martes, julio 31, 2012

La próxima camiseta


Así será la nueva camiseta de Huracán. El Globo tradicional, el de Newbery; el nuevo sponsor; el regreso de las Cinco Estrellas y el eslogan en la espalda. Otra novedad: la primera alternativa será la negra y no la roja. Opinión del Blog: aprobada.

lunes, julio 30, 2012

¿Huracán de verano?



Ya lo anticipaban en la presentación de la Copa de los Clásicos. La buena experiencia de este Clásico de Invierno (convocatoria, organización, rating de televisación) abre una puerta para los Torneos de Verano. No es fácil. Pero se trata de una posibilidad...

domingo, julio 29, 2012

Oooooole...



El caño de Gonzalo Martínez a Julio Buffarini. Notable. Aplausos.

Ambiente de Primera



Partido amistoso, en el Ducó. Más de 25.000 personas ("más de 27.000" según Olé). El Clásico de Invierno tuvo un protagonista para el aplauso: ese marco que superó al cuadro.

Hay quemeros, hay equipo



Eduardo Domínguez, el capitán, y Daniel Vega, el goleador que viene. Dos Quemeros, dos referentes del Huracán que está naciendo. Con ellos, hay equipo.

La banderas innecesarias


La tapa de Olé, con el Clásico. Pero no con la fiesta. Sucede que exhibir banderas del rival no es el mejor modo de alimentar el folclore. Resulta todo lo contrario: esa violencia que lo mata. Las "más de 27.000 personas" (según señala el diario deportivo) fueron protagonistas centrales del encuentro. La mayorìa por el calor y el color que brindaron; unos pocos -los mismos de siempre- con esa necesidad absurda de ensuciar las expresiones populares.

sábado, julio 28, 2012

Más cerca



Huracán frente a San Lorenzo. Sin brillar ni encantar, el equipo de Héctor Rivoira estuvo más cerca de la victoria. Así lo cuentan las llegadas más claras.

Un Huracán bravo

Huracán, en el Ducó con ambiente de Primera, frente a San Lorenzo. La victoria quedó cerca.

Pretemporada 2012 - Clásicos de Invierno: Huracán 0-San Lorenzo 0, en el Ducó. Conclusiones positivas:
1) Se jugó mejor que un rival de Primera, que debutará la semana próxima en el Torneo Inicial de la A.
2) El equipo ofreció claras muestras de solidez. San Lorenzo generó apenas una llegada en 90 minutos.
3) Los jóvenes tienen y tendrán espacio dentro del equipo. Eso es un paso adelante.
4) Los grandes (Eduardo Domínguez, Daniel Islas, Daniel Vega) ya dieron muestras de liderazgo.
5) El marco se pareció mucho a un récord: más de 25.000 personas para un amistoso.
Detalles negativos:
1) Faltó continuidad en el juego. Y capacidad de desequilibrio.
2) El equipo llegó más que su rival. Pero no concretó. El arquero Matías Ibáñez fue la figura.

En suma, este Huracán bravo -intenso, metedor. guapo- comienza a mostrar su manera de afrontar el objetivo de todos: el pronto regreso a la A. Hay señales que entusiasman. Y considerando el pasado reciente eso no es poco. Seguro que no.

jueves, julio 26, 2012

¿Otra mudanza?


Por Eladio Mases
El afiche apareció en la Ciudad de Buenos Aires, en los Barrios del Sur. Pretenden ser una broma. Me pregunto: ¿se viene otra mudanza?

miércoles, julio 25, 2012

Retrato de un goleador


Guillermo Stábile, en la tapa de El Gráfico, en febrero de 1926. Huracán se preparaba para la obtención de su tercer título de Liga. Con El Filtrador como figura, Huracán iba tras los pasos de su Tercera Estrella en los años 20, la Década de Oro.

domingo, julio 22, 2012

Lo que se viene



Lo que se viene. El próximo Huracán ya está en marcha. Lo cuenta Héctor Rivoira.

jueves, julio 19, 2012

El clásico de barrio más grande del mundo


Es el mediodía de un jueves en Buenos Aires. En la esquina de Caseros y Trole, en la difusa frontera en la que Parque Patricios se hace Nueva Pompeya, hay un bar que también es restorán. Se llama San José, pero la mayoría de los clientes y/o visitantes ocasionales lo conocen con un nombre más afectuoso: Lo de Luisito. Allí se respetan los viejos ritos del aperitivo bien servido, de la soda en sifón, de la charla con el mozo, de la polémica con el de la mesa de al lado. Al entrar, se respira barrio. Al salir, la tradición porteña queda impregnada en la piel. También allí habita el fútbol más allá del campo de juego. En la mesa más cercana a la puerta, acontece una sucesión de lamentos: hablan del Huracán de estos días, que evitó el descenso a la tercera categoría en la penúltima fecha. En diagonal, contra la ventana, otras tres personas almuerzan masticando el recuerdo de la angustia que ya se fue, al menos por un rato: dicen que nunca los hizo padecer tanto el San Lorenzo de sus corazones; ni siquiera en aquel 1981 que prefieren olvidar. Los unos y los otros se miran, se escuchan de lejos, se saludan al partir. La impresión nace y permanece: es zona de clásico; y acá el clásico se juega todos los días. A pocas cuadras de esa esquina las paredes hablan. "San Lorenzo, si no existieras te inventaría", dice una pintada con dos aerosoles: uno rojo y otro azul. Pasando Chiclana, otra pared cuenta una resistencia: "Huracán, qué mal me hacés y sin embargo te quiero". También hay, lamentablemente, otros mensajes menos originales y muy hostiles, propios de estos tiempos violentos y empecinados en robar la mágica esencia de una rivalidad casi centenaria.

Desde sus días fundacionales, aquella primera década del Siglo XX, el clásico entre San Lorenzo y Huracán era una fiesta de personajes irrepetibles, de cracks repartidos, con el tango como inevitable música de fondo. Era también el más porteño de todos los partidos posibles, una suerte de campeonato aparte entre esas dos barriadas que se dividían el sur de un Buenos Aires que se asomaba al crecimiento. Desde el primer encuentro, en 1915, se trató de una cita armónica en tiempos en los que la cuestión de pertenencia geográfica delimitaba también pasiones. El Santo y El Globo. Los de Boedo y los de Parque de los Patricios. Nacieron vecinos, allá en 1908. Barrios bravos, de laburantes, de empedrados nacientes, de construcciones módicas, de almacenes que todavía fiaban, de bares que cobijaban desencantos. Se criaron y crecieron como tales, bien cerca, con historias entrecruzadas, con el encanto de la rivalidad sin enemigos. La Avenida La Plata fue territorio de estadios emblemáticos de ambos. La distancia no excedía el puñado de cuadras, las fronteras se recorrían caminando sin miedos y sin desprecios. Se miraron siempre de reojo, pero sin rencores ni amenazas. Como primos, casi como hermanos en disputa sana. La maldita violencia llegó mucho más tarde, ya en los noventa, con el folclore en terapia intensiva y con el crecimiento del fenómeno de los barrabravas como escenario dominante.

Lo escribió Fabián Casas -poeta, narrador, periodista y azulgrana visceral- en un entrañable intercambio de cartas con Viggo Mortensen, a través del sitio oficial de San Lorenzo: "Te confieso algo: cuando vi cómo Huracán se estaba yendo a la B por culpa de la suculenta goleada que le estaba aplicando Independiente, cuando vi las escenas en las que el Turco Mohamed se agarraba la cabeza en el banco, se me llenaron los ojos de lágrimas. Yo tengo un gran respeto por el adversario. Yo quería que el Huracán de Cappa saliera campeón y nunca, bajo ningún punto de vista, que el Globo descienda a la B ¿Para qué? Me parece que en nuestro país no hay un culto positivo del Adversario, cosa que hasta la Iglesia Católica tiene con el diablo. Sin el Adversario no somos nada. La misma adversidad es la que nos potencia". Viggo -la misma estrella de Hollywood, el Aragorn del Señor de los Anillos, que adoptó para siempre las calles de Boedo como su lugar en el mundo- también ofreció gentilezas en la respuesta: "Creo que el equipo de Huracán que dirigió Cappa en 2009 fue el argentino que más se pareció al Barcelona de Guardiola en los últimos años. Jugaba un fútbol hermoso y debió ser el campeón del Torneo Clausura ese año. Vélez fue favorecido en el encuentro decisivo contra Huracán por un arbitraje infame. Los jugadores de Vélez no tienen la culpa de eso, por supuesto, pero el mejor equipo no ganó el partido y el torneo ese día. Así son las cosas a veces en la vida. No siempre gana la excelencia creativa. Como escribió Heidegger, 'Queda como tarea ver el enigma'. Puede sonar extraño que, siendo Cuervos, hablemos tanto y en términos tan positivos de Huracán. Como decís, hay que respetar al adversario. Cuando juega bien, merece que se reconozca".

No es ni tan casual ni tan infrecuente esa suerte de afinidad. Se percibe en cada emprendimiento solidario compartido entre la Subcomisión del Hincha de San Lorenzo y la Fundación Corazón Quemero. Néstor Vicente -ex candidato a presidente de la Nación y ex titular de Huracán- es el más prolífico de los autores sobre temáticas vinculadas al club de Parque de los Patricios. Cuando estaba por escribir su libro "Del Globo y de La Quema" pensó: "¿Cómo no voy a incluir un capítulo que se refiera a San Lorenzo en un libro de Huracán?" Y lo incluyó, claro. Lo hizo bajo un título que ofrecía también sensaciones: "Cómo olvidarte en esta queja...". O como se preguntó el poeta Horario Ferrer -creador de la Academia Nacional del Tango e hincha de Huracán- en la Feria del Libro de 2010: "¿Por qué no vamos a querer a San Lorenzo?". En su sonrisa breve estaba implícito el inquebrantable reconocimiento al rival de siempre.

Los números de la historia cuentan que San Lorenzo es el amplio dueño del clásico. El partido inicial se disputó el 24 de octubre de 1915, en la cancha de Ferro, lo ganó el equipo de Boedo 3-1 y marcó el recorrido desde entonces. Contando desde esa cita, por encuentros de Primera División jugaron 162 veces y la ventaja es azulgrana: 78 victorias contra 41. Además, también se enfrentaron en 10 ocasiones por Copas oficiales de la AFA: cuatro triunfos contra tres es la diferencia en favor de los Santos. La única mínima ventaja para los de Patricios sucedió en amistosos (siete éxitos contra cinco en 18 partidos). Más allá de ese rasgo dominante, este duelo que en breve cumplirá 97 años tiene varias particularidades y rarezas: en los años 20 (la década en la que Huracán fue el más campeón junto a Boca, también su clásico rival de entonces), los de Parque Patricios no pudieron ganarles a los de Boedo ni con el notable equipo de 1928; sin embargo, en el peor momento de Huracán (los últimos 35 años) la diferencia es de sólo dos duelos en favor del Cuervo. Entre 1957 y 1961 San Lorenzo estableció el récord de nueve victorias sucesivas; en 1976, el Globo le devolvió un golpe histórico: le ganó los cinco clásicos de la temporada, un caso único en el fútbol argentino. San Lorenzo tiene más títulos (13 a 5 en la máxima categoría del fútbol argentino); pero llegó a Primera un año después (en 1915) y perdió la categoría cinco años antes (en 1981). Los de Boedo, además, se jactan de otra verdad: según datos oficiales de la AFA, están terceros en la tabla histórica de venta de entradas en el Profesionalismo; y Huracán, sexto.

Martín Tenca es abogado, riguroso conocedor de la historia de San Lorenzo y uno de los socios del club que ya aportó para el Fideicomiso por la Vuelta a Boedo. También fue uno de los 100 mil Cuervos que estuvo en Plaza de Mayo para reclamar lo que les pertenece: la restitución de su estadio, el Gasómetro robado en los días duros de la última dictadura. Cuenta sobre este clásico que sigue de cerca: "Es como jugar contra tu primo. Le querés ganar de todas las maneras. Y después lo querés cargar toda la semana o hasta el próximo clásico. Pero nunca lo dejás de estimar como lo que es: ese primo al que le ganás tan seguido. Y aunque se trate de la mayor diferencia entre rivales tradicionales, el clásico seguirá siendo siempre el mismo". Su abuelo Juan Santiago, recuerda, tenía el carnet de los dos clubes. Era azulgrana desde el nacimiento, pero le agradaba que los Quemeros ganaran. Excepto en la cita barrial, claro.

Roberto Guidotti, co-autor del libro oficial del centenario de Huracán, brinda su mirada: "Es el más porteño de todos los partidos que el fútbol argentino pueda ofrecer. Porque más allá de que hay tantos Huracanes y San Lorenzos en el país, la referencia barrial es ineludible. Y también el respeto, siempre presente más allá de la despreciable violencia de barras". El periodista Eduardo Bejuk, quien conoce esta historia por haberla vivido desde la profesión pero sobre todo desde adentro, lo retrató alguna vez con el trazo impecable de sus palabras, en 2007, el año del último regreso de Huracán a la A: "Se viene el clásico de barrio más grande del mundo. Los violentos casi lo matan. Desde el folclore, vamos a  resistir. No vamos a dejar de chicanearnos, porque el clásico es eso. Y no vamos a rendirnos, Cuervos y Quemeros, los de verdad, los del café, el billar, el boliche. No: a este clásico no lo encontrás en paquetes turísticos. Es de una multitudinaria intimidad, bastión anti-globalización, porteño, reo, misterioso como un tango homerístico, compadrito como un cuento borgeano, mío, tuyo, nuestro, eterno..."

Compartieron superhéroes desde los primeros días. Luis Monti tiene un historial enorme en el fútbol: entre otras cosas, fue subcampeón del mundo con Argentina (en 1930) y campeón con Italia (en 1934). Antes de eso, junto a su hermano Enrique, participó del primer título de Huracán, en 1921. Al año siguiente, Doble Ancho -como le decían por ese tamaño que justificaba su condición de patrón del mediocampo- se fue a San Lorenzo y resultó tricampeón (1923, 1924 y 1927) y símbolo de ese tiempo. Era un caudillo, un líder corajudo, un centrojás de los que imponían respeto. Se formó en Parque de los Patricios y Boedo lo trasladó al mundo: tras el Mundial de Uruguay fue transferido a la Juventus, donde también se consagró. El de Alfredo Carricaberry es otro caso emblemático. Jugaba de wing, como los de ese tiempo menos tacticista: pegado a la raya, encarador, proclive a la gambeta. Un crack inobjetable de aquellos días. Como Monti, dio las tres vueltas olímpicas para el club que había fundado Lorenzo Massa en 1908. Luego, ya en el Profesionalismo, aceptó un ofrecimiento de Huracán. Y a principios de los años 30 lució sin inhibiciones el Globo de Jorge Newbery en el pecho. Nadie lo observó como una traición o una herejía. Era un testimonio de ese clásico y de ese tiempo, que el periodista Mariano Reverdito reseña en su libro "Del potrero a las canchas de Football".

Las historias cruzadas continuaron: mientras Héctor Veira era mago y emblema de San Lorenzo, compartía un departamento frente al Zoológico con el más representativo de los hinchas de Huracán, el inolvidable Ringo Bonavena. No sólo eso: iba a jugar al billar a la sede de la Avenida Caseros. Y hasta por una temporada se puso la camiseta blanca junto a su amigo Narciso Doval, El Loco, otro ídolo bajo el cielo del Gasómetro. El Toscano Rendo -figura con las dos camisetas- puede ir al Ducó o al Nuevo Gasómetro y en ambos lugares recibe esos abrazos que cuentan la misma gratitud. Leandro Romagnoli se crió en un ambiente decididamente quemero, en Pompeya, pero se hizo hincha e ídolo de San Lorenzo. Hay otro caso encantador fuera del campo de juego: Homero Manzi -simpatizante de Huracán- le pone su nombre a una de las esquinas más significativas para los Gauchos, San Juan y Boedo. Y también, en 1948, le puso poesía de tango a esa geografía de Cuervos y de Quemeros, en "Sur": "San Juan y Boedo antiguo, y todo el cielo, / Pompeya y más allá la inundación. / Tu melena de novia en el recuerdo / y tu nombre flotando en el adiós... /  La esquina del herrero, barro y pampa, / tu casa, tu vereda y el zanjón, / y un perfume de yuyos y de alfalfa / que me llena de nuevo el corazón. / Sur, paredón y después.../ Sur, una luz de almacén...."

Ahora, por primera vez en la historia, el clásico se disputará a pesar de que están en diferentes categorías. Ni cuando San Lorenzo jugó su única temporada en la B (en 1982) ni en ninguna de las diez temporadas de Huracán en la B Nacional (en cuatro ciclos distintos), se vieron las caras. Esta vez, en el ida y vuelta que propone la Copa de los Clásicos, el viejo duelo demostrará que también es resistente a las averías de cualquiera de sus participantes. Porque vive, porque late, porque se percibe en cada rincón de esa geografía que le pertenece, la de los barrios de ese sur porteño que los vio nacer.

Texto publicado por el autor del Blog, en Clarin.com.

martes, julio 17, 2012

El Abandono


Por Eladio Mases
Ricardo Caruso Lombardi, el técnico de San Lorenzo, pidió suspender el clásico del domingo. La empresa que organiza (World Eleven, autorizada por la AFA) accedió. Abandonó San Lorenzo. El partido, según se informó oficialmente, se jugará el 28/7, en el Ducó. ¿Habrá otro abandono?

Más:
El audio del ruego de Caruso Lombardi, vía Olé.

lunes, julio 16, 2012

Un marco de Primera


Un afiche, un mensaje, una celebración. Se viene el Clásico de Invierno. Tenemos que estar.

domingo, julio 15, 2012

Tirá, Herminio



El tango "El Mortero del Globito", un homenaje al estupendo Herminio Masantonio, el máximo goleador de la historia del club.

viernes, julio 13, 2012

Dibuje, Alfredo



Alfredo Di Stéfano, un homenaje desde España. Es el mismo crack universal que convirtió sus primeros goles con el Globo de Newbery en su pecho.

jueves, julio 12, 2012

El Clásico, presentado







El Clásico de barrio más grande del mundo, en el contexto de las Copas de Invierno. Aquí estamos...

Por Walter Raiño
Volver a latir, a sentir la pasión que despierta un clásico. Esos que por mérito propio perduran en la memoria colectiva y que marcaron hitos en la historia del fútbol argentino. Los que se juegan por el honor, los que se viven antes y después del resultado, los que alimentan el folclore popular. Son de hoy, son los de siempre. Mientras el simpatizante aguarda con expectativa la reanudación de otra temporada y los equipos renuevan sus planteles y aun esperan por sumar otros refuerzos, habrá espacio para un buen aperitivo con los denominados "Clásicos de Invierno": Racing-Independiente, Huracán-San Lorenzo y Newell's-Rosario Central, en partidos de ida y vuelta y exclusivamente con la asistencia del público local, con un incentivo económico para el club que registre la mayor concurrencia.

Huracán y San Lorenzo abrirán el juego. Será el domingo 22 de julio, desde las 15.30, en el estadio Tomás Ducó. La revancha se disputará el sábado 28, en el mismo horario, en el estadio Pedro Bidegaín. Por su parte, el primer choque entre Racing e Independiente se dirimirá el domingo 29 en el Cilindro de Avellaneda. La revancha será el 13 de octubre en el estadio Libertadores de América.

En cuanto al clásico rosarino aun no están definidas las fechas. En principio iban a jugarse el 29 de julio y 8 de octubre, pero el frustrado regreso de Rosario Central a Primera División motivó alguna reticencia por parte de sus dirigentes a reeditar este derby que no se disputa desde 2010 cuando la institución del barrio Arroyito descendió a la Primera B Nacional. Para permitir que los ánimos se calmen y acercar posiciones, más allá de los contratos que ya fueron suscriptos, los organizadores lo reprogramarían para noviembre o diciembre.

El objetivo primordial es lograr una identificación propia en cada partido. Y para evitar situaciones de violencia, sólo se permitirá el acceso al público local. Guillermo Tofoni, el titular de WorldEleven (la empresa que maneja los partidos amistosos de los seleccionados argentinos), que conjuntamente con Torneos y Competencias tienen a su cargo la organización de este evento, fundamentó claramente esta decisión: "Queremos que cada club haga su fiesta en su propio escenario, con su gente. Los hechos vandálicos han alejado a mucha gente del fútbol y buscamos que vuelva la alegría, el sentido de pertenencia, que la familia se reincorpore y disfrute de un buen espectáculo en paz. Se puede ganar o perder, es anecdótico. El primer desafío pasará por ver cuál lleva más gente y el que lo logre recibirá un incentivo económico".
"Tenemos un enorme entusiasmo por este nuevo formato, ya que el espíritu es volver a disfrutar del clásico de barrio. Su propia definición lo explica: un clásico es algo digno de imitar. Esa es nuestra idea, que esto se potencie y se repita anualmente. Implica todo un desafío, porque no sólo se juegan cuestiones deportivas, en un clásico también hay implicancias políticas, económicas, técnicas y de prestigio", explicó Tofoni.

"Los clubes se comprometieron a presentar a todas sus figuras. Para marcar una diferencia respecto a los torneos de verano se permitirán cuatro reemplazos (incluye al cambio de arquero) y también habrá un preliminar, así los entrenadores podrán analizar el rendimiento de los otros jugadores que integran su plantel", comentó Albino Valentini, el representante de Torneos y Competencias. Además, se fijaron los precios para las entradas que serán distribuidas a través de la empresa Ticketek: las populares costarán 70 pesos y las plateas oscilarán entre 120 y 150 pesos en el clásico entre Huracán y San Lorenzo, y entre 150 y 200 en el de Avellaneda.

A la presentación, que se realizó hoy en un hotel céntrico, también asistieron los representantes de los clubes participantes: Javier Cantero (presidente de Independiente), Gastón Cogorno (presidente de Racing), Alejandro Nadur (presidente de Huracán) y Roberto Ribas (vicepresidente de San Lorenzo). En Rosario, la conferencia de prensa se había realizado a mediados de junio, con la presencia de Guillermo Lorente y Norberto Speciale, los presidentes de Newell's y Central, respectivamente.

"El fútbol es pasión y con esa excusa se cometen barbaridades. Estamos convencidos de que los violentos ya no tienen ni merecen un lugar en el fútbol. Con la gente de Racing somos amigos, nos unen muchos objetivos comunes y a lo sumo todo termina en una cargada. Desde que nos hicimos cargo del club estamos 1-1, esta una buena ocasión para desnivelar el clásico. En lo particular, será el primer equipo foamado por esta gestión y vamos a aprovecharlo para presentar a los nuevos refuerzos", confesó Cantero.

"Es un espectáculo lindo, para disfrutarlo y al margen de la competencia siempre es beneficioso para ambas instituciones. Tenemos ganas de jugarlo ya, y ganarlo, claro", respondió Cogorno.

"Un clásico es aquello que perdura en el tiempo. Hace años, cuando se jugaba un solo torneo, lo primero que preguntábamos y buscábamos ansiosos en el fixture era saber cuándo y en dónde jugábamos ante Huracán. No importa en qué categoría ocasionalmente ahora esté cada club, lo bueno es lo que podamos jugarlo. Con todo el calor y la pasión que se transmite desde una tribuna, pero sin violencia", afirmó Ribas.

"Mi primer recuerdo es del Viejo Gasómetro, cuando tras el partido ambas hinchadas compartían la salida que daba a Las Casas. Por supuesto que nos enorgullece y alegra poder jugar y revivir nuevamente el clásico. Queremos ganarlo, pero también compartir una fraternidad. No sólo es el clásico barrial, es el único clásico que tiene la Ciudad de Buenos Aires y ése es su valor agregado", sostuvo Nadur.

¿Por qué no sumaron a Boca y River, el clásico por excelencia?. "Ambos clubes comparten el mismo patrocinante (BBVA) y como Boca había asumido compromisos en el exterior (jugará el 16 de agosto ante América de Cali, en Miami) el lanzamiento se hará en otro momento. De no ser posible encontrarle una fecha se jugaría en enero en Chaco, aunque también cabe la posibilidad de hacerlo en San Juan, Mendoza o incluso volver a Mar del Plata", reconoció Valentini.

Texto publicado en Clarin.com.

miércoles, julio 11, 2012

Un año, un balance



Un año de gestión. Floja en lo futbolìstico, valiosa desde el cambio de paradigma en cuanto al modo de entender a Huracán, importante en tèrminos de reconstrucciòn, positiva de cara al futuro. La mirada, a modo de balance, del presidente Alejandro Nadur, del vice primero Luis Sasso y del tesorero Hernan Alvarez.

martes, julio 10, 2012

Palabras para empezar de nuevo



Héctor Rivoira y lo que viene. Una temporada para crecer y para volver al lugar de siempre. Y para respetar la historia apostando tambièn a la Copa Argentina.

lunes, julio 09, 2012

En la cabeza de Clemente


Clemente, esa preciosa creación de Caloi, nos tenía en su cabeza. Lo cuenta en estas viñetas de 1976, años de aquel memorable equipo que sumó nueve puntos más que el campeón (Boca) y terminó como escolta y que le ganó los cinco clásicos del año a San Lorenzo. Huracán, siempre protagonista, también en este módico homenaje al artista que este año partió hacia su cielo merecido.

domingo, julio 08, 2012

El Huracán de los caudillos





Hugo Barrientos y Eduardo Domínguez ya están de regreso en Parque de los Patricios. Huracán necesitaba líderes. Y ellos son exactamente eso. Por experiencia, por pasado en el club, por personalidad, por entrega. Vienen de compartir plantel en el mejor All Boys de la historia (finalizó tercero junto a Vélez y a Boca). Y mucho tuvieron que ver ambos en que el equipo de Floresta terminara el torneo con el arco menos vencido (apenas 12 tantos en 19 fechas). Barrientos, fundamental en el ascenso de 2007 y en la primera campaña del último regreso a la A, llega para ser el patrón de la mitad de la cancha. Domínguez, caudillo entre Los Angeles de Cappa de 2009, comenzará su tercer ciclo en el club.



sábado, julio 07, 2012

Una temporada de campeones


La temporada 2012/13 de la B Nacional volverá a tener un carácter relevante. Será la segunda en la historia de la seguda división con mayor presencia de campeones de la máxima categoría: Sólo es superada por su antecesora, con siete. Respecto de la pasada campaña ya no están los ascendidos River y Quilmes y el descendido Chacarita; pero se suma Banfield, que de retrocedió desde la A.

Este es el listado de los campeones en cuestión:
1) Huracán: 5 títulos (1921, 1922, 1925, 1928 y 1973).
2) Rosario Central: 4 (1971, 1973, 1980 y 86/87)
3) Ferro: 2 (1982 y 1984).
4) Banfield: 1 (2009).
5) Gimnasia La Plata: 1 (1929).

Además, participarán otros nueve equipos que alguna vez (temporada completa o torneo Nacional) participaron de la máxima categoría: Nueva Chicago (recién ascendido de la Primera B), Aldosivi, Olimpo de Bahía Blanca, Sarmiento de Junín, Instituto de Córdoba, Atlético Tucumán, Gimnasia de Jujuy, Patronato e Independiente Rivadavia de Mendoza. A ellos se suma Almirante Brown, que disputó el Reclasificatorio de 1970, un torneo intermedio entre equipos de la A y de la B, como la recientemente desaparecida Promoción.

Habrá otros dos equipos tradicionales de la categoría: Defensa y Justicia (el equipo con más partidos disputados en la historia de la B Nacional) y el regresado Douglas Haig (el que más temporadas conscutivas jugó desde aquella edición inaugural de la temporada 86/87). Otros dos de la nueva camada de equipos de la segunda categoría, que se están consolidando: Deportivo Merlo (jugó en todas las divisiones menos en la A) y Boca Unidos de Corrientes.

En tanto, Crucero del Norte de Misiones será el único debutante. Y también el primer participante de esa provincia desde el descenso de Guaraní Antonio Franco.

Actualización (19/7):
El fixure completo, en Patria Quemera.

viernes, julio 06, 2012

Stábile, según Varallo



Gary Lineker, goleador del Mundial de 1986, entrevistando a Francisco Varallo para la televisión británica. Hablan de la final de 1930 y de Guillermo Stábile, el Botín de Oro de entonces.

jueves, julio 05, 2012

Sin olvido


Lo escribió Angel Cappa alguna vez, en su blog: "Me voy a quedar, de todas las imágenes que guardo, con una que me conmovió profundamente. Cuando estábamos en el vestuario una vez finalizado el despojo, nadie decía nada y todos masticaban con rabia la impotencia. Algunos lloraban y otros fijaban su mirada al piso, inmóviles. Recuerdo especialmente al Gato Esmerado, sentado en la camilla. Serio. Apretando las mandíbulas, con la mirada perdida, sin poder contener el llanto que se le escapaba de los ojos. Era claramente un llanto de hombre. Era la expresión de toda la bronca contenida. De toda la bronca de todos los quemeros. Era el desconsuelo de una herida absurda. El Gato, que no había jugado ni un minuto en ese partido, manifestaba su enorme solidaridad porque se sentía lo que fue, un jugador importantísimo en momentos claves cuando fue necesaria su presencia en la cancha, y un compañero de hierro siempre, en cada entrenamiento y en cada momento. Esa imagen no pude quitármela en todo este tiempo, y creo que nunca más podré borrarla. Solo por eso quise la revancha desde ese mismo instante. No tenían derecho a quitarnos la ilusión de ese modo".

A tres años del Bochorno de Liniers, aquel Huracán sigue siendo un hito en la historia. Habita en el recuerdo de todos los que lo disfrutamos, de los que comprendieron que ese equipo merecía la consagración, de aquellos que lo elegían para ver por tele, de los que lo extrañamos. Y así continuará. Aquel 5 de julio sucedió un golpe. Pero también una demostración: la gloria, a veces, no necesita de vueltas olímpicas.  

miércoles, julio 04, 2012

Goles de corazón



Daniel Vega es delantero e hincha de Huracán. Viene de ser el máximo anotador del bravo Almirante Brown de Blas Giunta. Ahora, llega a Parque Patricios con todo lo suyo: los goles y el corazón Quemero.

martes, julio 03, 2012

Las Copas de Invierno tienen calendario


Las Copas de Invierno, que ofrecen los cuatro clásicos más populares del fùtbol argentino, ya tienen su calendario. Por la Copa Metropolitana, Huracán y San Lorenzo disputarán el Duelo de Barrio más grande del mundo: la primera cita será el domingo 22 de julio, en el Ducó; la revancha se jugará el domingo 29, en el Nuevo Gasómetro.

Por primera vez en esta historia que nació en 1915, se enfrentarán mientras participan de diferentes categorías. San Lorenzo, que resurgió desde la Promoción, jugará la temporada 12/13 en Primera; Huracán, que participará de su undécima campaña en la B Nacional, continuará en el segundo escalón tras los pasos de volver a su lugar.