lunes, diciembre 25, 2006

1912/13: A Primera sin escalas


El plantel de Huracán de 1913, el año del ascenso a Primera.

En 1912, cuatro años después de la fundación oficial, Huracán debutó en la Tercera División. Pero antes, tuvo que recorrer bastante camino arduo: en agosto toma posesión del terreno conseguido gracias a la gestión de Jorge Newbery y, a partir de ese momento, comienzan a buscarse fondos para cumplir con el requisito indispensable de una cancha propia. Había que rellenar el terreno, nivelarlo, cubrirlo de pasto y conseguir una casilla para vestuarios y baños.
Faltaba dinero, claro. Y para reunir fondos se dispone formar una academia de baile y organizar un encuentro familiar por mes para generar recursos.
Otro recurso fue el de solicitar ayuda a las familias más tradicionales y adineradas de la zona e incluso a algún caudillo político.
Finalmente, otra vez gracias a las gestiones de Newbery, Huracán es admitido en la Asociación Argentina de Football. Y se suma a la Tercera división. Allí, fue subcampeón. Con la siguiente formación base: Verni; González, el capitán Alberti; Fariña, Bassadone, Pereyra; Dellísola, Repetto, Berrondo, Chiarante y Cambiasso.

A la temporada siguiente, se anotó en la Segunda División y realizó otra notable campaña: el 25 de diciembre de 1913 disputó con Gimnasia y Esgrima de Flores el partido decisivo que permitió el segundo ascenso consecutivo. Relata el diario La Prensa del día siguiente que los equipos de Huracán y Gimnasia se enfrentaron "por la semifinal del campeonato de segunda división de la Asociación Argentina de Football. Y el ganador quedó clasificado para jugar la final contra el club Ferrocarril Oeste". El partido frente a Gimnasia de Flores se realizó en Racing y Huracán formó con: Verni; González y Alberti; Chiarante, Bassadone y Martínez; Dellisola, Laurenzano (foto), Brana, Salvarredi y el uruguayo Abelardo González (el primer extranjero en la historia del club). Tras los 90 minutos de juego, empataban 1-1 con goles de Laurenzano para Huracán y de Diana para Gimnasia. "El juez resolvió en vista del empate, prolongar por media hora el encuentro", según señala La Prensa. Salvarredi y González hicieron los goles raneros. Así, Huracán ganó el derecho de jugar la final y se aseguró el ascenso a Primera porque su contrincante, Ferro, ya tenía un equipo en la máxima categoría.
Huracán y Ferro igualaron 1-1 el 28 de diciembre, luego de 120 minutos de juego. Los goles fueron de Salvarredi y de Pini.
El domingo siguiente, un 4 de enero muy caluroso, en Avellaneda, Huracán y Ferro se volvieron a enfrentar. Ganó Ferro 2 a 0 y dijo La Prensa del 5 de enero de 1914: "A Ferro le corresponden los honores del triunfo y a Huracán su incorporación en el campeonato de Primera División en la próxima temporada por tener el campeón de ayer un cuadro en la división inmediata superior". A cinco años de su fundación los quemeros ya estábamos en la categoría más alta.
Entonces, la Comisión Directiva le envió a Jorge Newbery, el benefactor de los tiempos fundacionales, un telegrama emocionante: "Hemos cumplido. El Club Atlético Huracán, sin interrupción conquistó tres categorías, ascendiendo a primera división, como el globo que cruzó tres Repúblicas".


Nota del post: publicado desde Mar de las Pampas.