jueves, diciembre 31, 2009

Prohibido olvidar; imposible olvidar...



Se nos va el 2009. Un año memorable, más allá del Despojo de Liniers, ese maldito 5/7. Un gracias enorme para todos los que hicieron posible aquellos días felices, sin olvido posible. Aplausos para el subcampeón del fútbol argentino; para El Campeón de la Gente; para El Equipo del Año. Brindo por haber compartido cada instante de Los Angeles de Cappa. Salud.

Más:
En la encuesta de los periodistas de Olé de 2009: Angel Cappa, el mejor técnico; Javier Pastore, la revelación; Huracán, el segundo mejor equipo (detrás de Estudiantes); y Mario Bolatti, el segundo mejor jugador (detrás de Juan Sebastián Verón).

Post publicado desde Mar de las Pampas.

miércoles, diciembre 30, 2009

Volvamos a gritar



Todos los goles de Los Angeles de Cappa. La preciosa tentación de volver a gritar los goles del Huracán del Clausura 2009, de ese equipo para siempre.

Post publicado desde Mar de las Pampas.

martes, diciembre 29, 2009

El día que nos sentimos campeones...



Huracán 3-Arsenal 0, en el Ducó, por la penúltima fecha del Clausura 2009. Un triunfo claro, sin objeciones, con fútbol para el aplauso. Sólo quedaba la escala en Liniers. Un empate alcanzaba para que Los Angeles de Cappa sumaran el sexto campeonato de la historia quemera. Pero más allá del desenlace, aquel día, todos nos sentimos campeones.

Post publicado desde Mar de las Pampas.

domingo, diciembre 27, 2009

Justicia Poética



En un fútbol y en una sociedad proclive a estigmatizar a los subcampeones, a los segundos, a los que dan todo y los cagan espuriamente, Huracán -ese notable Huracán del Clausura 2009- fue un paradigma de la resistencia. Ese equipo se negó a todo: fue un protagonista sin trampa en un fútbol de tramposos; fue el mejor sin las ventajas de los ventajeros; fue mágico en un juego ya sin magia; fue inolvidable en un ámbito en el que todo se olvida pronto. Lo mataron del único modo posible, el que vio el mundo: el puñal trapero de decisiones que no tienen adjetivos que las califiquen. Ese Huracán, el de Cappa, los desnudó a todos en un puñado de meses. Celebro cada instante vivido y compartido en este 2009 de reivindicaciones. Ojalá el tiempo tuviera la chance de detenerse apenas antes de La Herejía de Larrivey... Sería Justicia Poética.

Post publicado desde Mar de las Pampas.

sábado, diciembre 26, 2009

Nuestra mejor versión 2009



Huracán 4-River 0, en el Ducó, por el Clausura. El mejor partido del equipo en el año. Un capítulo valioso también en nuestra historia centenaria. Escenas que serán siempre recuerdo.

viernes, diciembre 25, 2009

Escenas que siempre voy a abrazar



Huracán 2009. Los Angeles de Cappa. Historia de una reconstrucción. Un suspiro para siempre. Escenas que nos hicieron felices. Un viaje breve, intenso, único, inmejorable. Porque la gloria, claro, no siempre necesita de vueltas olímpicas.

Actualidad:
Cuatro amistosos confirmados, en Soy Quemero.

miércoles, diciembre 23, 2009

La verdad de las tribunas


Estas dos tablas fueron publicadas en el diario Olé, a fines de junio de 2009, justo antes de la finalización del último Clausura. La primera cuenta una verdad histórica: es el promedio de venta de entradas en todo el profesionalismo. Huracán está sexto, entre los grandes. La segundo retrata otra realidad: cuando el equipo protagoniza en el campo de juego, la gente se moviliza y lo instala entre los que más recaudan. Al cabo del Clausura, tras el Despojo de Liniers, Huracán finalizó cuarto en recaudaciones, justo delante del campeón Vélez.

martes, diciembre 22, 2009

La reivindicación de los segundos


¡Qué lástima que no ganó Estudiantes! Faltaba tan poquito para terminar, el Barcelona no le encontraba la vuelta al partido y, contra todos los pronósticos, contra la lógica en las apuestas, se iba a quedar con las manos vacías. Faltaban nada más que dos minutos para que Estudiantes consumara la hazaña de ganarle al mejor equipo del mundo, en el mismo año en el que –también contra la opinión de toda la cátedra– ganó la Copa Libertadores en Brasil.
¡Qué lástima! Siempre es una pena que el pobre no le gane la pulseada al rico, y mucho más cuando se llega tan cerca a la posibilidad de concretarlo. Siempre es reconfortante que David le acierte el hondazo a Goliat, porque ésas no son cosas de todos los días.
¡Qué lástima! Estudiantes se merecía el alegrón por los destellos de fútbol que mostró en todo el año y en algunos pasajes del primer tiempo de la final; se lo merecían el modesto Sabella, el inteligente Verón, el eficaz Boselli, el inoxidable Clemente Rodríguez, el león Braña, la fiel y seguidora hinchada, los que se alegran de que sólo se usen armas limpias para conseguir el objetivo.
¡Qué lástima! Porque hubiese sido una alegría en el medio de tantas pálidas.
¡Qué lástima que no ganó Estudiantes, aun sabiendo todo el tachín tachín que habríamos tenido que soportar en el caso de una victoria y los cantos exitistas que estarían repiqueteando fuerte!
El Barcelona nos salvó de frases como éstas:
–Quedó demostrado que tiene razón Verón con eso de que para ver un espectáculo hay que ir al teatro y no a una cancha.
–Se demostró que con orden, disciplina y un buen planteo táctico que empiece por cerrar el arco propio, se le puede ganar a cualquiera.
–Que los catalanes se metan el tiki tiki en el tujes.
Y lo más peligroso de todo:
–Ganar no es lo importante: es lo único, y Estudiantes se aferró a esa consigna.
Y lo más peligroso de todo:
–¡El fútbol argentino sigue vivo!
En el año de la clasificación milagrosa para el Mundial, los fracasos en los juveniles, los goles en contra como consecuencia de las imperfecciones técnicas, las denuncias de soborno a los árbitros, las decepciones de los cinco grandes y los partidos aburridos como constante, la consagración de Estudiantes no habría alcanzado para salir del horno. La victoria podría haber provocado demasiada confusión y tapado la necesidad de urgentes replanteos en todos los planos.
Es una pena que no haya ganado Estudiantes, pero da alegría que aun los resultadistas más enfermos rescaten su dignidad y renieguen de la idea de que nadie se acuerda de los segundos. De alguna manera la reivindicación del segundo puesto de Estudiantes le toca de rebote a Huracán, otro que estuvo muy cerca del objetivo, no pudo lograrlo y quedará de todos modos en la historia.
¡Es una pena, Estudiantes!

Texto escrito por Juan José Panno en Página/12.

lunes, diciembre 21, 2009

El Equipo del Año


Nadie nos quitará lo disfrutado en el primer semestre futbolero de este 2009 que se va. Fueron muchos años, muchos partidos, muchos jugadores, muchas desilusiones. Quienes queremos de verdad este juego, quienes insistimos en que si no sabés jugar a la pelota no podrás nunca saber jugar al fútbol, acumulamos ganas y esperanzas. Es cierto que en las últimas décadas hubo momentos de disfrute en el fútbol vernáculo, y que algunos equipos y algunos jugadores nos entregaron posibilidades como para seguir soñando. Pero esto que se dio de a ráfagas –y bienvenidas que fueron esas ráfagas– coincidió generalmente con momentos del juego y de la competencia desjerarquizados y desculturizados.
Y entonces apareció Lanús un par de años atrás. Pero fue excluyentemente Huracán. El Huracán del Clausura 2009. El equipo bisagra. El equipo cuyo fútbol sopapeó a la conjura de los necios que durante años, desde los púlpitos truchos del tacticismo a mansalva, pretendió convencer a la gente de algo que la gente, en su gran mayoría, hizo como que aceptaba sumisa, pero que en realidad no hizo más que rebelarla en contra del establishment del pensamiento único, al conjuro de ese fútbol de Huracán que el Flaco Menotti definió con solamente dos palabras: “Se puede”. Se puede y se pudo.

Texto publicado por Diego Bonadeo en Página/12.

domingo, diciembre 20, 2009

Que viva el tiki tiki


El Barcelona de Pep Guardiola venció a Estudiantes, en la final del Mundial de Clubes en Abu Dhabi, y consiguió lo que ningún otro club en la historia: ganar los seis títulos posibles en un año. Tardó 220 días en obtener la Copa del Rey, la Liga y la Supercopa de España a nivel local; y la Champions League, la Supercopa de Europa y el Mundial en el ámbito internacional. Una celebración para el paradigma del tiki tiki. El Blog brinda por Pep, el amigo de Cappa, el patrocinador de las mismas ideas.

Más:
Los detalles del Mundial de Clubes 2009, en la página de la FIFA.

viernes, diciembre 18, 2009

Un tal Torres



Se llama Pablo Gabriel Torres, tiene 25 años, es mediocampista por izquierda y juega en Racing de Montevideo. Hizo las inferiores en Arsenal, Boca e Independiente, donde debutó en Primera (en 2003). Integró varios seleccionados juveniles argentinos. Entre 2006 y 2008 jugó en Cruz Azul, para el que convirtió 30 goles. Aunque lo pretenden otros clubes (Lanús, San Lorenzo, Argentinos, Tigre y Flamengo), en Parque de los Patricios confían en su llegada. ¿Será el primer refuerzo?

miércoles, diciembre 16, 2009

Todos son campeones


Ezequiel Fernández Moores es un notable periodista que, entre otros medios, escribe para el diario La Nación. En su habitual columna, esta semana, escribió una nota definitiva sobre los tiempos amateurs y la valoración de todas las conquistas oficiales. Se trata, de algún modo, de un homenaje a tantos cracks olvidados y para tantos equipos discriminados. Es también un tributo a los tiempos fundacionales de casi todos los clubes y a esos años 20 en los que Huracán resultó el más campeón (junto a Boca) y el fútbol rioplatense era el mejor del mundo en cada competición que tuviera que demostrarlo. Pase y lea:

El Alumni de los hermanos Brown fue campeón diez veces en once años, pero sigue discriminado. El Racing de Francisco Olazar, Alberto Ohaco y Juan Perinetti, "La Academia", fue el primer equipo siete veces campeón de modo consecutivo y también sigue discriminado. Lo mismo le sucede al Boca cuatro veces campeón de Américo Tesoriere. Y al Huracán también cuatro veces campeón de Cesáreo Onzari y Guillermo "Filtrador" Stábile. Y al Gimnasia y Esgrima La Plata de Francisco Varallo campeón de 1929, único título en la historia del club. Venció 2-1 en la final a Boca ante unas 45.000 personas en el viejo estadio de River. ¿Qué habrán celebrado ese día sus 5000 hinchas que fueron a la cancha, los cientos que se colgaron eufóricos en el tren que llevó a los jugadores a La Plata y los miles que festejaron hasta la madrugada? Celebraron haberse coronado campeones del fútbol argentino. Pero ellos también siguen discriminados. Más de cuatro décadas de fútbol amateur en la Argentina siguen siendo discriminadas.
Hay crónicas y estadísticas que comienzan a remediar el olvido, por supuesto, pero la mayor parte de los informes que saludan estos días al Banfield campeón podrían hacer creer que el fútbol en la Argentina comenzó en 1931, con el inicio del profesionalismo. Las cuatro décadas de fútbol amateur parecen reducidas a una anécdota. A recordar que Banfield fue fundado en 1896 por profesionales y por comerciantes ingleses y que debe su nombre al primer gerente de la empresa Gran Ferrocarril Sur. Trenes y fútbol iban de la mano y hablaban inglés en aquellos años, en los que primero se jugó al cricket. ¿Acaso el primer partido jugado en la Argentina, en 1867, muy cerca de donde hoy está el Planetario, no fue jugado por ciudadanos ingleses en una cancha prestada por el cricket? ¿Y acaso el Banfield campeón de segunda en 1899 no estaba formado por jugadores nacidos en Gran Bretaña, con la única excepción del capitán James Doods Watson, quien había nacido en Buenos Aires?
Los hermanos Brown del glorioso Alumni habían nacido en la Argentina, igual que su padre, Don Diego, un admirador de Bartolomé Mitre que solía hacer asados al plantel. Formaron el equipo más popular en sus tiempos, duplicaron en votos a Quilmes y a Belgrano. A diferencia de Lomas, cuyos jugadores eran nacidos en Gran Bretaña, Alumni tenía sólo un extranjero (Andrés Mack) cuando en 1906 logró el primer triunfo de un equipo argentino ante un combinado del exterior. Toda la prensa habló entonces de "histórico triunfo del fútbol argentino". Los Brown y sus compañeros de Alumni fueron la base de las selecciones argentinas de aquellos años. En seis partidos, la selección alineó a ocho jugadores del club que había formado el escocés Alexander Watson Hutton, padre fundador del fútbol argentino. Desde Estudiantes de La Plata hasta Unión de Santa Fe, además de otros numerosos equipos, todos recuerdan hoy al Alumni de los Brown imitando en sus camisetas las rayas verticales rojas y blancas.
Es cierto, se jugaba con un reglamento que permitía, por ejemplo, la carga al arquero. "Y como final de un recio, supremo esfuerzo, entran al arco medio team de Alumni, varios hombres de Estudiantes y la pelota? El referee, Mr. Butterfield, señala el centro del field. Está empatado el partido", dice una crónica de Alumni. cuna de campeones y escuela de hidalguía, el detallado libro de Ernesto Escobar Bavio, documento imprescindible para comprender esa época en la que también nació Banfield. El Racing campeón que vino luego nos resultó, acaso, más familiar. El fútbol había ganado la calle. Dejaba de ser patrimonio de las escuelas y de los clubes de élite de los británicos en Buenos Aires. Además, el fútbol de "la Academia" comenzó a delinear un juego distinto, más técnico y vistoso. Pero los Olazar y Perinetti de Racing, hijos de la nueva inmigración italiana y española, fueron tan campeones argentinos como los anglófilos hermanos Brown.
Hubo primeros campeonatos con muy pocos participantes, otros disminuidos por las divisiones institucionales, los equipos del interior sufrieron décadas de marginación y muchos torneos padecieron la organización precaria de los tiempos fundadores. Algunos episodios son inimaginables a ojos de hoy. Igual, quizá, que verían los antiguos hinchas estos campeonatos actuales de sólo 19 fechas, entre clubes de ingresos cada vez más desiguales, con árbitros cada vez más sospechados y con barras bravas que hasta obligan a sus equipos a perder. Cada campeonato fue hijo de su tiempo. Pero tuvo equipos, jugadores, árbitro y público. ¿Sólo porque no había dinero de por medio debemos seguir discriminando, entonces, a los grandes campeones de la era amateur? Dice Jorge Iwanczuk en la introducción de su formidable libro Historia del fútbol amateur de la Argentina. "¿Por qué si antes llenaron estadios con 40.000 espectadores y fueron grandes Racing, Boca, Independiente, San Lorenzo, Huracán, River..., y hasta hubo un campeonato mundial en el que salimos subcampeones con jugadores amateurs, empezar a contar la historia desde la mitad? Admiro a los pioneros? Disfruté descubriendo cómo de las barriadas populares, en los baldíos, iban surgiendo los clubes, se definían las camisetas y este juego fascinante convocaba voluntades amasando pasiones. Para reivindicar esos nombres, esas fechas memorables y legendarias y, sobre todo, para llenar ese vacío de información que tiende un velo de omisión sobre este pasado apasionante, escribí este libro."
El Centro para la Investigación de la Historia del Fútbol (CIHF), integrado por periodistas y por historiadores del deporte, lucha desde hace tiempo para que no se sigan discriminando esos años. Uno de sus miembros, Diego Estévez, publicará en 2010 el libro Campeones del fútbol argentino 1891-2010. Tomó en cuenta todos los torneos oficiales en los que actuaron equipos argentinos, desde las Copas Europeo-Sudamerican a y los campeonatos nacionales largos o cortos, amateurs o profesionales, hasta, por ejemplo, la vieja Copa Carlos Ibarguren que enfrentaba a los campeones de Rosario y de Buenos Aires o la nueva Suruga Bank, ganada en 2007, en Japón, por Arsenal, de Sarandí. Dio a cada una un puntaje según su nivel de importancia. Y a partir de allí elaboró un ranking, por puntos, de los clubes campeones. Boca Juniors (131 puntos), River Plate (110,75), Independiente (94,25), Racing (63) y San Lorenzo (40) ocupan los cinco primeros puestos y hacen honor a su condición de "cinco grandes del fútbol argentino". El top ten coloca en séptimo lugar a Estudiantes de La Plata (35,75), octavo a Vélez Sársfield (30), noveno a Huracán (16) y décimo a Rosario Central (15,5), justo delante de Newell´s Old Boys (14,25). El sexto puesto pertenece a un equipo que no juega desde hace casi un siglo: Alumni (37 puntos). El otro gran equipo de aquellos años fundacionales (Lomas Athletic) ocupa el puesto 12, con 12,5 puntos. Alumni desplaza inclusive a San Lorenzo de los cinco grandes si se toma el número de títulos oficiales ganado por cada club, sin importar su valor. Boca lidera con 64 títulos y luego siguen River (53), Independiente (42), Racing (34), Alumni (22), San Lorenzo (20), Estudiantes (14), Vélez (12), Huracán (11) y Rosario Central (10), en los diez primeros puestos, según otro trabajo de Osvaldo Gorgazzi, también del CIHF. ¿Podemos seguir discriminando al gran Alumni? ¿No es hora de aceptar por igual a todos los campeones oficialmente reconocidos por la AFA? Si el rugby argentino se declarara mañana plenamente profesional, ¿ignoraría dentro de algunas décadas un siglo de vida? "Vi diez mil resultados, seis años en la hemeroteca copiando palotes y hoy siento orgullo cuando al menos en las historias de los clubes se menciona al amateurismo y me ponen como fuente", me dice Iwanczuk, un contador fana de Independiente y que a los 59 años sigue jugando al fútbol.
Deslucido o no, Banfield es el nuevo campeón. Ganó en un campeonato discreto y de pálido final. "Si yo tuviera que decir porqué el fútbol es el deporte más atractivo, es porque no siempre ganan los poderosos", dijo Marcelo Bielsa, hace unos días. "Los no poderosos -agregó- quisiéramos que nos avisen con tiempo cuando nos dan la oportunidad, así nos preparamos y la podemos aprovechar. Pero así no funciona el mundo, hay que estar preparados por si la oportunidad llega." La crisis cada vez más aguda de los equipos grandes permite que en el fútbol argentino haya cada vez más oportunidades. Ahora le tocó al Banfield de Julio Falcioni. Simplemente, supo estar preparado.

Texto publicado por el periodista Ezequiel Fernández Moores en La Nación.

martes, diciembre 15, 2009

El último que apague la luz...


La pésima campaña del equipo en el Apertura (sumó apenas 11 puntos), la partida de Angel Cappa y ciertos manejos de la dirigencia generan un clima incómodo en Huracán. Pero no sólo eso: ayer, Alejandro Ginevra -ex candidato a presidente y actual miembro de la comisión directiva- presentó su renuncia. Y en la despedida, denunció algunos aspectos vinculados al club. En una carta que envió a los medios, señaló: "La decepción y la duda inexplicable provocada por la falta de claridad en cuestiones básicas o matemáticas como la venta de Pastore, a quien según el presidente vendieron en 6 millones de dólares y según el vice en 8 millones de dólares, es inadmisible". Y agrega: "Entre mis decepciones, tal vez la más profunda es que confiaba en el proyecto de Angel Cappa, y estaba dispuesto a apoyarlo".
Esta situación se da en el contexto de un equipo con promedio en declive (está 14° y quedó a 12 puntos de la Promoción) y de un plantel en días de éxodo que ya no asombran. Rodrigo Díaz avisó que no continuará porque no le pagan. La partida de Mario Bolatti -más allá de que tiene contrato vigente- hasta los dirigentes más optimistas ya la dan por definida. Y ante la primera oferta que aparezca, Paolo Goltz y Gastón Monzón serán transferidos. Hay algo peor: la lista parece que no terminá ahí.

Texto publicado en Clarín por el autor del Blog.

lunes, diciembre 14, 2009

Gracias Tigre


Si no hubiera sido por la pésima campaña de Tigre (sumó apenas ocho puntos), Huracán habría terminado último en el Apertura. El equipo acumuló apenas once unidades y se complicó en la tabla de los promedios. Un dato que trae la historia y que sirve de testimonio del pésimo torneo disputado: sólo ocho equipos sumaron menos puntos en torneos cortos desde que se entregan tres puntos (el sistema comenzó en la temporada 95/96):

1) Huracán de Tres Arroyos, Clausura 2005: 5 puntos.
2) Huracán, Clausura 2003: 6 puntos.
3) Ferro, Clausura 2000: 8 puntos.
3) Tigre, Apertura 2009: 8 puntos.
5) Gimnasia de Jujuy, Apertura 1999: 9 puntos.
5) Ferro, Apertura 1999: 9 puntos.
5) Quilmes, Apertura 2006: 9 puntos.
8) Gimnasia de Jujuy, Clausura 2000: 10 puntos.

Pero hay algo peor: es la consecuencia de un desmantelamiento del plantel que hace recordar los peores días hisóricos de Huracán (dos descensos en cuatro años, entre 1999 y 2003). Esperemos que haya reflejos de la dirigencia para enmendar errores. Si no, sólo quedará rezar.

Así quedamos:
En el Apertura
En los promedios

sábado, diciembre 12, 2009

Cinco cachetazos y un papelón


Apertura, decimonovena fecha: Argentinos 5-Huracán 1, en el Diego Maradona. Un desastre. Un papelón. Lo que sigue lo escribió Ricardo Sapia, en Olé. Realidad pura y dura: "La última bofetada. ¿Será así? Eso espero. Eso esperamos los Quemeros. De otro modo volveremos a la B Nacional. Se hizo todo lo peor que se podía hacer. Virtualmente últimos, 12 derrotas, 34 goles en contra, 12 propios. Cuatro goleadas recibidas, un nivel futbolístico pésimo, y una proyección alarmante. Se fueron los mejores y se trajeron a los peores. A Cappa le escupieron el asado y Rivoira tendrá que tener nervios de acero para quedarse hasta mayo. Y la dirigencia tiene que hacer bien su parte. Muy bien. Ah, y que Dios nos ayude".

El mejor: Vacante.
El peor: Gonzalo García.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

viernes, diciembre 11, 2009

Y en las malas mucho más...



Salida del equipo frente a Boca. A pesar del paso maltrecho en el Apertura, del penúltimo puesto en la tabla, del juego escaso y de la sucesión de malas noticias la gente sigue estando. Dice presente. Siempre. Y en las malas mucho más...

jueves, diciembre 10, 2009

Huracán do Brasil


Corinthians, un gigante del fútbol paulista y de Brasil, será rival de Huracán durante la pretemporada. El Desafío será el 13/1, en el Pacaembú. El encuentro es parte del acuerdo por la transferencia de Matías De Federico. Corinthians fue en 2009 campeón del torneo Estadual de San Pablo y de la Copa de Brasil (en la foto, el festejo). En 2010 disputará la Copa Libertadores.

Más:
Detalles, en Patria Quemera.

miércoles, diciembre 09, 2009

El Angel de la tribuna


Angel Cappa estuvo otra vez siguiendo al equipo. Como en cada partido desde que se fue. Ante Boca, como siempre, escuchó una ovación. El padre del inolvidable subcampeón del Clausura 2009 siempre tendrá su lugar en el Ducó. Como un Quemero de ley.

Más:
La gente: con Cappa; contra Babington, en Olé.

Palermo Cero


Martín Palermo cumplió contra Huracán otro récord. Pero negativo: con el partido sin goles ante el equipo de Héctor Rivoira, acumula 741 minutos sin convertir. Se trata de su peor racha en Boca. No es mérito nuestro, pero Paolo Goltz y compañía aportaron lo suyo. Tan mal estamos que nos alegramos con retazos.

martes, diciembre 08, 2009

Peor es nada


Apertura, decimoctava fecha: Huracán 0-Boca 0, en el Ducó. Un punto contra el rival más dañino de nuestra historia nunca parece mal. Incluso ahora que se trata de un Boca golpeado, sin rumbo. De todos modos, es cierto: nos perdimos la oportunidad de abrazar un pedacito de historia con el primer triunfo en 15 años contra nuestro archirrival de la década del 20. Al margen de eso, el juego sigue sin aparecer. Parece lógico; pero igualmente preocupa.

El mejor: Paolo Goltz.
El peor: Leandro Benegas.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

lunes, diciembre 07, 2009

Las paredes de Cappa


"El fútbol es alegría o no es nada", escribió nuestro queridísimo Angel Cappa, en las paredes del barrio Zavaleta. Volvió a ir allí de visita, volvió a dejar su impronta.

Más:
Detalles, en Clarin.com.

sábado, diciembre 05, 2009

Babington no resiste el archivo



Un recorrido por el Huracán reciente. Más allá de algunas mejoras en el ciclo Babington, se trata de un desaprovechamiento para relanzar al club. Acá, una sucesión de contradicciones que atentaron y atentan contra la posibilidad de crecer.

viernes, diciembre 04, 2009

Técnico que debutó, perdió...


Apertura, decimoséptima fecha: Huracán 0-Banfield 1, en el Ducó. Empezó el ciclo de Héctor Rivoira. Ya no hay tiki tiki. Tampoco resultados. Se trata de otra derrota que deja la reiterada sensación de que lo mejor que puede pasarle a Huracán es que termine ya el torneo.

El mejor: Mario Bolatti.
El peor: Alan Sánchez.

Más:
El enojo de la gente con la conducción del club, en Patria Quemera.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

miércoles, diciembre 02, 2009

Que sea un Huracán Chulo


Dice la Real Academia Española sobre una de las acepciones de la palabra "chulo": "3. adj. Lindo, bonito". Desde hoy, el técnico del equipo será Héctor Rivoira, el Chulo. Es el gran desafío de su carrera por dos razones: es hincha de Huracán y este paso resulta su primera gran experiencia en la máxima categoría. Desde acá, los mejores deseos.

Más:
Otros detalles, en Clarin.com

Cuando Alfredo fue de oro


Ahora que Lionel Messi fue consagrado con el Balón de Oro, el tradicional premio que entrega la revista France Football, se agiganta la figura de Alfredo Di Stéfano, nuestro Alfredo también. El resultó el único argentino que obtuvo el premio en dos ocasiones (1957 y 1959, en tiempos del Real Madrid). No sólo eso: fue el primero entre los argentinos, más allá de su doble nacionalidad. Su condición inmensa es también un orgullo quemero. Se recuerda: su primer gol lo hizo con el Globo de Newbery en el pecho; y su primer doblete fue en un Clásico contra San Lorenzo, en 1946.



Más:
La historia del Balón de Oro, en Planeta Redondo.

martes, diciembre 01, 2009

América, a los pies de Tucho

Norberto Méndez, con la camiseta de Huracán, en la tapa de El Gráfico. Fue un símbolo quemero de la década del 40.

La Copa América de 2011, que tendrá como sede a la Argentina, será la Edición Número 43 del torneo continental más antiguo del mundo (su primera versión se disputó en 1916). En esta competición hay un protagonista central que tiene que ver con la historia de Huracán: Norberto Méndez, nuestro Tucho. El es el máximo goleador de la competición, junto al brasileño Thomaz Soares da Silva, Zizinho. Ambos cuentan con 17 tantos, pero el argentino los consiguió en sólo tres ediciones de la Copa América: 1945, 1946 y 1947. En las tres, Argentina fue campeón y se instaló desde entonces como el único tricampeón de la competición.
En 1945, Méndez fue el máximo anotador al igualar con el brasileño Heleno de Freitas, con seis goles. En 1946, Tucho convirtió cinco tantos, pero se quedó en el segundo lugar de la tabla de goleadores, detrás del uruguayo Medina, quien convirtió siete. Y otra vez marcó seis en la edición de 1947, pero fue imposible alcanzar los ocho del uruguayo Falero.
Tanta fue su fama y su popularidad en la Argentina, que en 1953 le compusieron una canción. Lo que sigue, a modo de homenaje, es esa letra:

Ayer Tucho Mendez vino a visitarme
y en un fuerte abrazo me insto a meditar,
así poco a poco mi mente poblaron
sus dulces recuerdos que no he de olvidar.
Soñaba en aquellos lejanos momentos
cuando era un purrete con sed de vivir
tejer en el césped muy lindas gambetas
y haciendo golazos sentirse feliz...

Tucho Méndez
en las canchas fue creciendo;
Tucho Méndez
con sus sueños convivió;
Tucho Méndez
fue paseando por el mundo
ese arte tan profundo
que en un crack lo convirtió

Después lentamente me dijo sonriendo:
la vida es un sueño, y es lindo soñar;
aun más ahora que vivo en un sueño
al ver que mis sueños ya son realidad.
Después cuando el tiempo me quite los bríos
y reste a mis piernas toda agilidad
tendré únicamente muy bellos recuerdos
y oyendo mis sueños volveré a soñar.


Tucho, con la camiseta de la Selección. Es el máximo anotador de la historia de la Copa América y el tercero del clásico más importante del mundo, Argentina-Brasil.

lunes, noviembre 30, 2009

Defederico denuncia


La entrevista que usted leerá fue hecha, telefónicamente, dos semanas atrás. El último partido de Huracán había sido el embustero 1-1 ante Arsenal, y nada de esto -nada- había pasado: ni el clásico ante San Lorenzo, ni la anunciada ida de un Cappa que finalmente renunció, ni la goleada, imperdonable, ante Gimnasia. Charlando furioso en su departamento de San Pablo, Brasil, Matías Defederico grita el cáncer de este Huracán: la atemporalidad. No importa cuándo pasa lo que pasa: siempre será igual. Analogía argentina, este Huracán, que vivió su Clausura menemista y ahora se mira la pilcha gastada del 2001. "Todos los técnicos se fueron como Cappa: mal. Mohamed, Ardiles, Ubeda, todos, y eso es porque algo no funciona. Yo entiendo a Angel, pero su renuncia demuestra lo difícil que es trabajar en Huracán", se descargará, en un segundo contacto, sobre la actualidad. Lo mejor, sin embargo, es lo que nos contó antes, las dos semanas atrás. Defederico levanta la alfombra con la velocidad de un mago, y ya nada se puede hacer: la mugre se descubre, brillante, ante nuestros ojos.
"El del Clausura era un grupo de la puta madre. Cuando le ganamos 4-1 a Argentinos nos debían tres meses de sueldo. Al otro día nos reunimos con los muchachos. 'Basta, loco', nos dijimos. 'O nos pagan, o juega la Cuarta'. Seguimos charlando, y al final nos convencimos de otra cosa: 'Che, estamos ahí de la punta, Huracán nunca estuvo así, olvidémonos de la plata: vamos a jugar por el honor'. Fuimos y se lo dijimos a Babington: 'Carlos, paganos cuando puedas'. Hasta esas cosas tuvimos de buenos, y el chabón nunca tiró para nosotros, nunca hizo nada por nosotros. ¿Entendés qué es lo que me da bronca? La gente me puteaba, pero no sabe todo esto. ¿Vos te creés que no me gustaría volver a Huracán? Jugué diez años ahí, era redondo irse bien y mañana retornar sin dramas. Por eso me dio bronca cómo me fui, porque yo no sé si podré volver. Todavía tengo muchísima bronca".
-Pero vos fuiste el que dijo que se quedaría.
-Por supuesto. Todo lo que dijo Angel era verdad: yo fui el primero que le dijo que si él se iba, nos íbamos todos. Porque nos habíamos quedado por él, sólo por él, si Huracán no tenía nada. Estábamos Paolo (Goltz), Edu (Domínguez), Mario (Bolatti) y yo, nadie más, porque el Pato (Toranzo) y Leo (Díaz) no habían arreglado. Vos no te olvides de que yo me fui una semana antes de empezar el torneo. Huracán era un quilombo y Babington nos decía que nos quedáramos tranquilos. La puta que los parió, ¿tuvimos dos meses para solucionar todo y una semana antes nos decís que nos quedemos tranquilos?
-No te arrepentís de haberte ido, por lo visto.
-Al contrario. Sí me arrepiento de haberme ido, aunque no de cómo me fui. Yo no voy a mentir: dije que me iba a quedar y no me quedé, bárbaro. Pero no es que yo le fallé a Angel: los dirigentes hicieron que le fallara. A veces me dan ganas de llorar. La gente debe decir: "Este hijo de mil putas se fue a ganar plata a Brasil", y yo no me fui sólo por eso. Yo me las comí todas en Huracán. Todas, ¿eh? Martínez me decía que sería titular y me dejaba afuera. O me hacía viajar con la Cuarta a Mendoza, 17 horas en colectivo, y me ponía en el banco. Entonces, como me comí las mil y una, la vez que pude darle un subcampeonato al club, porque el campeonato me lo robaron, cuando pude darle una alegría a los hinchas de un Huracán que siempre peleaba el descenso, pasó todo lo que pasó.
-¿Por ejemplo?
-¿Por ejemplo? En la Comisión dijeron que me habían subido el sueldo. Dijeron que yo pasaba a cobrar 100 mil pesos. Apenas cobraba el 10% de eso, yo. Después del torneo les pedí, ponele, 25 mil. "No, 25 no", me dijeron. "Loco, no se quedó nadie, yo quiero seguir y ¿no me pueden dar 25?". Que sí, que no, que sí, que no, y en el medio cayó un juvenil. ¿Sabés cuánto le dieron?
-Ni idea.
-30 mil. Ahí nomás lo encaré a Babington y le dije: "Sos un hijo de puta". Se lo dije. Un caradura. Por eso me rompió las pelotas cómo me fui. La dirigencia le decía a la prensa que ojalá me quedara, y a mi representante, que me vendiera, porque necesitaban la plata. Y no fui el único al que le pasó eso.
-¿Arano, Araujo?
-Al Pipi lo boludearon todo el tiempo. "Mañana te depositamos la plata", le decían. Si el Pipi se iba a quedar... Pero le dijeron mañana, mañana, mañana, se cansó y se fue. Y está perfecto. Con un compañero le pedimos una reunión a Babington. "Carlos, más que un equipo de Primera, esto parece un jardín de infantes", le dijimos. Se probaban chicos de 16 años como si fuera una Novena, ¿me entendés? El que mejor jugaba, quedaba. ¡Loco, somos Huracán! Entonces le dijimos a Carlos: "¿No podés traer cuatro jugadores buenos?". A una semana del debut, no sabíamos con quién íbamos a jugar.
-Cambiaron los laterales y los delanteros. La base es la misma, vino Díaz...
-El Rengo llegó cuando yo ya me había ido. Leo arregló un día antes del debut, el Pato arregló después... ¡Por eso mi desesperación! Te soy sincero: después de un amistoso que perdimos con Tigre, un amistoso que jugamos con pibes de Cuarta, le dije a mi representante: "Ale (Bouza), sacame de acá. Nos va a ir mal, no va a pasar nada, y sería feo arruinar lo que hicimos porque Huracán no puede traer un jugador de renombre". Hay una que fue increíble, increíble...
-¿Cuál?
-Los dirigentes le dijeron a Angel que le habían traído un juvenil para que lo viera. Angel lo vio y les dijo que sí, que lo dejaran, pero que "le va a faltar". ¿Sabés qué le contestaron? "Bueno, mejor, porque ya le habíamos hecho contrato". Entonces se enojaron todos, porque se juntó con lo de mi contrato. Yo no quiero matar a los pibes, ellos no tienen la culpa, pero digamos la verdad: salvo el Rengo, ninguno jugó en Primera. No te digo que traigas a cuatro jugadores de elite, pero... O retené a Nieto, al que se quisieron sacar de encima. Con este medio, que es el mismo, el Rengo y yo, y Nieto arriba, no es un mal equipo. Pero en la pretemporada no había nada: jugábamos con pibes de 16 años, ¿me entendés? Yo no soy un jugador consagrado, pero en el Clausura teníamos un equipazo, y me rompía los huevos lo que pasaba. Loco, traé a uno que al menos haya jugado en Primera.
-¿Lo llamaste a Angel?
-No.
-¿Por?
-Porque no sabía si me iba a cagar a puteadas. Quizá me decía: "Mati, te entiendo", andá a saber. Yo creo que me hubiera entendido. Estoy con bronca, loco, me peleé con el técnico que me hizo jugar bárbaro, el mejor técnico del fútbol argentino, y todo por un tipo que nos va a llevar otra vez al descenso. Yo sé que los hinchas no me van a perdonar, y está bien. Tampoco pido eso: sólo pido comprensión. El que quiera pensar: "Este pendejo culorroto se agrandó porque jugó bien seis meses", que lo piense. Pero que al menos sepa lo que pasó.
-Dijiste que Babington los va a llevar al descenso, y hasta hace poco se hablaba de la Copa.
-Rezá que Huracán no entre a la Libertadores, rezá, porque si no se va a la B. En el Clausura estaban todos entusiasmadísimos con entrar a la Copa... ¡Menos mal que no salimos campeones! Primero, bueno, porque no sé de dónde iban a sacar plata para pagarnos, y segundo, porque el año que viene, si Huracán tenía que jugar dos torneos, se iba a la B. Huracán no tiene plantel para dos torneos. "Angel, abra los ojos", le dije una vez. "Usted es el mejor del país, usted sabe que no le podemos ganar ni un amistoso a Atlas". Me dijo que no, que no era así. Angel no se merece lo que le hicieron, y los muchachos tampoco. ¿Me entendés?

Entrevista publicada por el periodista Ignacio Fusco, en Olé.

sábado, noviembre 28, 2009

El día que la Copa quedó tan lejos...



Escenas de la derrota contra Independiente. Los dos goles que exhiben claras dificultades en defensa. Y una sensación inevitable que dejó el partido: la Libertadores es un horizonte demasiado difuso, tan lejano...

Cappa, el hincha número uno


Angel Cappa estuvo en el Libertadores de América. Ya no como técnico; si no, como hincha del Huracán de su corazón. Antes, en su Blog, había escrito: "Y ahora que ya no estoy, empiezo a pensar en la vuelta. Mientras tanto alentemos a los jugadores que resisten este mal momento para poder mejorar en lo posible el dichoso promedio (...). Un abrazo emocionado y nos vemos en la cancha".

¿Y ahora, quién podrá defendernos?


Apertura, decimosexta fecha: Independiente 2-Huracán 0, en el Libertadores de América. No nos salva ni el entrañable Chapulín Colorado. Otra caída que tiene un significado inequívoco: la clasificación a la Copa de 2010 es, a esta altura, una quimera.

El mejor: Gastón Monzón.
El peor: Ezequiel Filipetto.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

jueves, noviembre 26, 2009

Ese emblema


El Gráfico eligió al Ducó para ilustrar el comienzo de la temporada de 1959 en su tapa. La platea Miravé lucía repleta y el mástil, doce años después de aquella inauguración ante Boca (4-3, el 7 de septiembre de 1947), ya era un emblema de uno de los mejores estadios de América. El campeonato comenzó el primer fin de semana de mayo y en la fecha inaugural, como local, Huracán igualó 1-1 ante Estudiantes. Esa campaña, dirigido por Néstor Rossi -el inmenso Pipo-, el equipo de Parque de los Patricios terminó octavo junto a Boca, luego de nueve triunfos, doce empates y nueve derrotas.

miércoles, noviembre 25, 2009

La última tapa


Angel Cappa, en la portada de Olé. La última de su segundo ciclo en Huracán. También, la primera escena posterior a la despedida.

El adiós y después...


Angel Cappa dejó de ser el técnico de Huracán. Lo anunció en los primeros minutos del martes a través de su blog ( http://cappadt.blogspot.com/): "Quiero despedirme de todos con la esperanza de volver algún día. Dije y repito que a este club llegué como técnico y me voy como un quemero más, porque ustedes me hicieron sentir así. Y es un orgullo para mí. Vivimos cosas inolvidables. Tuvimos el privilegio de asistir al nacimiento y breve desarrollo de un equipo que seguramente pasará a la historia de este club y posiblemente ocupará también un lugar importante en el fútbol argentino". Su adiós significa el fin de un ciclo que quedará guardado para siempre en la historia de estos 101 años de Huracán, cerca de los Reyes de los Años 20 y de los días felices de los 70.
No sólo eso: la despedida de Cappa es también la consecuencia de un club que, más allá de algunas espasmódicas mejoras, continúa en ese recorrido traumático e incómodo que ya lleva dos décadas. Esta situación invita a preguntas poco agradables. ¿Qué pasará ahora? ¿Volverán aquellos días que derivaron en dos descensos en cuatro temporadas, entre 1999 y 2002?
Cappa se despidió, ayer al mediodía al salir del Ducó, con una frase que resultará una añoranza, tal vez por muchos años: "Me llevo la alegría de saber que la identidad del fútbol argentino no está muerta. Los argentinos sabemos que a partir de este Huracán, nuestra identidad continúa viva. El tiki tiki es lo mejor que le pasó al fútbol argentino en los últimos 20 años".
Con él también se irá su ayudante, Francisco Russo, quien aparecía como el principal candidato para hacerse cargo del plantel en las cuatro fechas que restan del Apertura. "Vine con él y me voy con él", fue la respuesta de Fatiga. Y explicó: "Si Angel se tomaba una o dos semanas de descanso yo no tenía problema en reemplazarlo ese tiempo. Pero renunció y no pudimos cumplir el deseo de todos, que era quedarnos en el club".
Por ahora, el técnico será Héctor Jesús Martínez (ex futbolista del club en 1974 y actual coordinador de las Inferiores). Martínez dirigió a Huracán durante ocho partidos del Apertura 2008, justo antes de la llegada de Cappa: ganó tres, empató tres y perdió dos. Y fue el DT del Día del Centenario, en el encuentro con Estudiantes (1-0, en el Amalfitani, con gol de Gastón Esmerado). ¿Y después, qué? "Nos reunimos con Brindisi y tiene un compromiso que no puede disolver; no podrá venir. Diego Cocca es una posibilidad", dijo anoche el presidente Carlos Babington en ESPN Radio.
El futuro de Cappa está claro. Lo explicó él mismo: "Voy a seguir cerca de los jugadores. Voy a ir a ver los partidos contra Independiente, Banfield y Boca; luego me iré unos días a Bahía Blanca, a mi casa...". Lo que no está tan claro es el horizonte de Huracán.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

martes, noviembre 24, 2009

Hasta siempre...


Se fue Angel Cappa. Se terminó un ciclo que no tendrá olvido. Es la despedida de un técnico. Es el hasta siempre para un Quemero.

Más:
Las explicaciones, en el Blog de Cappa.

Demasiado recibimiento para tan pocos puntos



Sale Huracán a jugar el clásico ante San Lorenzo, en el Ducó. Lo recibe su gente, que le puso clima de fiesta a pesar de las circunstancias (el equipo llegó penúltimo al encuentro, con apenas 10 puntos de 42 posibles). Otra vez, lo mejor estuvo en el contorno.

lunes, noviembre 23, 2009

Que el próximo sea en paz


El Padre Farinello y el Padre Pepe, juntos, en una producción del diario Olé. Se hicieron bromas, hablaron de los equipos de sus corazones, contaron historias vinculadas a sus modos de vivir El Clásico de Barrio Más Grande del Mundo. Y sobre todo dejaron un mensaje: que sea en paz. Esta vez, en el Ducó, volvió la insoportable violencia. Que el deseo de ellos dos (y de la amplísima mayoría) se cumpla en la próxima edición.

domingo, noviembre 22, 2009

Sin Ducó


Otra mala noticia: el Ducó fue clausurado de manera provisoria por los incidentes del clásico, que dejaron 19 policías y dos hinchas heridos. La medida, en principio, se mantendrá hasta tanto se resuelvan las dos causas iniciadas con relación a los episodios violentos sucedidos en el Palacio.

Más:
Otros detalles, en Olé.

Así no se juega un clásico

La escena del primer gol, convertido por Renato Civelli. Mario Bolatti y Leandro Díaz se miran. Fue el principio del desconcierto.

Lo que sigue es un texto publicado por Ricardo Sapia, en Olé. Realidad en estado puro:

A varios de los jugadores les faltó identidad futbolística para representarnos ante los de al lado. Con un arranque de cinco minutos fugaces no alcanza. Eso habla de una pobreza de nivel que se hizo carne en el equipo. De compromiso para querer ganarlo. Porque un clásico hay que ganarlo. O al menos dejar ver que se hizo lo imposible. Pero no. Las limitaciones están a la orden del día. Algunos se la pasan pivoteando, otros regalan la pelota con un infantilismo. O la mueven de un lado al otro o intentan la individual tratando de llegar a las barbas rivales al estilo maradoniano. Ni hablar de la liviandad. De no defender la bola como si fuera la última. O de actitudes incomprensibles como decretar zona liberada en el área propia para un gol ajeno. O una expulsión con más de media hora por jugar y 0-1. Hasta se pifia con cambios apurados u otros demorados (es humano y no mago). Sólo quedó un esbozo de quiebre de la realidad en la vergüenza del Gato y en las atajadas de Monzón (salvó el papelón). Era innecesario dilapidar lo hecho en el Clausura. Como también lo fue mostrar un trapo quilombero. Hay que hacerse cargo o lo vamos a pagar carísimo.

Este vacío, un agujero sin fin...


Apertura, decimoquinta fecha: Huracán 0-San Lorenzo 2, en el Ducó. Una derrota, la que menos gusta. Un dolor, el más feo de todos. Un vacío, este agujero sin fin.

El mejor: Gastón Monzón.
El peor: Rodrigo Malbernat.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

sábado, noviembre 21, 2009

Cappa, según Carrascosa

Jorge Carrascosa jugó en Huracán 298 partidos entre 1973 y 1979. Fue campeón en el Metropolitano de 1973; subcampeón en 1975 y en 1976 y semifinalista de la Copa Libertadores de 1974. También resultó un paradigma de su puesta para todo el fútbol argentino. Lo que sigue es un tramo de una muy buena entrevista realizada por los periodistas Francisco Pandolfi y Ezequiel Scher para el sitio Nos Digital. Un Carrascosa aunténtico, cercano, impecable. Acá, hablando de Angel Cappa y ese modo compartido de sentir el fútbol. También de su deseo de que el técnico continúe al frente del equipo de Parque de los Patricios.

Cómo te vas a ir ahora, parece decirle, sin decirlo. Justo ahora, mi viejo. Quedate un poco más, parece pedirle Jorge Carrascosa, uno de los máximos exponentes de la historia de Huracán a Angel Cappa, director técnico del equipo de Parque de los Patricios.
"Me enteré que lo convencieron para que se quedara, estas cosas son propias de la vorágine que encierra al fútbol y en la que vivimos todos".
-¿Hacía mucho que en el fútbol argentino no ocurría la revolución que sucedió con Cappa?
-Lo de Cappa fue una alegría para todos, hinchas de Huracán o no. Uno vuelve a creer que jugando bien también se pueden obtener resultados positivos. Con él, uno disfruta de tres pases seguidos, un toque al pie, juego en velocidad y con precisión. Para esto hay un docente, un maestro con buenos jugadores, quien logró que todos estén contentos. Reflejó en la cancha lo que yo entiendo como lo más importante en el fútbol y en la vida también, lograr que sea un juego de equipo. Cada jugador es tan importante como cualquiera, lo digo con mucha seguridad.
-¿Cappa es un oasis en el desierto del fútbol argentino?
-Hoy Cappa es un soplo de aire fresco que le hace bien al fútbol pero no sólo argentino, sino mundial. Ojalá muchos piensen similar y se transforme. Imaginate campeonatos apasionantes, que hasta la última fecha no se sepa quién es el campeón. Cappa representa al fútbol que me gusta ver, como Holanda del ’74, que era realmente una máquina, defendían y atacaban los once. Eso fue una revolución, ante eso, qué vas a hacer. Hoy todo es roce, se achicaron los espacios.
-¿La campaña del último torneo te evocó al Metropolitano de 1973 ganado por ustedes?
-Sí, lo que ahora pasa con Cappa es similar a lo que sucedió cuando ganamos el campeonato. Toda la familia se volcó a la cancha e incluso personas que no eran hinchas del club, también iban a ver el partido. Esto hacía muchos años que no ocurría. A la gente le gusta ver buen fútbol y Cappa hace bien.

Más:
La entrevista completa, en Nos Digital.

jueves, noviembre 19, 2009

El Brazenas sueco


Se llama Martin Hansson, es sueco y dirigió el partido decisivo del Repechaje entre Francia y la República de Irlanda, en París. Ya en el alargue permitió lo mismo que Gabriel Brazenas en la definición del último Clausura: una injusticia de tamaño mundial. Thierry Henry la bajó con la mano de manera grosera y facilitó el gol de William Gallas que sirvió para el empate y la clasificación de los subcampeones de Alemania 2006. No sólo eso: en la jugada también había off side. El ministro de Justicia irlandés, Dermot Ahern, exigió a la FIFA que "en nombre del juego limpio" se vuelva a disputar el partido. En declaraciones que publica el sitio británico Times Online, Ahern explicó que "si este resultado queda firme, se reforzará la idea de que cuando uno hace trampa, gana". Cualquier similitud con El Despojo del 5/7, en Liniers, quizá no sea pura coincidencia...

Cappa, el adiós y la huella


Angel Cappa lo dijo sin que nadie se lo preguntara: "A Huracán llegué como técnico y me voy como quemero". Entre su llegada (aquel 3-3 inaugural frente a River, en el Monumental) y su adiós inminente, el entrenador construyó un idilio múltiple. Primero, con el juego, ése que propuso y que reivindicó la historia (la de los Reyes de los Años 20 y la del memorable Equipo de los Sueños de 1973) con el notable equipo del Clausura 2009, una suerte de campeón sin vuelta olímpica. Luego, con los jugadores, que encontraron el perfecto modo de expresarse sin inhibiciones. Y para siempre, con el hincha auténtico, que encontró en él, en Angel, la perfecta excusa para que el Ducó volviera a permitir el aplauso teatral y para que el Globo de Newbery en el pecho fuera --otra vez-- un orgulo inflado.
Se va el señor Cappa de Parque de los Patricios. Se va porque lo defraudaron. Porque no le cumplieron. Porque al mes siguiente de la promesa de continuidad de Javier Pastore y de Matías Defederico ya no contaba con ninguno de ellos en el plantel. Porque nadie desde la dirigencia lo apoyó en su quimera europea, tras los pasos de refuerzos en nombre de la revancha.
No perdió Cappa. Nada de eso. Dejará una huella indeleble. Pero no sólo por los días felices del primer semestre posterior al Centenario. Sobre todo, porque eligió el camino más difícil: se quejó de lo que le hace mal a este club que lo emocionó (empresarios, desorganización, planificación de corto plazo). Por eso, su mensaje debe servir como un principio para Huracán. Si no, correrá riesgos graves: aquellos que cuentan los fantasmas de dos descensos en cuatro años.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.

miércoles, noviembre 18, 2009

Nuestro Bambino

Rendo y Veira en la tapa de El Gráfico número 2628, de febrero de 1970. Huracán, protagonista en el inicio de la temporada.

Héctor Rodolfo Veira fue y es uno de los más grandes ídolos de la historia de San Lorenzo (incluso fue el más elegido en todas las encuestas que se hicieron el año pasado, en ocasión del centenario del club de Boedo). Sin embargo, impulsado por su sentimiento de los días de pibe y por varios amigos quemeros (como su inseparable compañero de andanzas, Oscar Ringo Bonavena, o como el Toscano Rendo, con quien posa en la tapa de El Gráfico), jugó durante dos temporadas en Huracán. Disputó, en total, 45 partidos y convirtió 21 goles con el Globo de Newbery en el pecho entre 1970 y 1971. Tenía un talento enorme. Y también supo mostrarlo en Parque de los Patricios, ese barrio que cobijó muchos de sus días felices, más allá del campo de juego. Incluso para 1971, el Bambino convenció a Horacio Narciso Doval, uno de sus socios más emblemático, para que jugara en Huracán. Cuentan que aquel carácter lúdico de ambos fue el principio de lo que llegaría en breve: el título de 1973 y el mejor lustro de la historia de Huracán, tras los inolvidables años 20.
Lo que sigue fue publicado en 2007 en el Libro "San Lorenzo Campeón", editado por Clarín: "El caso de Héctor Veira es, quizá, el más sintomático. Era ídolo de San Lorenzo y convivía, en un departamento frente al zoológico, con el más representativo de los hinchas de Huracán: Oscar Natalio Bonavena, el irrepetible Ringo. Salían a correr, boxeaban (esa pasión que El Bambino había heredado de su padre), se divertían. Componían el dúo más divertido de aquel Buenos Aires. Veira había nacido quemero, pero el tiempo y la camiseta lo hicieron cuervo. Jugó para San Lorenzo entre 1963 y 1969 y en Huracán en 1970 y 1971; más tarde, ya en 1973, regresó a Boedo. Hombre de barrio, de bar, de bohemia, el Bambino es el perfecto representante de la impronta de este clásico".

martes, noviembre 17, 2009

Olvido imposible



San Lorenzo 0-Huracán 1, en la Bombonera. La fiesta del último clásico. Escenas para recordar. Y para volver a vivir, ahora en el Ducó.

lunes, noviembre 16, 2009

El Bosque Maldito (una película de terror)


Apertura, decimocuarta fecha: Gimnasia 4-Huracán 1, en el Bosque. Ganamos una vez en 36 años en 60 y 118. La última victoria sucedió en el tristísimo 1986. Eso lo cuenta la historia y duele. El presente también señala que el equipo parece aplastado, sin respuestas. Y eso duele más, sobre todo antes del Clásico del sábado.

Gol: Diego Rodríguez
El mejor: Vacante.
El peor: Gonzalo García y Kevin Cura.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

sábado, noviembre 14, 2009

Si te tratan mal, vení...



Cuentan que a Javier Pastore no lo están tratando bien en el Palermo, de Italia. Señalan que no la está pasando bien. "El, evidentemente, no ha sido aceptado por el grupo. Tienen que pasarle más la pelota, creer más en él", dijo Maurizio Zamparini, el presidente del club. Fue titular en nueve de los doce partidos que jugó el equipo. Pero se siente incómodo, desprotegido. Acá, en Buenos Aires, te esperamos cuando quieras...

jueves, noviembre 12, 2009

Y Cappa no se va...



Después de una noche de rumores sobre la renuncia de Angel Cappa, el propio técnico desmintió la situación. Los jugadores lo convencieron para que siguiera. Y continuará al menos hasta diciembre. Es una buena noticia. Y una invitación para reaccionar desde la conducción del club.

miércoles, noviembre 11, 2009

La Sexta, de Primera

La formación en el día de la consagración: Aguirre; Romero, Villán, Cáceres, Amuso (Pachamé); Chacón, Borovinsky, Seguel; Canelo (Kohn); Quintana y Bottaro (Rebuffo). Suplentes: Femia y Gómez.

La Sexta División de Huracán, dirigida por Gabriel Rinaldi (ex marcador central del club, en la década del 90), se consagró campeona. Derrotó 4-1 a Gimnasia La Plata, en la cancha Emilio Baldonedo de La Quemita, y mantuvo la ventaja con Boca y con Belgrano de Córdoba. Pero consiguió algo mucho más importante que la consagración: envía así un mensaje para todos los dirigentes (los que están y los que vendrán). No hay otro camino: la apuesta más fuerte tiene que ser en este rubro. Hay que ampliar el presupuesto, armar un mecanismo de captación de futbolistas menores, ofrecer óptimas condiciones de trabajo, procurar el crecimiento de los juveniles sin apuros por vender sus pases. Hay que garantizar el largo plazo y la política de club, más allá de quién gobierne. Si eso no sucede, de poco más que de una alegría pasajera habrá servido esta vuelta olímpica. Lo importante, por eso, no es este final feliz para la campaña. Lo relevante, en definitiva, es que se trate de un principio.

martes, noviembre 10, 2009

Ese golazo en vano



Nicolás Trecco sorprendió. Zurdazo desde el borde del área directo al ángulo. Era un gol de tres puntos. El desenlace le quitó relevancia. De todos modos, aplausos.

lunes, noviembre 09, 2009

No se puede creer


Apertura, decimotercera fecha: Huracán 1-Arsenal 1, en el Ducó. Ultima jugada, último tiro, gol de Arsenal. Dos puntos menos en la lucha por entrar a la Copa Libertadores 2010. Se jugó mal y se ligó peor (hasta Paolo Goltz dilapidó un penal). No se pueden creer tantos desencantos con el azar.

Gol: Nicolás Trecco.
El mejor: Patricio Toranzo.
El peor: Pablo Jerez.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

domingo, noviembre 08, 2009

De subcampeones y exitistas



Este video y una reflexión, sobre todo ahora, que nos va mal, que no hay sendero feliz. "Se vive para ir; no se vive para llegar...". Lo dice Eduardo Galeano. Y eso hizo nuestro Huracán en el último Clausura: fue, caminó, quiso, emocionó, recorrió, procuró felicidades. Para la implacable vara de los exitosos (que, en realidad, escasamente ganan), no llegó. Para los Angeles de Cappa y para los Quemeros de ley sirvió el andar, cada paso. Los que sólo aplauden campeones se atragantarán con Hungría de 1954 y con Holanda de 1974. También con este Huracán, daga afilada para lidiar con exististas, que consiguió algo mucho más grande: desnudó una vergüenza y les quitó el maquillaje a los ventajeros agazapados.

miércoles, noviembre 04, 2009

Señor Nieto: nos equivocamos



Estaba agazapado el goleador. Había que esperarlo, tal vez. Es fácil decirlo con el diario del día después, claro. Pero ante la falta de peso de Huracán en el área, surge la conclusión: con Federico Nieto nos equivocamos. Tan bien nos vendrían sus diez goles en este Apertura...
Y, además de "un profesional muy valioso" (como lo definió Angel Cappa), se nos fue un tipo respetuoso del Globo de Newbery que llevó en el pecho durante tres torneos. Por eso, no gritó ninguno de sus tres goles bajo el cielo de Santa Fe. Por eso, también se lo extraña.

martes, noviembre 03, 2009

Tres golpes y afuera


Apertura, duodécima fecha: Colón 3-Huracán 0, en el Cementerio de los Elefantes. Por primera vez en las 12 fechas del torneo, Huracán se está quedando afuera de la Copa Libertadores (por diferencia de goles). Es decir, el gran objetivo del semestre no se está cumpliendo. Y eso, sumado a la falta de contundencia y de regularidad en el juego, preocupa. Mucho.

El mejor: Vacante.
El peor: Alan Sánchez.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

viernes, octubre 30, 2009

Mina, en marcha



Narciso Mina ya se prepara. El delantero ecuatoriano -recién arribado a Huracán- participó del regenerativo posterior al triunfo ante Central. Pisó el césped del Ducó por primera vez y se alista para su presentación.

Actualización: Mina no fue autorizado como refuerzo por la FIFA.

jueves, octubre 29, 2009

Lágrimas de cocodrilo


En la derrota ante Newell's, el sábado, Vélez fue perjudicado por un horror arbitral de Collado (el agarrón de Schiavi e Insaurralde a Somoza que desembocó en el 1-1 de Boghossian). Somoza, la víctima, salió a despotricar por la injusticia y hasta hizo una desafortunada comparación con la inseguridad que sufre la sociedad: "Lo que pasa en las calles se ve en las canchas. Están pasando demasiadas cosas contra Vélez". Pobre, Vélez... Somoza, parece, es un hombre de memoria frágil. ¿Dónde estaba el domingo 5 de julio, cuando Brazenas convalidó un gol ilícito de Moralez que le dio el campeonato (¡un campeonato!) a su Vélez ante Huracán? Esa tarde no se escuchó la voz de Somoza criticando el fallo del juez... Quizás no vio el foul de Larrivey a Monzón... ¿Dónde estaba este martes, cuando Lunati inventó un penal que le otorgó la victoria a su Vélez en Tucumán? Otra vez, silencio de Somoza. Uno de los tantos y tantos que ensancha la legión de los que hablan, protestan y se enojan sólo cuando les conviene, cuando el sol no pega para su lado.
Nadie está en condiciones de tirar la primera piedra. Deberían entenderlo, de una vez, los protagonistas de este fútbol lleno de llorones y de acomodaticios. Y deberían entender, también, que el nivel arbitral --en general-- es deplorable, de lo peor de las últimas épocas, y que las enormes deficiencias técnicas llevan a las toscas equivocaciones que se ven fecha tras fecha. Gareca, quien por suerte no suele quejarse, dijo anteayer que Lunati es uno de los mejores árbitros del país. Si fuera así, el referato argentino estaría prácticamente perdido...

Texto publicado por Miguel Angel Bertolotto, en Clarín.

Un toque de tres puntos



Eduardo Domínguez fue el capitán de Huracán ante la ausencia de Paolo Goltz. Defendió con practicidad y solvencia. E hizo lo más importante en un partido en el que lo que menos sobró fue juego: un toque que valió los tres puntos.

miércoles, octubre 28, 2009

Un triunfo central


Apertura, undécima fecha: Huracán 1 - Rosario Central 0, en el Ducó. Sudado, laburado, sufrido. Tres puntos a contracara de las mejores virtudes del subcampeón del Clausura. Pero no es poco considerando las circunstancias en que se desarrolló el partido (aobre todo, la presión de los triunfos de Banfield y de San Lorenzo, los dos rivales directos en la zona de Copa Libertadores) y que se jugó un rato largo con un futbolista menos (por la expulsión de Pablo Jerez). Al margen de sus particularidades, se trata de una victoria clave, de un triunfo central. Y ojalá que no sea sólo eso; lo ideal sería que resultara también un comienzo.

Gol: Eduardo Domínguez.
El mejor: Gastón Monzón.
El peor: Vacante.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

martes, octubre 27, 2009

Felicidades quemeras


El 31/10, a partir de las 22 horas, se celebrará el Cierre del Centenario Quemero. Sucederá en la Avenida Caseros y Esteban De Luca. Es otra fiesta del Pueblo Quemero. Es otra cita con nuestra historia.

lunes, octubre 26, 2009

¿Mina de goles?



Se llama Arrinton Narciso Mina Villalba, es delantero, mide 172 centímetros, nació hace 26 años (en una localidad ecuatoriana cuyo nombre sorprende: San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas), viene de jugar en el Barcelona de Guayaquil y es el nuevo refuerzo de Huracán. Ocupará el lugar de Leandro Benegas. La AFA le otorgó al club la autorización para incorporar un futbolista a esta altura del torneo debido a la deficiencia cardíaca que se le encontró a Benegas y que le impedirá seguir jugando por el resto del torneo.
Mina, quien fue contratado con cargo y con opción, debutó en 2002 con la camiseta del Deportivo Cuenca. En 2007, fue transferido a Liga Deportiva Universitaria de Loja. Y en 2008, pasó al Club Deportivo Azogues. En ese mismo año, desembarcó en el Manta Fútbol Club, donde se consagró goleador de la segunda división ecuatoriana, la Serie B.
Esos goles le permitieron pasar a uno de los grandes del fútbol de su país, el Barcelona. Pero no le fue bien a su equipo, que vivió buena parte de la temporada en la cornisa del descenso. Su registro tampoco fue brillante: convirtió seis tantos en 22 encuentros.
Será el segundo ecuatoriano en la historia del club, pero el primero en la máxima categoría. En 2003, en el Nacional B, Roberto Javier Mina jugó tres encuentros e hizo un gol. Ahora, este otro Mina -que no registra parentesco con el anterior- llega a Parque de los Patricios para tratar de conseguir lo que Huracán más necesita: goles.

Más:
La confirmación, en la página del Barcelona de Guayaquil.

domingo, octubre 25, 2009

¿Y este Echeverría de dónde salió?



Impresionante gol de un tapado. Se llama Mariano Echeverría, juega de defensor central y al principio del Apertura lo sacaron del equipo porque venía teniendo flojas actuaciones. Pero en La Paternal, apareció en su mejor versión, o en la más inesperada: recorrió unos 70 metros con pelota dominada a velocidad supersónica, dejó mirando y corriendo de atrás a toda la defensa de Huracán, definió como si fuera Marco Van Basten por un ratito. Sí, la víctima de esa jugada para el aplauso fuimos nosotros. Pero no sólo eso: también fuimos partícipes necesarios. Y eso es lo más preocupante. Además de la falta de contundencia en el otro arco, claro.

sábado, octubre 24, 2009

Lágrimas


Apertura, décima fecha: Chacarita 1-Huracán 0, en el Diego Maradona. Un golazo rival. Cero respuestas. Una floja actuación. Otra derrota. Y la Copa Libertadores flotando en el horizonte, ahora más lejos... Para estas lágrimas.

El mejor: Paolo Goltz y Gastón Monzón.
El peor: Alan Sánchez.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture

lunes, octubre 19, 2009

A Vega se le ocurrió atajar todo



Confirmado: Daniel Vega tiene manos. Y muy grandes. Incluso capaces de evitar que una buena actuación (con muchas llegadas) se traduzca en un resultado favorable. Ante Huracán, tapó todo. Una lástima.

domingo, octubre 18, 2009

¿Suma?


Apertura, novena fecha: Huracán 0-River 0, en el Ducó. Faltaron sólo dos cosas: un gol y el abrazo de azar. Cuando aparezcan, la Copa Libertadores será un horizonte muy cercano. Por ahora, cabe una pregunta: ¿suma el punto ante este River golpeado?

El mejor: Gastón Monzón.
El peor: Cristian Ortiz.

Así estamos:
En el Apertura
En los promedios
El fixture