domingo, septiembre 28, 2008

Lo que Ubeda nos legó...


Corner desde la izquierda, centro del venezolano César González, cabezazo de anticipo en el primer palo de Hugo Barrientos. Y gol. Y 1-0 parcial para Huracán frente a Colón. No es una jugada nueva: se practicó durante todo el campeonato, la ideó el ex técnico Claudio Ubeda y la mantuvo Héctor Jesús Martínez. "Fue mérito de Claudio. Es toda de él", contó el entrenador interino.

sábado, septiembre 27, 2008

Poroto a poroto


Apertura 2008, octava fecha: Colón 1-Huracán 1. Fue un punto de apoyo, que suma, que sirve ante las circunstancias. Y resultó también un partido que ofrece una sensación: el equipo puede darles pelea a todos o a casi todos sus rivales. Tal vez no mereció ganar como en sus dos anteriores presentaciones, pero fue un equipo bravo, intenso, duro. Ahora debería llegar el tiempo de dar un paso más: sumar de a tres y enderezar decididamente el rumbo, ese rumbo que un par de semanas atrás era similar al del Titanic en sus peores días...

El mejor: Hugo Barrientos.
El peor: Gastón Beraldi y Hernán Barcos.

Más:
El De Frente de Sapia, en Olé.

Así estamos:
En el Apertura.
En los promedios.
El fixture.

martes, septiembre 23, 2008

No vuelve


Ahora, como candidato para hacerse cargo del equipo, apareció el nombre de César Menotti. El César fue entrenador de Huracán entre 1971 y 1974, cuando se hizo cargo de la Selección que luego ganaría el Mundial de 1978. Dirigió 182 partidos, ganó 82, empató 52 y perdió 48. Fue campeón en el Metropolitano de 1973.
¿Vendrá?

Actualización:
Menotti dijo que no, en Patria Quemera.

lunes, septiembre 22, 2008

Una bandera, la ironía, el mensaje

Foto: Patria Quemera.

La bandera apareció en el partido del martes frente a Newell's, en el Diego Maradona. Se trata de una ironía; pero sobre todo de un mensaje. Casi un año sin jugar en el Ducó es lo más parecido a una falta de respeto al socio y al hincha...

viernes, septiembre 19, 2008

¿Cuándo vamos a ligar?


Apertura 2008, séptima fecha: Lanús 0-Huracán 0. Otra vez, como contra Newell's el martes, no tuvimos ni definición ni azar. Pero peor: cuando Ariel Colzera definió y puso el 1-0, entre el árbitro Gustavo Bassi y su asistente Sergio Di Paola anularon ridículamente el gol por un off side sólo existente en sus cabezas. Hay detalles positivos: otra actitud, cierto orden, constancia, autoridad para jugar en una cancha de las difíciles. No es poco para un equipo en formación que trata de salir de terapia intensiva. Eso sí, después de esta semana de mejoría y de dos empates seguidos, se impone una pregunta: ¿cúando vamos a ligar aunque más no sea un poquito?

El mejor: Paolo Goltz.
El peor: Carlos Casartelli.

Más:
¿Viene Falcioni?, en Patria Quemera.

Así estamos:
En el Apertura.
En los promedios.
El fixture.

jueves, septiembre 18, 2008

Los duelos del Ascenso

El equipo de la temporada 89/90, el que consiguió el primer regreso a la A. Ante Lanús, que también subió entonces, empató de visitante (0-0) y lo goleó en Parque de los Patricios (4-0).

Apertura 2008, séptima fecha: Lanús-Huracán. Durante su primer ciclo en el Nacional B, entre 1986 y 1990, Huracán disputó una serie de duelos frente a Lanús (una suerte de clásico para los granates). Había lógica: sumado a la rivalidad nacida a partir de los desempates por la permanencia en la A de 1949, los dos arrancaban cada temporada como candidatos inevitables al ascenso a la máxima categoría. Fueron en total ocho partidos a lo largo de cuatro temporadas: Huracán se impuso en cuatro; Lanús, en dos; y hubo dos empates.
No se enfrentaban desde 1977, el último año que los de Guidi y Arias habían jugado en la máxima categoría. El primer encuentro en la segunda división sucedió el 1 de noviembre de 1986 y ganó Lanús 2-0, como local. En las revanchas, Huracán goleó 3-0 en Parque de los Patricios. En esa temporada 86/87, los dos ingresaron al Octogonal por el segundo ascenso: Huracán, que había sido cuarto, se quedó en semifinales contra Belgrano; y Lanús, en los cuartos de final, ante Banfield.
En la segunda temporada, Huracán se impuso las dos veces: 2-0 como visitante y 4-0, en el Ducó. Lanús hizo una campaña muy flojo: terminó en el puesto 19.
En la campaña 88/89, Lanús estuvo a minutos de ser el campeón (el ascenso se lo arrebató Chaco For Ever en el último partido). Ante Huracán ganó una vez (2-1, de local) y empató en la segunda ronda (0-0, en Alcorta y Luna).
Al campeonato siguiente los dos cumplieron su objetivo: Huracán fue el campeón y Lanús obtuvo el segundo ascenso tras un arduo dodecagonal, en el que venció a Quilmes en la final. Entre ellos, en la temporada 89/90, hubo un empate (0-0, en Lanús) y una goleada quemera (4-0, en un Ducó a pleno). Luego ya se volverían a enfrentar sólo en Primera. Pero aquellas historias de la B fueron un capítulo relevante del historial.

Más:
Los antecedentes, en el Blog.

miércoles, septiembre 17, 2008

Así, Maestrico, así

El festejo de César González, tras su segundo gol consecutivo. Foto: Patria Quemera.

César González es, hasta el momento, el mejor de los refuerzos que incorporó Huracán. Porque llegó con una suerte de fama de futbolista licencioso, despojado de sacrificio y ahora aparece siempre en los momentos bravos. Porque resulta decisivo en las jugadas con pelota detenida. Porque es casi el único que ofrece la sensación de que está capacitado para desequilibrar por sí solo (ocasionalmente también lo consigue Ariel Colzera). Porque en estos días traumáticos está ganándose el afecto del público quemero. Es (junto a Paolo Goltz) el rostro de este Huracán del Centenario. Y eso, por supuesto, tiene un significado relevante, el de un detalle histórico.
Un minuto del segundo tiempo. En el Diego Maradona, Newell's ganaba 1-0 gracias a un gol de Rolando Schiavi. Tiro libre para un Huracán que escuchaba silbidos y rechazos. Se hace cargo el Maestrico, jugador del seleccionado de Venezuela. Tiro fortísimo. Golazo imposible. No fue un grito más: puede ser un principio.

¿El equipo de Jesús?


Apertura 2008, sexta fecha: Huracán 1-Newell's 1, en el Diego Maradona. Héctor Jesús Martínez se hizo cargo del plantel, apenas sucedida la renuncia de Claudio Ubeda. Agarró un equipo golpeado, mantuvo la base y la idea e incluyó dos juveniles en el banco (el defensor Filippetto y el delantero Luciano Nieto, a quien hizo debutar en Primera). Pero más allá de eso recuperó, sobre todo en el segundo tiempo, el espíritu y la intensidad del equipo de la temporada pasada. Se trata de un indicio favorable: jugando de ese modo, el descenso no debería ser una preocupación de corto o de mediano plazo. Inquieta, sin embargo, un aspecto inmanejable: el azar. Como en La Plata (cayó sobre la hora) o en Jujuy (llegó más y mereció más), el equipo estuvo mucho más cerca que su rival de llevarse los tres puntos. Hay dos posibilidades en lo inmediato, para enfrentar el viernes a Lanús: insistir con Jesús o rezarle a Jesús.

El mejor: César González y Paolo Goltz.
El peor: Ariel Colzera.

Más:
¿Quién viene?, en Patria Quemera.

Así estamos:
En el Apertura.
En los promedios.
El fixture.

martes, septiembre 16, 2008

Aquel sueño que parece mentira...

Se cumplen 35 años de la consagración en el Metropolitano de 1973, el quinto título de Liga para Huracán. Aquel Equipo de los Sueños, con dolor, parece una mentira comparado con estas razonables pretensiones de sumar para zafar. Esas que hoy nos acompañarán al Diego Maradona para enfrentar a Newell's. Algo mal se hizo, seguro, para ya no ser los de entonces.

lunes, septiembre 15, 2008

Tan reciente, tan histórico, tan lejano

El festejo de Huracán frente a Newell's, en Rosario, en el último Clausura, este año. Aquel 1-0 tuvo carácter histórico: fue el primero en 18 años en el Parque de la Independencia.

Apertura 2008, sexta fecha: Huracán-Newell's, en el Diego Maradona. El 11 de mayo de este año parece una fecha tan cercana que evocarla resulta extraño. Pero sucede también una curiosidad. O dos: ese día, en el Parque de la Independencia, Huracán consiguió un triunfo histórico; pero aquello parece hoy tan lejano, tan impropio de este presente...
Huracán llevaba 18 años sin victorias ante Newell's en Rosario (desde aquel 2-1 ante el equipo de Marcelo Bielsa, en el Apertura 1990) y apenas había sumado un punto en once partidos desde entonces. Pero con Claudio Ubeda como técnico, con Marcelo Barovero como certeza de cero en el arco propio y con Federico Nieto como autor del único gol, el Globo de Parque de los Patricios rompió la racha ante un rival al que, sin embargo, le sigue llevando ventaja en el historial.
Hubo un valor añadido a esa victoria: con los tres puntos, Huracán llegó entonces a 50 en la temporada y garantizó su Centenerio Quemero en la máxima categoría. Más: también quedó entonces muy bien perfilado para clasificarse a la Copa Sudamericana, la chance del regreso al ámbito internacional luego de 14 años.
Lo que sucedió desde entonces, fue la contracara de ese domingo feliz: Huracán sacó cinco puntos de los 30 siguientes que disputó (un triunfo, dos empates y siete derrotas). El último (3-4 ante Gimnasia, en Jujuy) marcó el final del ciclo de Ubeda. Pasaron apenas cuatro meses. Tan poco. Tanto.

Más:
Los antecedentes, en el Blog.

domingo, septiembre 14, 2008

Ya no está Ubeda



Claudio Ubeda renunció a su condición de entrenador de Huracán. El equipo está último en el Apertura del Centenario. Y sumó cinco puntos de los últimos 30 que disputó. Está claro: son días de crisis.

viernes, septiembre 12, 2008

Tres gritos, ninguna alegría

Huracán había hecho apenas un gol en cuatro partidos. Mientras oscurecía en Jujuy, metìó tres frente a Gimnasia. Y no alcanzó ni siquiera para sumar un punto. Como en La Plata, ante el otro Gimnasia, Huracán se llevó menos que lo que mereció en el juego. No sólo los tres gritos merecían al menos una módica alegría...

Los últimos


Apertura 2008, quinta fecha: Gimnasia de Jujuy 4-Huracán 3. En España le dicen 'El Farolillo Rojo'; en muchos países latinoamericanos lo señalan como 'colista'; en la Argentina el equipo con menos puntos en la tabla de posiciones es sencillamente 'el último'. Y eso es Huracán ahora, tras la aventura jujeña. La derrota en un partido cambiante, que pudo haber sido triunfo y hasta goleada en contra, lo dejó al equipo sentado en el fondo, con apenas tres puntos de 15 posibles. Más allá de ciertas respuestas anímicas, de la entrega, de la intensidad, quedó una certeza que también es preocupación para lo que viene: si se cometen tantos errores relevantes y decisivos en las dos áreas, será difícil escapar del lugar menos deseado. El de los últimos. El nuestro.

El mejor: César González.
El peor: Alejandro Limia.

Más:
El comentario, en Olé.com.

Así estamos:
En el Apertura.
En los promedios.
El fixture.

jueves, septiembre 11, 2008

Otra final, otro desenlace

Alejandro Alonso intenta y tropieza frente a Gimnasia de Jujuy, en las finales por el ascenso a la A, en 2005. Aquella vez, la derrota en el Ducó y el empate en La Tacita de Plata impidieron el ascenso de Huracán. Ahora, otro partido decisivo.

Apertura 2008, quinta fecha: Gimnasia de Jujuy-Huracán. Huracán se jugará en Jujuy algo muy parecido a una final al principio de la temporada. Como sucedió frente a Racing, en la Bombonera, el equipo afrontará un partido clave: será ante un rival directo, ante un oponente en días incluso más difíciles.
El objetivo prioritario de esta temporada es, claro, evitar el descenso y consolidar a Huracán en Primera. Nadie duda de eso, más allá de los insufribles quejosos ocasionales que aparecen más veces que lo razonable.
Con frecuencia a este tipo de partidos los medios los llaman de seis puntos. No se trata de una exageración, más allá del desliz numérico. Pero es más que eso: es un partido como esos que definen historias, desenlaces. Como aquellas finales de 2005, en las que Gimnasia de Jujuy mató de un golpe y varios azares el deseo de regreso de un Huracán golpeado, luchador. Fue apenas un gol en 180 minutos (a cargo de Franco Sosa, en el Ducó, en el partido de ida) lo que bastó para que el Lobo del Norte se devorara aquel fervor quemero.
Ya no queda nadie de aquellos días. Y hasta los delanteros de aquel equipo, Joaquín Larrivey y Daniel Osvaldo, participan de la Serie A italiana. Bueno sería poder contar con ellos, pero no; no es el caso. Pero sí hay que jugar este partido, por la quinta fecha del Apertura, como lo que fueron aquellas dos finales de junio y de julio de 2005: una situación definitoria. Eso sí, esta vez, habrá que cambiar el desenlace. El regreso desde Jujuy debería ser una tranquilidad numérica y, si se puede, futbolística.

Más:
Las finales de 2005: en el Ducó y en La Tacita.
Los antecedentes, en el Blog.

miércoles, septiembre 10, 2008

Tucho de América

Foto: Joyas de la revista El Gráfico.

Ahí está el inmenso Norberto Méndez, nuestro Tucho. Ahí anda, en el medio de la orquesta, junto a Juan Carlos Muñoz (con la guitarra), José Salomón (en la camilla), René Pontoni, Rinaldo Martino y Rodolfo De Zorzi, integrantes de la Selección del Sudamericano de 1945. Ese año, Argentina fue el campeón invicto de la Copa América, con cinco victorias y un empate. Y Méndez resultó el máximo anotador, junto al brasileño Heleno, con seis tantos.

sábado, septiembre 06, 2008

Aquel asombro trasandino

Acá, en este mismo Estadio Nacional de Santiago en el que ahora el seleccionado chileno recibirá a Brasil y a Colombia por las Eliminatorias para Sudáfrica 2010, Huracán se soñó campeón de América. En su única participación en la Copa Libertadores, en 1974, el equipo realizó una destacada campaña: llegó a la instancia semifinal durante el primer semestre. Luego, la interrupción del Mundial de Alemania, complicó al Globo de Newbery en su tramo definitorio.
Pero hubo un par de episodios bajo el cielo de Santiago que merecen la memoria. Huracán formaba parte del Grupo 1 junto a Rosario Central (campeón del Nacional de 1973), Colo Colo (subcampeón del torneo continental el año anterior) y Unión Española.
El debut había sido en Arroyito y con derrota: 0-1 ante Central, el 28 de febrero. Y tras ese golpe, Huracán debía viajar a Santiago para jugar dos partidos en tres días. Y fue una semana épica: el martes 5 de marzo, se impuso 3-1 contra Unión Española y el jueves 7, derrotó en un partido dramático 2-1 a Colo Colo. Fue una semana mágica del arquero Leyes (tapa de El Gráfico) y del estupendo René Houseman, quien despertó todos los asombros en su primera presentación fuera del país. Los duendes de este estadio todavía cuentan aquella semana sin olvidos.

Post publicado desde Santiago, Chile.

miércoles, septiembre 03, 2008

¿Y el Ducó para cuándo?


Seguimos esperando una habilitación que nunca llega. En octubre se cumplirá un año sin jugar en el Ducó (1-0 a Banfield, gol de Gastón Coyette). Y cuando se termine octubre, llegará el Centenario Quemero. No hay lugar para un papelón: el Palacio debe estar habilitado en breve, ya. Es más que una necesidad. Se trata de una obligación histórica.

lunes, septiembre 01, 2008

La espera de René

René Houseman, en acción ante Boca. Eran otros tiempos.

El hombre mira con la única cara posible: la de la decepción. Llegó hace un rato a ese palco del Diego Maradona para seguir al club en el que se convirtió en crack universal, del que se hizo hincha y referente de todos los tiempos. Le duele este presente de Huracán. Le parece una mentira comparada con aquella vuelta olímpica de 1973, abrazado con los emblemas de los años 20, que aún vivían y ya no están. Pero ahí anda René Houseman, sentado, atento. Como si aguardara un milagro...
O algo así: espera que un día, alguna vez, quizá este domingo, Huracán finalmente le gane a Boca como en sus días felices, como cuando el Globo de Jorge Newbery en el pecho era un motivo de orgullo, una señal de protagonismo. Conoce la racha: Hu racán no triunfa ante su archirrival de la Asociación Amateur desde 1994 y en el historial reciente apenas rescató tres puntos en los últimos 18 partidos anteriores al que está sucediendo bajo el cielo de La Paternal.
En las tribunas, está a la venta un libro que cuenta su historia. Se titula: "René Orlando Houseman. Corazón Villero". Su historia es la del paradigma del wing derecho, la del potrero volcado al campo de juego, la de la reivindicación de lo lúdico.
En el campo de juego, también como un testimonio de este tiempo, Carlos Casartelli intenta sin éxito una vez más; la pelota le rebota; no puede gambetear; choca contra los defensores; pierde; sale reemplazado antes del final del primer tiempo. Usa la camiseta con el número siete en la espalda, la del Loco, la de René, la del Hueso, la de ese hombre que seguirá esperando el milagro de un triunfo ante Boca. Ese hombre advierte que ya no sucederá en esta tarde sobre el césped del Cajón de Boyacá. Luce la previsible amargura de otra derrota. Sabe que no son días felices.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarín.