martes, marzo 21, 2017

Montaño y ese marco imponente


Año 1954, Huracán golea Racing, ya cerca del final de la Primera Rueda. Aquel 25 de julio el Globo de Newbery se impuso 4-1 con una particularidad: los cuatro tantos los convirtió Elio Montaño. Otro detalle que exhibe la imagen: el estadio luce repleto, al margen de la floja campaña. Y no es casualidad: a pesar de finalizar decimoquinto, esa temporada Huracán vendió un promedio de 16.423 entradas por partido, el más alto de su historia. Sirven los datos comparativos: el promedio de Boca en el Profesionalismo es 18.152; el de River, 16.813; y el de San Lorenzo, 12.194.

domingo, marzo 19, 2017

sábado, marzo 18, 2017

Dos por tres, seis



Huracán 2 - Defensa 0

Huracán terminó gritando, en su Parque de los Patricios. De felicidad y de desahogo. Es lógico:este 2-0 frente a Defensa y Justicia es ni más ni menos que su tercera victoria consecutiva en el torneo. Y es, sobre todo, otra cosa:la posibilidad de engrosar su promedio en la lucha prioritaria por permanecer en Primera. No le sobró nada. Pero dejó una impresión valiosa:hay un equipo dispuesto a la lucha. A no regalar nunca nada.

Es un caso raro el de Huracán. En el segundo semestre del año pasado padeció la falta de contundencia (adjudicada, con razón, a la partido de Wanchope Abila, su goleador y talismán) y el desamparo del azar en varios partidos. En este regreso del fútbol, más allá del inesperado golpe recibido en Venezuela (aquel 0-3 frente a Anzoátegui, por la Sudamericana), Huracán consiguió una suerte de milagro:que aquellas carencias se transformaran en virtudes. Lo había mostrado en San Juan, la semana pasada:en el 1-0 a San Martín se puso en ventaja en su primera llegada, al principio del partido. Lo exhibió de nuevo ayer, ante Defensa: mientras el Halcón comenzaba a tomar vuelo bajo el cielo del Palacio Ducó y se adueñaba de la pelota, Huracán convirtió goles en sus dos primeras llegadas a fondo. Eficacia pura. Ventaja enorme.

Ambos goles tuvieron un parentesco: los construyó por donde sabía que podía obtener ventaja. La derecha del ataque, la izquierda de la defensa del equipo de Florencio Varela. Beccacece asume riesgos:puso una defensa de tres contra los tres delanteros de Huracán. Cualquier volante o lateral del local que se sumaba por afuera complicaba. Y eso aconteció:a los 13, penetró Nicolás Romat, aprovechó que Gabriel Arias estaba mal parado y coló la pelota por el primer palo. Seis minutos después, a la salida de un lateral, Mariano González hizo un gol propio de sus mejores días (quizá aquellos del Porto o del Inter de Milan): dos gambetas en espacios reducidos y un zurdazo al ángulo. Para aplaudir por todo el tiempo que le quedaba al partido. Otra detalle para aplaudir mucho: los enganches frecuentes y las gambetas en velocidad de Julio Angulo

El primer gesto de Azconzábal tras el segundo gol fue elocuente y sencillo:“Pensemos, pensemos”. Y eso comenzó a hacer Huracán: comenzó a administrar la diferencia, a jugar con calma. No sufrió en demasía, a pesar de retroceder en el campo de juego. Además, ante las pocas llegadas profundas de Defensa, apareció Marcos Díaz, esa habitual garantía. En las dos más claras del rival resolvió -puro reflejos- ante Bouzat y Castellani. Ya en el segundo tiempo, repitió ante Stefanelli y con un tiro libre de Rafael Delgado.

Tuvo oficio Huracán para sostener la segunda mitad del partido. Hizo lento el trámite en nombre de su beneficio, le quitó ritmo a Defensa, le recortó espacios en la gestación de juego. En suma, fue astuto para hacer valer aquella ventaja del comienzo. Defensa, es cierto, mereció descontar. Pero mucho más por voluntad y constancia que por claridad. Pero al cabo este Huracán bravo y dispuesto a la lucha volvió a dejar su arco en cero. Ese número desde el que comienaza a construir victorias. Y a mejorar su promedio.

Texto publicado con Guillermo Tagliaferri, en Clarín.

martes, marzo 14, 2017

Juega La Aplanadora: no hay más localidades


Un viejo duelo contra Racing, en 1939. Dos de los gigantes del Amateurismo, en días de Profesionalismo. Un estadio repleto, el de Avellaneda, con clima de clásico. Los dos iban por su primer título en la nueva era. En aquel año, Huracán -con La Aplanadora de Masantonio- venció a todos los otros grandes y finalizó subcampeón. Era un lujo verlo, cuentan.

El Globo de Newbery finalizó esa temporada como subcampeón junto a River, detrás de Independiente. Además, recibió las medallas en su condición de vencedor de la Primera Rueda (ya en 1941, Huracán se impuso 2-1 a Independiente en el desempate para determinar al ganador de esa instancia). Una campaña notable para un marco de lujo y expectativas multiplicadas.

sábado, marzo 11, 2017

Un gol, tres puntos, mucho aire



San Martín de San Juan 0 - Huracán 1

Huracán se trajo de San Juan tres puntos fundamentales para enderezar su situaciòn respecto del promedio. No le sobró nada, pero le alcanzó con ese gol de Norberto Briasco y la recomposición de su estructura defensiva (sobre todo a partir de los regresos de Marcos Díaz, Mancinelli, Bogado y Fritzler).

En una cancha frecuentemente hostil (en la que siempre había perdido en la A), el equipo de Azconzábal supo golpear de entrada y de sostener con tenacidad y con oficio la diferencia. No es poco para un equipo que venía muy herido tras el debut en la Sudamericana (0-3 ante Anzoátegui, en Venezuela).

Ahora, es tiempo de volver a confiar. De crecer. De sumar. Sí, para seguir respirando.

martes, marzo 07, 2017

Tittonel, aquella garantía


Jorge Tittonel, en la tapa de El Gráfico, en los años cuarenta. Jugaba de half izquierdo, con esa zurda que exhibe en la tapa como garantía. "Dinámico", lo definía la revista deportiva más jerarquizada de entonces.

Disputó más de 200 partidos con el Globo de Newbery en el pecho (205 sólo por torneos de Liga) y participó de las tres Copas Nacionales consecutivas que ganó Huracàn entre 1942 y 1944. Se despidió de su club en 1946.

miércoles, marzo 01, 2017

Tres golpes; ¿un nocaut?



Copa Sudamericana: Deportivo Anzoátegui 3 - Huracán 0

No hay caso: Venezuela le sienta mal a Huracán. Lo volvió a vivir esta vez. En 2015, perdió 3-0 frente a Mineros y se quedó afuera de la Copa Libertadores. El año pasado, también cayó ante Caracas (pero accedió a la fase de grupos de la máxima competición continental) y luego del encuentro, rumbo al aeropuerto, el micro se accidentó y no hubo muertos sólo por milagro. Ayer, contra Deportivo Anzoátegui cayó en su estreno en la Copa Sudamericana, tras un primer tiempo desastroso. Ahora, en la revancha del 31 de mayo, deberá reconstruirse desde los escombros que dejó esta goleada.

Ni el más pesimista de los hinchas de Huracán podía imaginar ese comienzo con tantos cachetazos juntos. A los 21 minutos, luego de una sucesión de errores defensivos, el equipo de Parque de los Patricios ya perdía 3-0 frente al Deportivo Anzoátegui. Un golpe tras otro, de entrada, en frío, casi un nocaut de tres trompadas precisas e inesperadas.

El fútbol tiene esas curiosidades: justo antes de que el equipo de Venezuela marcara los tres goles en 14 minutos (entre los 7 y los 21), Mariano González tuvo una chance inmejorable de poner a Huracán en ventaja, mano a mano frente al arquero Beycker Velásquez. Después llegó el vendaval vinotinto...

Hubo una razón poderosa para que Huracán sufriera tanto: los rotundos fracasos individuales en defensa. Luca Sosa volvió a equivocarse como en el amistoso frente a Racing (3-4, en Avellaneda). En aquella ocasión vivió una pesadilla con Gustavo Bou durante el segundo tiempo; en Puerto La Cruz padeció ante cada rival que se le cruzó en el camino. El marcador central -una de las apuestas de Ricardo Caruso Lombardi en su breve y flojísimo ciclo al frente del plantel- no hizo pie y se mostró impreciso en las salidas. Para colmo, no lo salvaron sus compañeros: ni el arquero Matías Giordano (reemplazante del titular indiscutido Marcos Díaz, suspendido) ni el capitán Martín Nervo ni ningún otro.

En el primer gol, Charlis Ortiz entró amagando al área visitante con una naturalidad propia de un paseo por algunas de las playas que rodean a esta ciudad. Pasaron Sosa, Nervo y Giordano y el atacante de Anzoátegui aprovechó y definió. Cuatro minutos después, un contraataque, otra vez agujeros en la defensa de Huracán y penal inevitable de Giordano, quien se salvó por poco de la expulsión. Ricardo Martins lo cambió por el gol del 2-0. Siete minutos después, una torpeza de Sosa en la salida le permitió a Néstor Canelón irse solo frente al arquero y establecer el 3-0.

Huracán trató de rearmarse. Pero le costó. Tuvo la pelota, buscó. Le faltó precisión en los últimos metros para alcanzar el descuento antes del descanso. En la más clara, el arquero Velásquez evitó el gol ante un derechazo de Julio Angulo.

Para el segundo tiempo, el entrenador Juan Manuel Azconzábal intentó una modificación audaz: incluyó a Lucas Chacana -un extremo- por Sosa. Estaba claro: había que ir tras los pasos del descuento. Arriesgó, fue, generó espacios, lo puso a Anzoátegui contra su arco. Tuvo chances de convertir. Pero chocó contra una de las figuras de la cancha: Velásquez, el arquero local.

Así no pudo acceder a ese pretendido descuento. Y sobre el final casi termina siendo peor. Con espacios, Anzoátegui quedó al borde del cuarto gol y Huracán se quedó con diez por la expulsión de Nicolás Romat y ya sobre el final con nueve con la roja (por doble amonestación) a Lucio Compagnucci.

Ahora llegará el tiempo de rearmar un rompecabezas roto para la revancha. Lo saben todos en Parque de los Patricios: no será sencillo dar vuelta la serie. Seis suspendidos y tres goles por remontar. Pero la posibilidad existe. Y esa será la búsqueda de Huracán. A pesar de esta noche desencantadora. A pesar de todo.

Texto publicado por el autor del Blog en Clarin.