parece más a un fantasma capaz de enterrarlo y su técnico, Darío Franco, está en la cuerda floja.

Era una final. Como contó el capitán Martín Nervo tras la clasificación -con angustia- en la Copa Argentina frente a Defensores Unidos de Zárate. Y Huracán la jugó de tal modo. No se guardó nada. Con su errores, con sus dificultades. Es cierto. Pero sobre todo con la certeza de que, más allá de todo, había que ofrece hasta el último resquicio del alma. Todo eso.

Con el ingreso de Angulo, llegó el segundo grito: asistencia a Mendoza y definición del crack de esta semana de vaivenes. Con el cierre del encuentro, llegó la conversión de la mejor apuesta del entrenador: Briasco, delantero intenso, promesa de las mejores que puede ofrecer La Quemita. Ante esa suerte de novedoso vendaval, Aldosivi no brindó nada. Y Huracán llega entonado a la Fecha de los Clásicos, dispuesto a ahuyentar los fantasmas del pasado.

viernes, mayo 05, 2017

Una década en la Feria del Libro




Huracán estará otra vez en la Feria del Libro del Buenos Aires. Se trata de una consolidación del vínculo entre el club de Parque de los Patricios y la cultura. También de una demostración de su identidad, del apego a sus orígenes, al barrio, a su zona de influencia, ese territorio de nacimiento del tango.

Será la décima vez consecutiva que participará de este evento. Desde aquella cita inaugural de 2008 a esta ocasión pasaron presentaciones de libros, expositores diversos, historias contadas por sus propios protagonistas, muestras de materiales didácticos para los huracanenses futuros. Hubo bailarines, cantantes, escritores, periodistas, deportistas, dirigentes, amigos. Sobre todo, quemeros. Como Horacio Ferrer, René Houseman, Néstor Vicente, Antonio Mohamed, Horacio Pagani, Paolo Goltz, el Padre Pepe, Marcos Díaz, entre tantos otros.

Incluso un libro -"Huracán en el Bicentenario de la Patria", declarado de interés cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires; impulsado y desarrollado por Susana Aradas- se presentó en el 2010 en la Feria de nuestra ciudad y luego fue parte de la de Frankfurt, una de las mas relevantes del mundo.

El stand de Huracán, en el que se ofrecerán libros y merchandising del club a precio promocional, se encuentra ubicado en el Pabellón Ocre y tiene el número 3142. Será el más grande ofrecido por la institución en esta década de presencia ininterrumpida.

El evento central en tanto, tendrá lugar el lunes 8 a las 20 horas en la sala Jorge Luis Borges. Allí se presentarán los libros: "Huracán, 108 años de cultura y deporte - 10 años en la Feria del Libro", de Néstor Vicente, presidente de la Subcomisión de Cultura y Acción Social del club; y una obra para chicos "Pintó el Globo", de Natalia Suárez y Daniel Pereyra, donde se repasa la historia de Huracán desde una mirada lúdica y artística.

En tanto, dos días después, a partir de las 19.30, Patricio Toranzo -uno de los grandes referentes deportivos de esta década de Huracán- estará firmando ejemplares de su libro “El que volvió para ser campeón y lleva a el globo en la piel”, cuyo autor es el periodista y escritor Alejandro Gorenstein.

jueves, mayo 04, 2017

El Diego de Santa Formosa



Diego Mendoza fue la cara más feliz de Huracán en el debut en la actual edición de la Copa Argentina, en el triunfo por penales ante Defensores Unidos de Zárate. Hizo los dos goles del equipo, convirtió su penal y ofreció su lucha. Suficiente para ser el mejor en ese territorio cada vez más Quemero: Santa Formosa.

miércoles, mayo 03, 2017

Sufrir, rezar, pasar



Copa Argentina: Huracán 2 (3) - Defensores Unidos 2 (1)

Estuvimos al borde del papelón, de quedar afuera contra un equipo de la C. Se jugó mal y se defendió peor. Apenas hubo destellos para destacar (la lucidez de Rolfi Montenegro; la tenacidad y los goles de Mendoza). Y el fantasma de San Marcos para cuidar el arco en los penales (cuarto triunfo en cinco definiciones por Copa Argentina para el superhéroe de la edición 2014).

Sólo queda la buena noticia: seguimos vivos en la Copa. Y eso -sabemos- no es poco. A pesar de todo...

Más detalles de la Copa:
En el sitio oficial.

sábado, abril 29, 2017

Cerrado por bronca, tristeza y desencanto...



Huracán 0 - Newell's 1

El blog está cerrado. Por ahora. Por todo lo que cuenta el título.

Y por algo más: dolor.

martes, abril 25, 2017

Nuestros Superclásicos


Los datos del libro Historia del Profesionalismo, de Pablo Ramírez. A mediados de los años cuarenta, San Lorenzo y Huracán sumados acumulaban más socios que los otros rivales de los clásicos más importantes, Boca-River e Independiente-Racing. Un síntoma de otro tiempo.

domingo, abril 23, 2017

Más allá del punto



Estudiantes 1 - Huracán 1

Ante un rival que pelea por el título (al menos en apariencia), frente a un arbitraje bochornoso (en el gol de Estudiantes había seis jugadores en posición adelantada), a pesar de la desventaja, se rescató un punto que suma. Y se lo logró por méritos propios, por capacidad de lucha.

No es demasiado. Pero sirve para seguir construyendo. Se sabe: tenemos un arquero enorme, el mejor del fútbol argentino. Un tal Marcos Díaz. Se reconoce: no es simple convertirle un gol a Huracán. Sin embargo, es cierto: desde que no está Wanchope Abila, el gol es una cuestión esporádica.

Ahora, tras este empate y esta racha aceptable (una derrota en ocho partidos), el objetivo prioritario de evitar el descenso no es una lejanía. Hay que seguir en este recorrido de equipo bravo. Más allá del punto...

martes, abril 18, 2017

Banderas, el admirador de Viberti



Antonio Banderas y su recuerdo de nuestro Sebastián Viberti. El actor cuenta un asombro: una lesión lo acercó al cine y a los escenarios y dejó en el camino al futbolista que El Cabezón entrenaba.

viernes, abril 14, 2017

Un cachetazo evitable



Huracán 1-Arsenal 2

Arsenal, que parecía roto, desarmado, deshecho, sumó tres puntos de apariencia imposible bajo el cielo del Palacio Ducó. Le ganó a Huracán con astucia, con el azar que lo abrazó y con un gol tardío nacido de las dificultades de su rival. Al cabo, el 2-1 de Arsenal cuenta una situación nueva en la lucha por la permanencia: nadie está a salvo. Lo dicen los datos: Huracán llevaba seis partidos sin derrotas y hacerle goles se parecía a una quimera (sobre todo en Parque de los Patricios); Arsenal perdía a cada paso; llevaba cinco derrotas en serie. Y triunfó.

El desenlace que mostró feliz a Humberto Grondona no es más que la certeza de que el entrenador de Huracán se está equivocando con cierta regularidad. Juan Manuel Azconzábal sienta en el banco a aquellos futbolistas que construyeron los mejores días del Huracán reciente. Pero no se trata de una cuestión de nombre y de pertenencia. El juego lo exhibe, lo desnuda. Huracán cayó en desventaja (por ese golazo de tiro libre del encantador Brunetta) sin ninguno de sus mejores intérpretes técnicos en el campo de juego.

Romero Gamarra ingresó en el entretiempo por un Bogado ajeno a aquellos aplausos de jornadas no tan lejanas. El Kaku -como le dicen a ese morochito que se anima a todo- condujo a Huracán al empate. El gol llegó por un centro de Mariano González -siempre lúcido- y por un cabezazo del constante Briasco. Pero en el juego, Huracán mejoró cuando Azconzábal se deshizo de su idea de ese falso 4-3-3 en el que nadie participa de la creación.

Huracán fue mucho mejor cuando apostó a lo que su entrenador no quiere. El 1-1 parecía la consecuencia lógica entre un equipo incapaz de construir victorias (Arsenal llegó al Ducó con apenas ocho puntos) y otro preso de una búsqueda que no siente. La situación invita a una pregunta clave: ¿Es admisible que estén sentados en el banco tres protagonistas influyentes de los mejores días cercanos de Huracán, aquellos de la Estrella Trece y de la final de la Sudamericana?

La victoria de Arsenal llegó de modo tardío, tras una pésima cobertura de Fritzler, un centro y una definición de Sánchez Sotelo. Pero esa fue la consecuencia. Huracán comenzó a perder este partido clave en el momento en el que decidió dejar afuera a los que juegan mejor.

Texto publicado en Clarin por el fundador del Blog.


martes, abril 11, 2017

Stábile, en los ojos de la FIFA



Guillermo Stábile, el primer goleador de la historia de las Copas del Mundo, en el recuerdo de la FIFA. Imágenes del más universal de los Quemeros.

sábado, abril 08, 2017

Un golazo, un punto y nada más



Atlético de Rafaela 1 - Huracán 1

No quedaba nada más que todo lo mal que el equipo había jugado y un puñado de segundos. Entonces, llegó el centro de Villalba, el rechazo de los centrales y ese golazo de Romat. Y ese grito compartido y ese desahogo de todos. También ese punto que permite llevar a seis la cuenta de partidos sin perder.

Y nada más. O sí: muchísimo para corregir.

martes, abril 04, 2017

Permiso, por favor


La Miravé, el día del estreno, en 1947, justo antes del 4-3 en el Viejo Clásico ante Boca. No hay lugar para nadie. Récord de espectadores para esa tribuna. Cuentan que al salir ni pidiendo permiso se podía mover un pie.

domingo, abril 02, 2017

sábado, abril 01, 2017

Rolfi, 20 años



Se cumplen dos décadas del debut de Daniel Montenegro, nuestro Rolfi, en Primera. Fue en Huracán, como ahora. Aplausos. Todos los aplausos...

martes, marzo 28, 2017

Feliz Día, Quemeros...


Hoy, Día Mundial del Hincha de Huracán, feliz cumpleaños para todos los Quemeros. Los de acá. Y los de allá...

"Espíritu de equipo"



Lo dice el entrenador Azconzábal, se percibe. Hay "espíritu de equipo". No es poco.

lunes, marzo 27, 2017

Un grito, un punto de apoyo



Vélez 1-Huracán 1

Fue eso: un grito, un punto que suma. Se jugó poco, se metió mucho. Hubo intensidad, faltó creatividad. Se luchó con bravura, que no es poco. Así, el equipo se mantiene a salvo.

Siete de nueve en 2017; la sensación de que hay una idea y cierto orden; también la percepción de que hay un convencimiento colectivo. De todos modos es cierto: falta un centrodelantero, falta gente que haga goles. Y ese detalle es una ventaja que lastima. Se trata, sobre todo, de un error inadmisible en los días de mercado abierto...

martes, marzo 21, 2017

Montaño y ese marco imponente


Año 1954, Huracán golea Racing, ya cerca del final de la Primera Rueda. Aquel 25 de julio el Globo de Newbery se impuso 4-1 con una particularidad: los cuatro tantos los convirtió Elio Montaño. Otro detalle que exhibe la imagen: el estadio luce repleto, al margen de la floja campaña. Y no es casualidad: a pesar de finalizar decimoquinto, esa temporada Huracán vendió un promedio de 16.423 entradas por partido, el más alto de su historia. Sirven los datos comparativos: el promedio de Boca en el Profesionalismo es 18.152; el de River, 16.813; y el de San Lorenzo, 12.194.

domingo, marzo 19, 2017

sábado, marzo 18, 2017

Dos por tres, seis



Huracán 2 - Defensa 0

Huracán terminó gritando, en su Parque de los Patricios. De felicidad y de desahogo. Es lógico:este 2-0 frente a Defensa y Justicia es ni más ni menos que su tercera victoria consecutiva en el torneo. Y es, sobre todo, otra cosa:la posibilidad de engrosar su promedio en la lucha prioritaria por permanecer en Primera. No le sobró nada. Pero dejó una impresión valiosa:hay un equipo dispuesto a la lucha. A no regalar nunca nada.

Es un caso raro el de Huracán. En el segundo semestre del año pasado padeció la falta de contundencia (adjudicada, con razón, a la partido de Wanchope Abila, su goleador y talismán) y el desamparo del azar en varios partidos. En este regreso del fútbol, más allá del inesperado golpe recibido en Venezuela (aquel 0-3 frente a Anzoátegui, por la Sudamericana), Huracán consiguió una suerte de milagro:que aquellas carencias se transformaran en virtudes. Lo había mostrado en San Juan, la semana pasada:en el 1-0 a San Martín se puso en ventaja en su primera llegada, al principio del partido. Lo exhibió de nuevo ayer, ante Defensa: mientras el Halcón comenzaba a tomar vuelo bajo el cielo del Palacio Ducó y se adueñaba de la pelota, Huracán convirtió goles en sus dos primeras llegadas a fondo. Eficacia pura. Ventaja enorme.

Ambos goles tuvieron un parentesco: los construyó por donde sabía que podía obtener ventaja. La derecha del ataque, la izquierda de la defensa del equipo de Florencio Varela. Beccacece asume riesgos:puso una defensa de tres contra los tres delanteros de Huracán. Cualquier volante o lateral del local que se sumaba por afuera complicaba. Y eso aconteció:a los 13, penetró Nicolás Romat, aprovechó que Gabriel Arias estaba mal parado y coló la pelota por el primer palo. Seis minutos después, a la salida de un lateral, Mariano González hizo un gol propio de sus mejores días (quizá aquellos del Porto o del Inter de Milan): dos gambetas en espacios reducidos y un zurdazo al ángulo. Para aplaudir por todo el tiempo que le quedaba al partido. Otra detalle para aplaudir mucho: los enganches frecuentes y las gambetas en velocidad de Julio Angulo

El primer gesto de Azconzábal tras el segundo gol fue elocuente y sencillo:“Pensemos, pensemos”. Y eso comenzó a hacer Huracán: comenzó a administrar la diferencia, a jugar con calma. No sufrió en demasía, a pesar de retroceder en el campo de juego. Además, ante las pocas llegadas profundas de Defensa, apareció Marcos Díaz, esa habitual garantía. En las dos más claras del rival resolvió -puro reflejos- ante Bouzat y Castellani. Ya en el segundo tiempo, repitió ante Stefanelli y con un tiro libre de Rafael Delgado.

Tuvo oficio Huracán para sostener la segunda mitad del partido. Hizo lento el trámite en nombre de su beneficio, le quitó ritmo a Defensa, le recortó espacios en la gestación de juego. En suma, fue astuto para hacer valer aquella ventaja del comienzo. Defensa, es cierto, mereció descontar. Pero mucho más por voluntad y constancia que por claridad. Pero al cabo este Huracán bravo y dispuesto a la lucha volvió a dejar su arco en cero. Ese número desde el que comienaza a construir victorias. Y a mejorar su promedio.

Texto publicado con Guillermo Tagliaferri, en Clarín.

martes, marzo 14, 2017

Juega La Aplanadora: no hay más localidades


Un viejo duelo contra Racing, en 1939. Dos de los gigantes del Amateurismo, en días de Profesionalismo. Un estadio repleto, el de Avellaneda, con clima de clásico. Los dos iban por su primer título en la nueva era. En aquel año, Huracán -con La Aplanadora de Masantonio- venció a todos los otros grandes y finalizó subcampeón. Era un lujo verlo, cuentan.

El Globo de Newbery finalizó esa temporada como subcampeón junto a River, detrás de Independiente. Además, recibió las medallas en su condición de vencedor de la Primera Rueda (ya en 1941, Huracán se impuso 2-1 a Independiente en el desempate para determinar al ganador de esa instancia). Una campaña notable para un marco de lujo y expectativas multiplicadas.

sábado, marzo 11, 2017

Un gol, tres puntos, mucho aire



San Martín de San Juan 0 - Huracán 1

Huracán se trajo de San Juan tres puntos fundamentales para enderezar su situaciòn respecto del promedio. No le sobró nada, pero le alcanzó con ese gol de Norberto Briasco y la recomposición de su estructura defensiva (sobre todo a partir de los regresos de Marcos Díaz, Mancinelli, Bogado y Fritzler).

En una cancha frecuentemente hostil (en la que siempre había perdido en la A), el equipo de Azconzábal supo golpear de entrada y de sostener con tenacidad y con oficio la diferencia. No es poco para un equipo que venía muy herido tras el debut en la Sudamericana (0-3 ante Anzoátegui, en Venezuela).

Ahora, es tiempo de volver a confiar. De crecer. De sumar. Sí, para seguir respirando.

martes, marzo 07, 2017

Tittonel, aquella garantía


Jorge Tittonel, en la tapa de El Gráfico, en los años cuarenta. Jugaba de half izquierdo, con esa zurda que exhibe en la tapa como garantía. "Dinámico", lo definía la revista deportiva más jerarquizada de entonces.

Disputó más de 200 partidos con el Globo de Newbery en el pecho (205 sólo por torneos de Liga) y participó de las tres Copas Nacionales consecutivas que ganó Huracàn entre 1942 y 1944. Se despidió de su club en 1946.

miércoles, marzo 01, 2017

Tres golpes; ¿un nocaut?



Copa Sudamericana: Deportivo Anzoátegui 3 - Huracán 0

No hay caso: Venezuela le sienta mal a Huracán. Lo volvió a vivir esta vez. En 2015, perdió 3-0 frente a Mineros y se quedó afuera de la Copa Libertadores. El año pasado, también cayó ante Caracas (pero accedió a la fase de grupos de la máxima competición continental) y luego del encuentro, rumbo al aeropuerto, el micro se accidentó y no hubo muertos sólo por milagro. Ayer, contra Deportivo Anzoátegui cayó en su estreno en la Copa Sudamericana, tras un primer tiempo desastroso. Ahora, en la revancha del 31 de mayo, deberá reconstruirse desde los escombros que dejó esta goleada.

Ni el más pesimista de los hinchas de Huracán podía imaginar ese comienzo con tantos cachetazos juntos. A los 21 minutos, luego de una sucesión de errores defensivos, el equipo de Parque de los Patricios ya perdía 3-0 frente al Deportivo Anzoátegui. Un golpe tras otro, de entrada, en frío, casi un nocaut de tres trompadas precisas e inesperadas.

El fútbol tiene esas curiosidades: justo antes de que el equipo de Venezuela marcara los tres goles en 14 minutos (entre los 7 y los 21), Mariano González tuvo una chance inmejorable de poner a Huracán en ventaja, mano a mano frente al arquero Beycker Velásquez. Después llegó el vendaval vinotinto...

Hubo una razón poderosa para que Huracán sufriera tanto: los rotundos fracasos individuales en defensa. Luca Sosa volvió a equivocarse como en el amistoso frente a Racing (3-4, en Avellaneda). En aquella ocasión vivió una pesadilla con Gustavo Bou durante el segundo tiempo; en Puerto La Cruz padeció ante cada rival que se le cruzó en el camino. El marcador central -una de las apuestas de Ricardo Caruso Lombardi en su breve y flojísimo ciclo al frente del plantel- no hizo pie y se mostró impreciso en las salidas. Para colmo, no lo salvaron sus compañeros: ni el arquero Matías Giordano (reemplazante del titular indiscutido Marcos Díaz, suspendido) ni el capitán Martín Nervo ni ningún otro.

En el primer gol, Charlis Ortiz entró amagando al área visitante con una naturalidad propia de un paseo por algunas de las playas que rodean a esta ciudad. Pasaron Sosa, Nervo y Giordano y el atacante de Anzoátegui aprovechó y definió. Cuatro minutos después, un contraataque, otra vez agujeros en la defensa de Huracán y penal inevitable de Giordano, quien se salvó por poco de la expulsión. Ricardo Martins lo cambió por el gol del 2-0. Siete minutos después, una torpeza de Sosa en la salida le permitió a Néstor Canelón irse solo frente al arquero y establecer el 3-0.

Huracán trató de rearmarse. Pero le costó. Tuvo la pelota, buscó. Le faltó precisión en los últimos metros para alcanzar el descuento antes del descanso. En la más clara, el arquero Velásquez evitó el gol ante un derechazo de Julio Angulo.

Para el segundo tiempo, el entrenador Juan Manuel Azconzábal intentó una modificación audaz: incluyó a Lucas Chacana -un extremo- por Sosa. Estaba claro: había que ir tras los pasos del descuento. Arriesgó, fue, generó espacios, lo puso a Anzoátegui contra su arco. Tuvo chances de convertir. Pero chocó contra una de las figuras de la cancha: Velásquez, el arquero local.

Así no pudo acceder a ese pretendido descuento. Y sobre el final casi termina siendo peor. Con espacios, Anzoátegui quedó al borde del cuarto gol y Huracán se quedó con diez por la expulsión de Nicolás Romat y ya sobre el final con nueve con la roja (por doble amonestación) a Lucio Compagnucci.

Ahora llegará el tiempo de rearmar un rompecabezas roto para la revancha. Lo saben todos en Parque de los Patricios: no será sencillo dar vuelta la serie. Seis suspendidos y tres goles por remontar. Pero la posibilidad existe. Y esa será la búsqueda de Huracán. A pesar de esta noche desencantadora. A pesar de todo.

Texto publicado por el autor del Blog en Clarin.

martes, febrero 28, 2017

Los amigos de Alfredo


Huracán, en 1946, con un protagonista lujoso en la formación: el gran Di Stéfano. Los once: Ramírez, Marinelli, Rebagliatti, Simes, Corzo y Unzué arriba; Salvini, Méndez, la Saeta de todos los tiempos, Videla y Alberti abajo. En definitiva, los amigos de Alfredo.

El máximo ídolo de la historia del Real Madrid marcó su primer gol profesional jugando para el Globo de Newbery. También, su primer doblete (en un memorable 3-2 ante San Lorenzo, en el Clásico de Barrio más grande del mundo, en el desaparecido Gasómetro de Avenida La Plata). Esa temporada, llegado a préstamo de River, Di Stéfano fue el máximo anotador del equipo con 10 tantos en 25 encuentros. De algún modo o de todos, Huracán fue la cuna de sus goles. 

domingo, febrero 19, 2017

La Banda del Verano



La gente de Huracán en la cancha de Racing. Entradas agotadas, también en los amistosos. Como dice la canción: "No se compara / con otra hinchada".

Juego, optimismo, futuro



Juan Manuel Azconzábal, tras el encuentro ante Racing. Es tiempo de creer. Y de crecer.

sábado, febrero 18, 2017

Hay una idea, hay una búsqueda



Amistoso de Verano: Racing 4-Huracán 3*

El partido sirvió como puesta en escena general de cara a las competiciones oficiales que se avecinan. Y permitió sacar algunas conclusiones valiosas: la primera, hay una idea; la segunda, hay una búsqueda convencida detrás de ella; la tercera, se percibe trabajo detrás de ambas.

Es cierto, hubo errores individuales inadmisibles (fue el peor partido de Luca Sosa, por lejos) en el ámbito profesional, pero eso no inhibe la sensación optimista de cara al semestre que se avecina. El Huracán del Vasco invita a ir a la cancha. Y a creer.

*El mejor partido y el de más goles entre todos los Torneos de Verano.

viernes, febrero 17, 2017

Tucho, crack de tapa


Norberto Méndez, nuestro Tucho, en la tapa de El Gràfico. Con la camiseta de Huracán, en 1944, el año de la vuelta olìmpica en la Copa Competencia Británica, la Estrella Diez. y con la camiseta de la Selección, en 1945, el año de otro título en la Copa América, con el crack de La Quema como máximo anotador de la competición (con seis tantos, junto al increíble Heleno de Freitas). Méndez fue una de las grandes figuras de aquella prolífica década del cuarenta para el fútbol argentino.


martes, febrero 14, 2017

Ese tango nuestro


El tango, en la Sede de la Avenida Caseros, en 1944. Las mejores orquestas tocaban en Parque de los Patricios. Y Huracán se ofrecía como espacio solidario. Tradición e impronta Quemera.

viernes, febrero 10, 2017

A un año de Huracán Inmortal

Diego Mendoza y Patricio Toranzo, en la tapa del diario Olé. El recuerdo de la tragedia que se hizo milagro. También ahora, en la antesala del regreso a Venezuela, en el debut en la Copa Sudamericana ante Deportivo Anzoátegui, el primer día de marzo.

Más:
La entrevista completa, en el diario Olé.
El traumático viaje a Córdoba, en el diario Clarín.

martes, febrero 07, 2017

Dos caras, un viejo duelo


Ernesto Lazzati, de Boca, y Manuel Giúdice, de Huracán. Dos centrojás emblemáticos de los años treinta y cuarenta. También las caras de un duelo con ambiente de clásico, herencia de los gloriosos años veinte.

miércoles, febrero 01, 2017

Aquel partido era una final



Huracán debutará el primer día de marzo en la Copa Sudamericana 2017: será frente a Deportivo Anzoátegui, en Puerto La Cruz. Resultará también el regreso a Venezuela, el territorio de la tragedia que se hizo milagro. Y significará el comienzo del tercer año internacional consecutivo, por primera vez en la historia de más de 108 años.

El acceso a esta competición se dio gracias a la participación del equipo en el torneo de Transición 2016 (el que se jugó en el primer semestre): Huracán finalizó quinto en la Zona 2, tras pelear por el acceso a la Final y a la Libertadores, y noveno en la Tabla General. Esa ubicación le permitió entrar a la Sudamericana como Argentina 4, detrás de Independiente, Arsenal y Defensa y delante de Gimnasia La Plata y Racing.

Y para eso hubo un partido clave: el 3-1 frente a Lanús (el del video, el del golazo de Bogado y el de la despedida con doblete de Wanchope Abila), en la última fecha. Si Huracán empata o perdía frente al que sería a la semana siguiente campeón (al vencer 4-0 a San Lorenzo en la Final) se quedaba sin nada. En el momento no se sabía de la relevancia del encuentro porque el modo de clasificación se confirmó cuando se modificó el formato de las competiciones sudamericanas (desde ahora serán anuales y no semestrales). Ahora es una certeza feliz: aquel partido era una final. Y la ganamos.

domingo, enero 29, 2017

Gloria a Ringo

Ringo Bonavena, siempre astuto, después de una victoria de Huracán frente a San Lorenzo, en 1969. Enfrente, el entrenador rival Manuel Giudice (sí, el mismo crack que usaba el Globo de Newbery en el pecho). Adentro de la cancha, victoria por los puntos. Afuera de la cancha, por nocaut...


lunes, enero 23, 2017

Baldonedo, en la voz de Diego



El tango El sueño del pibe, en la voz de Diego Maradona. También un homenaje del mejor de todos los tiempos a nuestro queridìsimo Emilio Baldonedo, crack de los años treinta y cuarenta, hincha de ir a ver a los reyes de los años veinte, formador de juveniles cuando todavía no existía La Quemita...

Golpearon la puerta de la humilde casa,
La voz del cartero muy clara se oyó,
Y el pibe corriendo con todas sus ansias
Al perrito blanco sin querer pisó.
Mamita, mamita, se acercó gritando
La madre extrañada dejó el piletón,
Y el pibe le dijo riendo y llorando
El club me ha mandado, hoy la citación.

Mamita querida
Ganaré dinero,
Seré un Baldonedo
Un Martino, un Boyé.
Dicen los muchachos
De Oeste Argentino,
Que tengo más tiro
Que el gran Bernabé.
Vas a ver qué lindo
Cuando allá en la cancha
Mis goles aplaudan
Seré un triunfador.
Jugaré en la quinta
Después en primera
Yo sé que me espera
La consagración.

Dormía el muchacho y tuvo esa noche
El sueño más lindo que pudo tener,
El estadio lleno, glorioso domingo,
Por fin en primera lo iban a ver.
Faltando un minuto están cero a cero
Tomó la pelota, sereno en su acción,
Gambeteando a todos, enfrentó al arquero
Y con fuerte tiro, quebró el marcador.


Música: Juan Puey
Letra: Reinaldo Yiso

jueves, enero 19, 2017

domingo, enero 15, 2017

Un testimonio imparcial


En la repetida discusión ajena respecto del sexto grande histórico del fútbol argentino existe un detalle imparcial e inobjetable. Se trata de la emblemática y exitosa publicidad de los cigarrillos Imparciales, ícono de la década del 50.

Hay una historia detrás de tal imagen: en 1942, tiempos de Tomás Ducó en la conducción del club, la AFA modificó sus estatutos para incluir a Huracán en el grupo de "los grandes" (aquellos clubes cuyo voto en la Comité Ejecutivo de la AFA valía tres). Entonces Huracán, que había sido el más campeón de la década del 20 junto a Boca y que en 1941 estaba tercero en la cantidad de socios, se sumó a la lista que ya componían, desde 1937, Boca, River, Racing, Independiente y nuestro archirrival San Lorenzo. En esa primera manifestación, Huracán -junto a Estudiantes y a Gimnasia, ambos de La Plata- tenía dos votos y figuraba entre los ocho clubes con votos privilegiados. El resto, los denominados "chicos", tenía un voto.

En 1946, la AFA realiza su última manifestación respecto de tal condición: repite a los mismos seis equipos en la elite. A partir del año siguiente, se determina que el voto de cada club vale lo mismo: uno.

Por esta razón, muchos especialistas y aficionados consideraron tradicionalmente a Huracán como un grande más, condición que arrastraba desde los tiempos del amateurismo. Por esta razón, la marca Imparciales sacó en los 50 una popular publicidad bajo el pomposo eslogan "el séptimo grande". Y allí, al lado del atado de cigarrillos aparece la camiseta de Huracán. Claro, como un grande.

Más:
Grande se nace, en el Blog.

martes, enero 10, 2017

Erico y toda esa gente

Adolfo Pedernera y Arsenio Erico, dos gigantes, en 1947.

El 20 de abril de 1947, en el Gasómetro, Huracán goleó 4-0 a Atlanta, ante unas 70.000 personas (se vendieron 33.400 localidades). Esa tarde debutaron Arsenio Erico, el máximo goleador de la historia del fútbol argentino, con el Globo de Newbery, y Adolfo Pedernera en el equipo de Villa Crespo (foto). Y más allá de que en Parque de los Patricios el impresionante delantero paraguayo mostró sólo retazos de su estirpe (no hizo goles en sus siete encuentros disputados), aquella presentación resultó también un hito: siete décadas después, aquel partido mantiene el récord de público para un encuentro no disputado por los otros cinco grandes (Boca, River, Racing, Independiente y San Lorenzo). Otro detalle inequívoco de la histórica militancia quemera.

El Gasómetro, repleto para ver a Huracán ante Atlanta.

sábado, enero 07, 2017

Huracán, una construcción


El Palacio Ducó, en plena construcción. Una tarea de todos. Un espejo de nosotros mismos. También ahora.

martes, enero 03, 2017

Azconzábal, ciclo en marcha



Comenzó el ciclo de Juan Manuel Azconzábal. Primeras palabras, tras la práctica inaugural. Huracán, con El Vasco, el primero en ponerse a trabajar en esta pretemporada.

lunes, enero 02, 2017

Pasión hecha bandera



Año 1989, tiempos del primer ciclo en el Nacional. La fiesta, también presente con el inolvidable Primer Telón.